David Somoza Mosquera RECUPERAR LA COMPETITIVIDAD: ¿ES POSIBLE?
domingo, 21 marzo 2021 - 00:10 AM - La Voz de Tarija


Mantenerse competitiva en los mercados es una de las metas más importantes de cualquier empresa y en esta época tumultuosa es todavía un mayor reto. Así que ser una de las compañías más sólidas y capaz de destacarse del resto es lo principal a la hora de trazar estrategias que contribuyan a la consolidación de los procesos, a lo interno, y de los productos, a lo externo.

Sin embargo, la competitividad reviste beneficios para una empresa siempre y cuando se haga de manera coordinada con todo el personal y se les dé a los clientes y consumidores opciones reales de diferenciación. De lo contrario es poco probable que tenga éxito y se imponga frente a sus pares.

Como dice el dicho, lo importante no es llegar, sino mantenerse. Por eso, las compañías deben estar constantemente preparadas para reaccionar lo más rápido posible a los cambios del mercado, adaptándose a la velocidad de los mismos y teniendo a la mano respuestas rápidas para garantizar su presencia en ellos. Eso es ser competitiva.

Esto permite satisfacer las necesidades de los consumidores, quienes en la dinámica proponen y exigen productos que estén acordes no solo con sus necesidades, sino también con lo que dictan los nuevos parámetros en cuanto a calidad, novedad y tecnología. Y ahora, debido a la crisis provocada por la pandemia, que también se adapten a sus bolsillos.

En ocasiones, la inmediatez de esos cambios impide que puedan trazarse estrategias a largo plazo, por lo que las decisiones deben tomarse sobre la marcha. Pero esto no implicar dejarlo al azar, pues la improvisación no es una de las mejores aliadas de la competitividad.

Si es necesario tomar decisiones al momento es importante contar con los conocimientos y las habilidades que permitan que sean rápidas y las más adecuadas. De hecho, en estos momentos el marketing digital posee herramientas efectivas para ayudar a tomar esas decisiones inmediatas, pues pone al alcance de una tecla un gran abanico de posibilidades para hacer llegar los productos con inmediatez y confianza al comprador.

Ahora, el éxito de esas estrategias se medirá en términos de productividad, por cuanto recuperar la competitividad pasa por ser una actividad de grupo, donde deben involucrarse todos: desde los líderes empresariales hasta los empleados.

Es así como el trabajo en equipo se convierte en el camino para lograr recuperar la competitividad, en caso de que haya “extraviado”, lo cual generará confianza, rentabilidad y calma en toda la compañía.

Para enfrentar esos retos, hay que tener capacidad de gerenciar, de liderazgo e iniciativas para poder guiar a la empresa al logro efectivo de sus metas. Asimismo, en la medida de lo posible hay que investigar e invertir en nuevas estrategias, las cuales van a ir arrojando luces sobre el mejor rumbo a tomar.

Esto ayudará a las empresas a ir recuperando su presencia en los mercados, atendiendo a sus clientes y brindándoles los mejores productos. Al hacerlo se crea un lazo con el consumidor, a quien nunca se debe perder de vista porque siempre preferirá los productos, bienes o servicios de la compañía que sea capaz de satisfacer sus necesidades. La lealtad hay que ganársela y cultivarla.

Entonces, ¿es posible que las empresas recuperen su competitividad? Claro que sí, pero siempre planificando, siendo innovadoras y creativas y con la mirada muy bien puesta en los mercados y los clientes.

 

por: David Somoza Mosquera

LO MÁS VISTO