MARCELO OSTRIA TRIGO TIEMPOS DE PANDEMIA
jueves, 2 abril 2020 - 06:00 AM - La Voz de Tarija


Hace poco que en nuestro país nadie se había contagiado con el coronavirus (COVID-19), y la esperanza –leve por cierto– era que no llegue, que pase de largo. Pero se trata de una pandemia inatajable que se expande en los cinco continentes y que tiene a las naciones dedicadas a sobrellevar y erradicar esté mal, que crece a un ritmo que muestra que si continúa la expansión no habrá lugar libre de esta peste.

Mientras tanto, la preocupación de autoridades y colectividades varía en intensidad y en la forma de responder a este desafío. Hay los que, como es de esperar, no solo apoyan, sino que cumplen con las oportunas y rápidas medidas adoptadas responsablemente por el actual gobierno; entre ellas, que todos nos quedemos en nuestras casas y que cumplamos las recomendaciones de las autoridades. La cuestión es que, como se dice popularmente, “el horno no está para bollos”;  es decir que no es el momento para actividades sociales, políticas y electorales.

Antes que llegue la peste del coronavirus, se había fijado el 3 de mayo próximo para las elecciones generales. Ciertamente, con la cuarentena decretada por el gobierno, y con las indispensables medidas adoptadas para la  protección de la salud general, es imposible seguir el calendario antes aprobado. Esto no parece complicado comprender. El Presidente del Tribunal Supremo Electoral lo ha explicado con claridad.

Sin embargo, hubo nomás resistencia a la postergación. Fue de los que pensaban que esto perjudicaría su candidatura, ya que es notoria su declinación de apoyo ciudadano. Por ello, tanto el candidato Arce Catacora, como su jefe en Buenos Aires, insistieron en que la fecha de elecciones del 3 de mayo era inmodificable, lo que, en verdad es una majadería. Luego aceptarían a regañadientes una postergación, aún no definida la fecha. Mientras tanto, otro candidato, ante su claro descenso de popularidad, afirmaba que, tan pronto como sea posible, hay que apresurar la fijación de la fecha de los comicios, lo  que muestra avidez, además de temor a la derrota electoral que une a ambos candidatos.

La misma actitud inmediatista –si se quiere irresponsable– fue asumida por gobernantes populistas. Este es el caso de México, donde su presidente, para demostrar que se trataba solo de una “gripecita”, participaba en reuniones callejeras. Se mezclaba imprudentemente con los asistentes. Luego, ante la inocultable evidencia de la gravedad de la pandemia, tomó algunas medidas de precaución.

Esta pandemia solo acabará cuando se cuente con vacunas y medicinas adecuadas, y cuando todos, gobiernos y pueblos, estén dispuestos a abandonar enconos y a cumplir responsablemente todas las medidas de precaución frente a esta calamidad mundial.

por: Marcelo Ostria Trigo

LO MÁS VISTO