RAÚL PINO-ICHAZO TERRAZAS DISCIPLINA
domingo, 5 abril 2020 - 06:00 AM - La Voz de Tarija


En este tiempo inesperado de pandemia universal seria preceptivo retrotraer el concepto de disciplina y filosofar sobre él. “La disciplina  es la principal  parte del éxito” decía el escritor Truman Capote, entonces, ¿Puede haber éxito sin disciplina? ciertamente puede surgir éxito sin disciplina porque existen personas a las cuales les invaden ideas brillantes y las culminan, no a la mayoría.

Respecto a los animales ¿Por qué los disciplinamos y entrenamos? sin eufemismos con un fin determinado  que es servirnos  de ellos, pero ¿Será ese el fin  u objetivo de la disciplina?, por lo contrario, la disciplina académica  no se la acomete para ser servido  incondicionalmente sino  para que las ideas  adquiridas con el esfuerzo de la disciplina del estudio sirvan a la humanidad.

Otra interrogante seria: ¿Es la disciplina un módulo para la sobrevivencia?, depende demasiado de la cultura  que posean tanto mujeres y hombres. La disciplina es una forma  efectiva de auto educarse, así, se debe ser disciplinado en la higiene personal, en el trabajo; en la convivencia es utilísima para superar la actual crisis de salud mundial, en la comida  y para el ámbito más elevado que es el intelectual, porque cuando se es disciplinado en  el estudio  y la lectura se logra  la autonomía y la libertad.

¿Lo contrario a la disciplina? es no someterse  a ninguna regla desechando los hábitos, ser reacio a la tensión que ocasiona la disciplina, no ir la trabajar ni cumplir los deberes de ciudadano  solo para  disponer de libertad para todo; actitud que las sociedades  la califican peyorativamente.

¿Se podrá ser disciplinado con los afectos? ciertamente es cultivar el difícil control de las pasiones y para ello se las identifica, domina y se utiliza su volcánica fuerza para el propio bien y el resultado de ser disciplinado se erige en una disyuntiva personal  pues para unos será alegría, para otros tristeza, sometimiento y libertad para elegir un propósito  con certeza de lograrlo.

La disciplina promueve que se cumplan las reglas y las normas obteniendo como consecuencia la formación de un criterio firme y sin puntos vulnerables, empero, esta disciplina no asume como objetivo romper o quebrar la voluntad del individuo sino  encontrar en la disciplina el sustrato esencial para disponer de autonomía y libertad, naturalmente una con limitaciones.

La disciplina puede orientarse a diferentes propósitos como ser: con disciplina se logra ser un gran pianista o el mejor corredor en la prueba de 400 metros llanos, empero, la disciplina cuando embrutece puede conducir a crear campos de concentración y de exterminio  o a guerras mundiales.

La disciplina es de naturaleza esforzada y no puede existir disciplina sin esfuerzo; deberíamos ser disciplinados en el hablar, en el dialogar respetando siempre el silencio hasta que el interlocutor termine, lo mismo en los diálogos familiares  y en el aula.

¿Será la disciplina un instrumento para embrutecer o volver tontos a los ciudadanos? La manera de valorar  la disciplina es  estructurar la forma y la conducta  que establezca o marque la personalidad del individuo y, puede embrutecer, si a través de su aprendizaje y ejercicio no se pasa a otro estadio que es la autonomía y la libertad que concede el conocimiento, pues éste significa poder.

En la disciplina académica se debe evolucionar  debido a que la propia disciplina   es dinámica y  no se la puede exigir  a los estudiantes  con principios anacrónicos. La disciplina será acogida por los estudiantes cuando  se está en la capacidad  y en la instancia  de concienciar que la disciplina asimilada voluntariamente proveerá a los estudiantes, luego de su esforzado ejercicio, la libertad  y la autonomía  para determinarse exitosamente en la profesión u oficio.

Antropológicamente surge otro ejemplo  paradigmático en la agricultura que podría calificarse desde sus inicios como rutinaria y repetitiva  y que presuntamente embruteció a los agricultores, sin embargo, no es así, y como se expresó anteriormente, esa disciplina logró que cambie fundamentalmente la forma actual de explotación de la tierra  introduciendo la mecanización, entonces, los campesinos  disciplinados han  aportado para ese adelanto, hoy vigente, la aplicación de sus ideas y  su autonomía de pensar.

En el capitalismo es una verdad incontrastable que se disciplina al ciudadano  para que consuma casi irreflexivamente porque el capitalismo deja un margen limitado,  empero, los ciudadanos disciplinados y autónomos consumen cuando necesitan.

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

LO MÁS VISTO