EDITORIAL CAMPAÑAS ELECTORALES IRRELEVANTES
lunes, 5 octubre 2020 - 06:00 AM - La Voz de Tarija


Pese a la pandemia del COVID-19 la actividad política actual está inundada del quehacer proselitista, manifestada en las campañas desplegadas para favorecer a sus postulantes que pugnan por alcanzar el poder presidencial.

En éste escenario, lo que más llama la atención del ciudadano es el habitual y saturado estilo de siempre, con la única variante que ahora sumaron el barbijo. De ahí que los candidatos se parecen tanto que el elector debe rememorar su trayectoria política y leer sus propuestas con un gran sentido crítico.

Las campañas electorales son herramientas políticas practicadas con el fin de informar los objetivos que se desean alcanzar e influir en el electorado con potenciales propuestas. Se convierten en un arma ventajosa cuando se las prepara y ejecuta sistemáticamente, es decir, organizada y disciplinadamente utilizando y explotando recursos como la creatividad, el diálogo y el profesionalismo.

El pueblo boliviano esta ante un panorama electoral que muestra, por un lado, una colección de enormes problemas en cada uno de los departamentos y, por otro, candidatos a la presidencia y al parlamento como muñequitos recortados y doblados varias veces. En otras palabras, idénticos en sus promesas.

Respecto a la economía, todos hablan de inyectar recursos frescos y mantener los bonos, pero ninguno explica claramente como va a ser eso. También se parecen extraordinariamente sus posturas relativas a la crisis de la salud, que fue desnudada ante la pandemia del coronavirus que tan fuertemente esta golpeando al pueblo boliviano.

Por eso, digamos que una campaña requiere de hombres creativos, de iniciativas, conocedores del arte de la política para plantear soluciones posibles, factibles y sin demagogia, es decir, habilosos y con vocación de servicio para transmitir mensajes a la población; sin embargo, ésta facultad creativa -en la presente campaña- experimenta distorsiones en su devenir, la mayor parte de los seguidores ‘trabajan’ estimulados por conseguir favor político, desaparece así el interés por el común.

Por tanto, recitan el mismo libreto los de derecha e izquierda, progresistas o conservadores, oportunistas y los de trayectoria probada.

Lo que ignoran todos ellos es que el ciudadano que acudirá a las urnas el venidero 18 de octubre, percibe cuál de ellos tiene capacidad para cumplir las promesas colectivas y cuál no.

Quizá existan excepciones, sin embargo la interpretación que obtenemos de los hechos, como los vistos/escuchados este fin de semana en el dizque debate presidencial organizado por la FAM-Bolivia y la CUB, señalan escasa calidad de trabajo, traducida en la frágil organización. ¿No será más productivo proponer dos o tres proyectos creíbles que decenas elaborados al calor del entusiasmo y la improvisación?

 

por: Julio Vaca Guzmán del Carpio / fundador de lavozdetarija.bo

LO MÁS VISTO