David Somoza Mosquera EL TELETRABAJO: ¿UNA OPCIÓN EN LA NUEVA NORMALIDAD?
viernes, 9 octubre 2020 - 06:14 AM - La Voz de Tarija


Uno de los “legados” que dejará la pandemia será, sin duda alguna, el concepto de teletrabajo bien consolidado. El tiempo de confinamiento hizo que muchas empresas utilizaran esta modalidad para mantener su operatividad y, al mismo tiempo, evitar exponer a sus empleados a posibles riesgos de contagios.

Ya es un hecho que el aislamiento del personal provocó un cambio en el modelo tradicional de trabajar. Sin embargo, al inicio, la adopción del trabajo a remoto no fue fluida. Dada la contingencia, las compañías tuvieron que hacerlo sobre la marcha, improvisando, cuando en condiciones normales hubiese implicado una planificación previa.

Pero una vez recuperada la “normalidad”, ¿el teletrabajo seguirá siendo una opción para las empresas? ¿Su repercusión será positiva tanto en su funcionamiento como para los trabajadores? Eso aún está por verse, lo que sí está claro es que las aspiraciones de los empleados han cambiado, incluso desde antes de la pandemia.

Un estudio realizado en 80 países el año pasado por Industrial Gears Watteeuw reveló que para “83% de los empleados la flexibilidad laboral (capacidad de elegir y cambiar la ubicación de su lugar de trabajo) es uno de los factores determinantes a la hora de elegir un trabajo”.

Industrial Gears Watteeuw también dejó en claro que la flexibilidad laboral permite generar un entorno laboral más inclusivo y tener una mano de obra más calificada, lo que contribuye a incrementar la productividad de la compañía. Según el estudio, los procesos se optimizan, la cadena de suministro trabaja más cohesionada y los bienes y servicios llegan a tiempo a su destino final.

Como se ha demostrado, el teletrabajo también implica flexibilidad, sobre todo de horario. Y uno de los aspectos que inquieta a las empresas es cómo medir el rendimiento de los empleados que laboran desde sus hogares, ya que el cumplimiento de la jornada se rige por parámetros distintos. Por eso es importante que, luego de analizar el impacto de la pandemia en el ámbito laboral, se tome en cuenta el aporte o no que ha tenido esta modalidad y cómo puede enfrentarse la nueva realidad.

Aquellas compañías que consideren beneficioso mantener ese modelo, aún después de la emergencia sanitaria, deben estar conscientes ya no puede implementarse a la ligera e improvisadamente como ocurrió cuando comenzó esta contingencia.

Es necesario hacer un estudio, tanto del mercado como de la fuerza laboral con la que se cuenta, y considerar todos los aspectos, positivos y negativos, que una medida de este tipo conlleva. Así el trabajo a remoto sería más beneficioso para las empresas y los empleados.

Definitivamente, hay procesos que no pueden ejecutarse a distancia, así como otros que no necesariamente deben realizarse de manera presencial. La forma correcta, entonces, es llegar a un consenso que permita diseñar una política que ayude a ambas partes en pro de un bien común: la empresa.

 

por: David Somoza Mosquera