EDITORIAL LA FUERZA DEL VOTO
lunes, 26 octubre 2020 - 06:00 AM - La Voz de Tarija


Los resultados de las elecciones del anterior domingo, dejan abiertas muchas interrogantes y una serie de advertencias, señales y mensajes que debieran ser analizados y puestos en el balance final. Por una parte, las urnas han enviado una clara señal de la necesidad de reorientar muchas de las tendencias en la política gubernamental y han abierto un nuevo espacio que, responsablemente utilizado, puede contribuir al fortalecimiento de la democracia.

Los grandes contrasentidos que se presentan en la democracia y en el ejercicio del ciudadano que vota por uno u otro candidato, guardan relación con el incumplimiento de programas de quienes han resultado ganadores en los comicios, por desidia o incapacidad, y también porque las políticas nacionales se contraponen o interfieren a las regionales, es decir directamente a las aspiraciones de la gente.

En tal sentido, hay señales evidentes que no se las puede ignorar, como es la consolidación del MAS como poder político en algunos departamentos, pero tambien el reflote y surgimiento de liderasgos opositores en otras regiones, ante eso resulta imposible desconocer, que el voto ciudadano refleja una voluntad de pluralidad, equilibrio y respeto por los principios democráticos.

Mucha gente se pregunta si a partir de ahora se dará el desprendimiento necesario del Gobierno central, para lograr la construcción y transformación del país, sobre todo a sabiendas de que quien es cabeza gubernamental en algun momento manejo la cartera más importante del gobierno del MAS por cuasi 14 años.

Recordemos que la población espera lo que será el país de ahora en más, con una amplia y honesta voluntad política para el desarrollo, con voluntad y una mentalidad que supere el sistema único de gobierno y de partido que no condicione el trabajo, más aun cuando se esperaba un gobierno no solamente con la fuerza de la reprensentación sino sobre todo con la legitimidad del voto.

Todo el país tiene que comprender que el proceso de transformación tiene que basarse en la participación ciudadana y la inclusión. Las fuerzas que han intervenido en los comicios, han coincidido en embarcarse en el cambio, aunque hay discrepancias sobre la forma y objetivos. Esa es precisamente la naturaleza del sistema democrático, que con sus debilidades y flaquezas, ha permitido importantes avances, aunque muchas veces las posiciones radicales derivaron en excesos.

Las elecciones del anterior domingo, pueden abrir no sólo esperanzas, sino oportunidades de desarrollo, o pueden quedarse en resultados para la historia electoral y no cambiar nada en el país, si se repite la práctica pasada del ego político sobre el bien comun o del prorrogismo sobre la democracia, o del servir para el crecimiento de el país, del solidificar las bases de una economía envidiable de la región, en fin, el ahora electo presidente Luis Arce tiene su oportunidad de servir o de servirse.

 

por: Julio Vaca Guzmán del Carpio / fundador de lavozdetarija.bo

LO MÁS VISTO