[email protected]

CARTA ABIERTA A LA ARBITRA PANKARITA ÑANDUTI

martes, 6 agosto 2019 - 06:00 AM - Arturo Yanez Cortés


Distinguida Sra. Jueza: aprovechando que tiene “llegada” (como dirían algunos de mis colegas, los mafias) a los impresentables Vocales del “Tribunal” Supremo Electoral, aprovecho para franquearle esta cartita, pues la conocí en los reiterados spots con los que nos bombardean sistemáticamente, pretendiendo hacernos creer que las elecciones serán limpias y no, la podredumbre que los ciudadanos estamos olfateando.

Ocurre que como dice usted, fuera la árbitra encargada del fair play electoral, estando entonces facultada para impartir justicia en la materia y, a la vista del nefasto rol que los “jueces” de ese “tribunal” están perpetrando con motivo de las próximas elecciones del 20 de octubre, como ciudadano que desearía su voto sea respetado y no grotescamente prostituido como ocurrió con el resultado del referéndum del 21F por otros “jueces” que le metieron no más en contra del soberano que aprobó primero el art. 168 de la CPE que sólo permite una relección y luego aquel resultado vinculante, le transmito pues mi profunda preocupación puesto que aquellos sujetos que debieran dar ejemplo de su imparcialidad respecto de los distintos frentes en liza, dignidad propia y respeto a todos nosotros, están ahora recorriendo el iter criminis del fraude electoral, en favor del binomio trucho al que le rinden pleitesía, sin la menor vergüenza siquiera.

Lo peor de todo es que ellos, al menos en el papel que lo aguanta todo, son los garantes del soberano, es decir de todos nosotros. Parecen ignorar o no les importa, que si bien la democracia es mucho más que el mero ejercicio del sufragio, el irrespeto de la decisión ciudadana plasmada en su voto, constituye uno de los principales elementos que denotan la degradación de una democracia –con luces y sombras- en tiranía, pues vacía de contenido aquel ejercicio, convirtiéndolo en otra burda estrategia envolvente, de aquellas que tanto se ufana el bachiller. Ya otro dictador decía al respecto: “Lo que importa es quien cuenta los votos”. (Stalin).

Por ello es que no creo que se le vaya estar pasando desapercibido, entre otros dislates, que ahora estén en “competencia” quienes perdieron el referéndum que ellos mismos urdieron, para tratar a como dé lugar de meterse por la chimenea en esa carrera electoral por cuarta vez; peor cuando ya su actual tercer período vulnera su CPE, que sus cumpas del TSE supongo, han debido per-jurar así sea con el puño izquierdo en alto, incluyendo ese que tiene fotos pintando paredes en plena campaña en favor de su jefazo, aunque no tuvo el valor civil de asumirlo y, sigue como si nada disfrazado de “juez”.

Tampoco se le ha debido pasar a sus expertísimos ojos –si no, recurra al VAR, urgente- que el binomio trucho le está metiendo no más su campaña…con nuestra plata, que es la que manda a esquilmar a los ciudadanos mediante impuestos, etc. ¿Será que sus cumpas del TSE no se enteraron que los servidores públicos han sido convertidos en servidores del régimen? Que acaban de obligarles a ir a proclamarle, so amenaza de ser relocalizados!!! Que el binomio trucho usa el avión del estado que aun habiendo sido comprado sin licitación en casi 40 millones de los verdes del imperio, para hacer su campaña y en las barbas de los del TSE. Que el helicóptero es usado como taxi personal del jeque plurinacional y de su partido. ¿Será que esos sus íntimos no se dieron cuenta? ¿O es que son tan pero tan impostores que prefieren hacerse a los giles? ¿Piensan que los ciudadanos somos así?

Qué nos dice de la sistemática vulneración de las normas electorales por aquel binomio trucho y Cia: ¿Será que nadie en el TSE se da por aludido? ¿Les encantará vivir en tal grado de impostura como “jueces” bomberos? 

Ya pues doña Pankarita Ñanduti, enséñeles urgente del arte del arbitraje. Abriéndose camino entre ellos: !!Sáqueles la tarjeta roja!!! No deje continúe aquello de BARRERA TYSZKA: “Más que árbitros independientes al servicio de los ciudadanos, son mercenarios de la élite que gobierna el país”.

MÁS DEL AUTOR
LO MÁS VISTO