DAVID SOMOZA MOSQUERA EL CONOCIMIENTO, OTRO DE LOS ACTIVOS DE LAS EMPRESAS
viernes, 20 noviembre 2020 - 02:02 AM - La Voz de Tarija


Desde la década de los 90, el conocimiento es un aspecto muy importante para las empresas, al punto que se le considera como un activo no tangible. Tal es su relevancia que a raíz de ello surgió el knowledge managemento la gerencia del conocimiento, que promueve un enfoque integrado para identificar, evaluar, recuperar y compartir todo lo relativo a la información de una compañía.

Ahora, por qué resulta relevante este tipo de gestión. Por la sencilla razón de que esa información a la que hacemos referencia incluye desde documentos, políticas y procedimientos organizacionales, hasta la experiencia y los conocimientos de la empresa y de cada uno de sus empleados. Ciertamente un material valioso para cualquier compañía y su talento humano.

Todo ello con el propósito de transmitir habilidades a los trabajadores y aprovechar, además, los conocimientos que cada uno tiene, vinculados a sus experiencias, para trasmitirlos al resto del personal. Potenciar el capital intelectual crea verdadera riqueza y crecimiento económico.También permite gestionar más eficiente los procesos, de modo que se trabaja de forma más productiva y se obtienen mejores resultados.

La gerencia del conocimiento, al ayudar a acceder más fácilmente a la información, hace más sencillo tomar decisiones. Acelerar los trámites supone ventajas para los negocios en un mercado cada vez más competitivo.

Otro de los beneficios es que fomenta el trabajo en equipo. Un personal que dispone de información constante y actualizada puede tener mejores ideas, las cuales repercuten directamente en el funcionamiento de las empresas. El empleado es más eficiente y eficaz.

Este tipo de gestión, además, ha demostrado su impacto positivo en la productividad, rentabilidad e innovación dentro de las compañías debido al aprendizaje individual y organizacional, crucial en estos tiempos que corren.

El coronavirus, sin duda alguna, pone constantemente a prueba a las empresas, así que hay que buscar mecanismos para superar cada uno de los obstáculos. Una empresa que incentiva el conocimiento es más flexible y tiene mayor capacidad para adaptarse a situaciones cambiantes. Sobre todo, en el entorno actual, caracterizado por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad.

Así que son muchos los beneficios que tiene gestionar los conocimientos existentes de una compañía. Al fin y al cabo, “la información es poder”, como bien dijo el filósofo y estadistas inglés, Francis Bacon.Incentivar el desarrollo del capital intelectual de los trabajadores es, a todas luces, ganancia.

 

por: David Somoza Mosquera