Pandemia

EEUU Bañistas ignoran la “nueva normalidad”, y abarrotan el río Comal en Texas

EEUU Bañistas ignoran la “nueva normalidad”, y abarrotan el río Comal en Texas
Los visitantes disfrutaron del día de sol sin respetar las medidas de distanciamiento social
jueves, 21 mayo 2020 - 16:23 PM - Agencias


Mientras que gran parte del mundo ha sucumbido a la “nueva normalidad” y aprende a vivir durante la pandemia del COVID-19, en Texas, algunos ciudadanos han abrazado con emoción la reapertura y siguen omitiendo las normas de distanciamiento social y cualquier tipo de protocolo sanitario.

Si a principios de mayo, un hombre de 25 años de la ciudad de Austin lanzó al agua a un guardabosques que le pidió que mantuviera una distancia mínima de dos metros con el resto de visitantes del parque, ahora las fotografías que llegan desde el Río Comal, en la ciudad New Braunfels, han hecho estallar la indignación.

Este miércoles, multitud de texanos aprovecharon los rayos de sol y el día caluroso y se acercaron a bañarse al río. Sobre flotadores y tablas de surf, abarrotaron el agua sin dejar apenas distancia entre ellos y sin temor ninguno al coronavirus.

Las imágenes llegan después de que el gobernador del estado, Greg Abott, permitiera este lunes reanudar la práctica totalidad de las actividades sociales. Además de permitir la reapertura de bares, gimnasios y guarderías, el jefe del ejecutivo estatal autorizó a zoológicos y boleras reanudar su actividad, y también restableció las escuelas y los campamentos de verano para junio.

El plan de reapertura del gobierno de Abott se convirtió así en uno de los más ambiciosos del país, despertando las críticas de detractores demócratas del estado que temen que Texas se haya abierto demasiado rápido y demasiado pronto.

“Probablemente elegiría un ritmo diferente al que él ha elegido. Mi única esperanza es que dentro de varias semanas no veamos un pico [en el número de casos]”, expresó el demócrata Mayor Sylvester Turner.

Sin embargo, y a pesar de su polémico proyecto de reapertura, el gobernador insistió en que la flexibilidad de estas medidas no exime a los ciudadanos de cumplir las recomendaciones sanitarias, como la obligación de mantener el distanciamiento social en los espacios públicos.

Fue el 8 de mayo cuando los parques acuáticos del Río Comal, como el Prince Solms, la isla Hinman y el City Tube Chute, anunciaron su reapertura con aforo limitado. Desde entonces, los vecinos de New Braunfels se han estado quejando de que los visitantes no respetan ninguna medida sanitaria. A este respecto, el alcalde de la ciudad, Barron Casteel, instó a los bañistas a actuar de forma responsable.

“Siguiendo las órdenes del gobernador nos entusiasma ver que nuestra comunidad empieza a reabrir. Nuestro objetivo es crear un ambiente donde sea posible el distanciamiento social mientras disfrutamos de nuestros hermosos parques y ríos», comenzó el edil en su comunicado.

«Sin embargo, los visitantes del parque también tienen la responsabilidad de ayudar a limitar la propagación del COVID-19 y deben comprometerse a seguir las órdenes del gobernador y las precauciones de seguridad, incluido el distanciamiento social”, añadió.

A pesar de las palabras del alcalde, las fotografías demuestran que las personas que disfrutan del tiempo soleado en el río Comal no siempre respetan las medidas sanitarias. Un comportamiento que se ha repetido en distintos espacios estatales y hace temer que el número de casos pueda escalar en las próximas semanas.

Por el momento, según los datos de las autoridades sanitarias, no se ha observado un repunte en el número de casos diarios. En las últimas 24 horas, se registraron 909 positivos, una cifra que ha descendido desde el 15 de mayo, cuando se reportaron un total de 2.012 nuevos casos.

“No hemos visto evidencia, ni signos, que generen preocupación sobre la posibilidad de una retracción en Texas», dijo Abbott, que recordó que se están realizando pruebas masivas, y aseguró que en caso de un incremento en los datos, cuentan con gran capacidad de atención en sus hospitales.

Desde que inició la pandemia, se han reportado en Texas 51.651 casos positivos y 1.423 muertes. En poblaciones como Austin, la preocupación por el golpe del nuevo coronavirus a la comunidad latina ha aumentado en las últimas semanas; allí, cuatro de cada 10 fallecidos a causa de la enfermedad son de origen hispano.

LO MÁS VISTO