David Somoza Mosquera PROTOCOLO 'ANTICORONAVIRUS': EL ESCUDO DE LAS EMPRESAS
viernes, 11 septiembre 2020 - 06:00 AM - La Voz de Tarija


Las empresas tienen un gran reto por delante en esta pandemia que ha afectado a casi el mundo entero: abordar eficazmente la prevención del covid-19, el cual ha demostrado ser un hueso muy duro de roer en lo que se refiere a frenar su propagación y lograr su pronta erradicación. Así que reforzar los protocolos sanitarios debe seguir siendo una prioridad. No es momento de bajar la guardia.

Convertir los lugares de trabajo en sitios seguros para los empleados es materia obligatoria. De allí que a los responsables de la prevención y salud laboral en las compañías se les haya multiplicado el trabajo durante esta emergencia, que requiere el cumplimiento obligatorio de los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias mundiales y de los países.

La Organización Mundial de la Salud constantemente informa sobre la evolución de la enfermedad y las medidas que se deben adoptar para evitar el contagio. Las premisas básicas fijadas desde el inicio de la pandemia en China a finales de 2019 se mantienen: lavado de manos, uso del tapabocas, desinfección de espacios y distanciamiento social de mínimo 2 metros.

Estas recomendaciones, que son de estricto cumplimiento para evitar la propagación del virus, y otras que van surgiendo según como evoluciona la enfermedad las han adoptado las compañías tanto con el personal que labora a distancia, como con el que acude a su puesto de trabajo, en aras de garantizar la seguridad.

En este último caso, el protocolo establece la vigilancia de la empresa para que se cumplan dentro y fuera de las instalaciones las normas sanitarias establecidas. Por eso, habíamos comentado al inicio que al personal del área de prevención y salud laboral se le multiplicó el trabajo. Y no es para menos, tiene que estar pendiente de que se acaten -además del lavado de las manos y el uso correcto del tapabocas- el distanciamiento social, que tiene sus problemas porque para las personas socializar es muy importante.

¿Cómo frenar el hecho sociológico, ancestral e inconsciente de darse la mano o que las personas se acerquen a menos de 2 metros de distancia? Ciertamente es difícil, pero hay que hacerlo. El protocolo establece límites en la interacción personal en las empresas en los momentos de alimentación, descanso e interacción entre terceros, y es importante cumplirlo.

Tampoco está de más recordar otras de las medidas que deben aplicar las compañías. Es importante que proporcionen a los empleados un kit básico de bioseguridad con mascarilla, gel desinfectante y guantes, aunque el uso de estos últimos aplica cuando se manipulan elementos como residuos y en actividades de limpieza.

La limpieza y desinfección profunda en las áreas comunes y personales debe ser constante, al igual que la de los equipos e insumos de uso habitual y de las superficies.

Tomar la temperatura a los empleados es otra medida contemplada en el protocolo, así como la evaluación y seguimiento permanente sobre los riesgos de contagio para tomar las acciones pertinentes.

Sin duda, la tarea no es sencilla y con regaños y reproches no se llega lejos. La comunicación constante, directa y afable, pero clara y firme, es necesaria para que todos los miembros de la empresa -desde directivos hasta trabajadores- acaten las normas.

El protocolo ‘anticoronavirus’ es, en definitiva, el escudo de las compañías y la tarea es ayudar a prevenir la propagación del coronavirus no solo en la oficina, las plantas industriales, tiendas y comercios, sino también en el hogar y en la comunidad en general.

 

por: David Somoza Mosquera