Semántica de mi tierra

La sequía es la causa natural más frecuente de escasez de alimentos

lunes, 6 marzo 2017 - 08:22 AM - Iván Arnold


Afrontar la escasez de agua, elemento indispensable para cualquier actividad humana, es el desafío por el que atraviesan actualmente gran número de países y regiones. Por ello, es de suma importancia despertar la conciencia sobre el creciente problema de la escasez del agua y, una imperiosa necesidad, la búsqueda de mayor cooperación e integración entre las distintas autoridades de las regiones afectadas y no-afectadas (al menos no directamente), que permita garantizar una gestión sostenible, eficiente y equitativa de los escasos recursos hídricos en el Gran Chaco, tanto a escala internacional como local.

Actualmente, numerosas cuencas fluviales, como la del Pilcomayo, Bermejo o Parapetí, están sufriendo pulsos de sequías cada vez más fuertes; esta situación sin duda se agravará en los próximos años por consecuencia del cambio climático, pero también por la utilización cada vez más agresiva de estos cursos de agua por parte de agricultores, ganaderos, industriales, empresas mineras,  transnacionales, etc.

Una correcta y eficiente gestión del agua es fundamental para la estabilidad de la producción mundial de alimentos, pues un acceso fiable al agua alimenta la producción agrícola, ofreciendo un suministro estable de numerosos productos agrícolas fundamentales y garantizando ingresos más altos a las zonas rurales, donde se concentran las tres cuartas partes de la población que sufre hambre en el mundo.

«Actualmente, numerosas cuencas fluviales, como la del Pilcomayo, Bermejo o Parapetí, están sufriendo pulsos de sequías cada vez más fuertes; esta situación sin duda se agravará en los próximos años por consecuencia del cambio climático»

Sin una gestión sostenible del agua en las cuencas hidrográficas, lagos y acuíferos subterráneos asociados a ellas, la seguridad alimentaria local, regional y mundial, corre serios riesgos. Según la FAO, la sequía es la causa natural más frecuente de escasez de alimentos en países en vías de desarrollo, pero otra causa importante de las crisis alimentarias son las inundaciones; en la medida en que el cambio climático produzca un aumento en la variabilidad de la lluvia y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, las inundaciones también serán un obstáculo cada vez mayor para la seguridad alimentaria.

Frente a esta realidad en que los escenarios climáticos y los impactos locales del cambio climático se traducen en pérdidas económicas, sociales y ambientales, es necesario trabajar con los distintos municipios con el objetivo de facilitar la difusión, comprensión, valoración, actualización e institucionalización social del concepto “Cambio Climático”. Analizando y diseñando acciones de prevención, adaptación y atención a efectos emergentes, facilitando la amplia participación de actores sociales, promoviendo la integración de los diferentes instrumentos de gestión en una eco-región como el Gran Chaco Sudamericano, que viene sufriendo un proceso acelerado de deforestación, destrucción de ecosistemas naturales y de impactos ambientales debido principalmente al cambio de uso del suelo.

 

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO