Este es uno de tantos casos

La historia de un “chaqueño” que vio como una pareja desapareció de su taxi en Tarija

La historia de un “chaqueño” que vio como una pareja desapareció de su taxi en Tarija
Los taxistas tienen varias anecdotas en Tarija./Foto Referencial
sábado, 23 mayo 2020 - 10:36 AM - Saul Cardozo


Antes se les paraba por la calle haciendo un gesto con la mano o directamente se les llamaba por teléfono. Ahora muchos se piden dando a un botón a través de una aplicación móvil. Sea cual sea la forma de llegar a ellos, los taxis forman parte de nuestra vida. No es difícil imaginar la cantidad de historias que las calles de esta ciudad guardan y en varias de ellas hay testigos como los taxistas.

Todos nos hemos subido en uno alguna vez y las anécdotas de lo que ocurre sobre esas cuatro ruedas alimentan las conversaciones más cotidianas.

Historias de fantasmas hay muchas. Todos conocemos más de una, incluso a alguien le pasó algo similar a lo que le ocurrió a José G, un taxista oriundo de Yacuiba, que vive en Tarija hace 20 años.

Lo cuenta don José o el «Chaqueño» como todos lo conocen, con canas brillantes en su poblada cabeza y casi 40 años de trabajo como taxista.

“Sucedió que con el afán de ahorrar, usted sabe, cuando uno es joven y forma una familia, me puse a trabajar en doble turno. En ese entonces, el taxi que manejaba era prestado; ahora ya soy dueño de dos.

Era una noche muy fría, un mes de junio, si no me equivoco. Había poco pasajero y las calles estaban vacías. Le estoy hablando de hace como 30 años atrás.

Yo manejaba por las calles buscando pasajeros y así llegué cerca de lo que ahora es la avenida Jaime Paz. Entonces, veo una pareja, no les vi bien el rostro, pero podía asegurar que eran de tener dinero por la ropa que llevaban.

La pareja le pidió que les lleve a un barrio alejado de la ciudad, sin embargo, cuando llegó al lugar y quiso cobrar por el servicio, descubrió que sus pasajeros no estaban en el vehículo y la única explicación que encontró es que se trataba de dos almas.

“Lo que recuerdo es que, el hombre se acercó y me preguntó con voz seria: ‘cuánto nos cobra para llevarnos a un barrio, que no puedo decir su nombre porque mucha gente se puede molestar, a lo que respondí que la tarifa era de 10 bolivianos hasta esas zonas, lo que aceptaron y subieron a mi taxi”, ha comenzado su relato.

El taxista continuó contando lo que le había pasado con mucho asombro, y dijo que al llegar a ese barrio que en ese entonces era alejado, él se dio la vuelta hacia el asiento de atrás, para preguntar si estaba bien el lugar al que les llevó, a lo que la pareja respondió que estaba perfecto.

“Mire por el retrovisor y aun la pareja estaba ahí, pero cuando me di la vuelta para cobrarles no había nadie en el taxi, me dio rabia, salí de inmediato de la auto porque me imaginé que se habían salido rápido del taxi; sin embargo, observé que en la calle no había nadie y entonces ahí me entró miedo, puesto que en todo el trayecto fui conversando amenamente con ellos”, ha mencionado, al no tener una explicación lógica.

Recordé entonces a varias personas que me decían: “Cuando una persona muere y deja a alguien ofendido, su alma vuelve del otro mundo a dar “avisos”, pero yo no creo en eso y sigo pensando que había una pareja en mi taxi y que me jugaron una mala pasada, sin embargo, otros compañeros han relatado que también les pasó algo similar alguna vez en su vida de taxistas”, finalizo el «Chaqueño».

LO MÁS VISTO