David Somoza Mosquera LOGRAR EL EQUILIBRIO EN LA BALANZA DE LOS NEGOCIOS
viernes, 19 febrero 2021 - 00:01 AM - La Voz de Tarija


Uno de los pilares fundamentales de cualquier empresa es la calidad de sus productos. Un bien o servicio terminado, sin duda, marca la diferencia frente a la competencia. Los clientes y consumidores preferirán siempre aquello que no solo le brinde economía, sino también seguridad y confianza. Para eso, no escatimar en la mejor materia prima siempre es una acertada decisión.

Hay que buscar en el mercado a las mejores opciones en cuanto a materia prima se refiere. No importa el ramo al que se dedique una empresa. El consumidor final siempre estará dispuesto a gastar un poco más si sabe que lo que está a punto de comprar o consumir es lo mejor para él.

En la industria alimenticia, por ejemplo, la materia prima es fundamental. Todo lo que las personas comen influye en su calidad de vida, bien sea un alimento natural o procesado. Lo que se ingiere, tarde o temprano, va a afectar al cuerpo. Así que la apuesta siempre es a que esta influencia sea la más beneficiosa para la salud.

Los clientes siempre agradecerán que aquellos productos que compran cumplan con altos estándares de calidad, pero no se podrá lograr si no se consigue para la elaboración de los bienes o servicios una buena materia prima. Esto no solo hará a esos productos competitivos, sino que también servirá para diferenciarlo de la competencia.

Está comprobado que para que un producto sea competitivo debe tener una relación armónica entre su precio y su calidad. Por supuesto que el público siempre premiará a aquel que pueda ofrecerle una mayor calidad por un precio menor, pero esto no significa que para lograr el equilibrio la empresa deba sacrificar uno de los dos.

Se trata de ponerlos en igualdad en la balanza de los negocios, y si bien la utilización de una buena fuente de materia prima incidirá en el precio final de aquello que se ofrece, también el prestigio que puede obtener una compañía por sus productos radica en eso.

Históricamente, la economía ha premiado el manejo eficaz de los recursos e inversiones. Conceptos que retoman importancia más en estos tiempos cuando ya casi a un año de la pandemia del coronavirus, muchas empresas aún luchan por mantener sus puertas abiertas.

La recomendación es no sacrificarse la calidad del producto terminado por ahorrar un dinero a la hora de escoger la materia prima para elaborarlo. El éxito de superar las adversidades en tiempos complicados es, precisamente, buscar las maneras para, con los mismos recursos, destacarse.

 

por: David Somoza Mosquera