Es de casi 300 metros de altura

Pánico en China: el momento en que uno de los rascacielos más altos del país comienza a temblar y debe ser evacuado

Pánico en China: el momento en que uno de los rascacielos más altos del país comienza a temblar y debe ser evacuado
Las autoridades todavía no encuentran una explicación al movimiento del SEG Plaza de Shenzen, de 300 metros de altura. No hubo ninguna actividad sísmica en la zona
martes, 18 mayo 2021 - 12:03 PM - Agencias


Uno de los rascacielos más altos de China fue evacuado este martes después de que empezara a temblar, haciendo que los compradores y empleados, presas del pánico, corrieran a ponerse a salvo en la ciudad sureña de Shenzhen.

El SEG Plaza, de casi 300 metros de altura, empezó a temblar inexplicablemente hacia la 1 de la tarde, lo que provocó la evacuación de las personas que se encontraban en su interior mientras los peatones miraban con la boca abierta desde las calles exteriores.

El edificio quedó cerrado a partir de las 14:40, según informan los medios de comunicación locales.

La torre, cuya construcción terminó en el año 2000, alberga un importante mercado de productos electrónicos y varias oficinas en el centro de una de las ciudades de más rápido crecimiento de China.

Los responsables de la gestión de emergencias están investigando qué ha provocado el tambaleo de la torre en el distrito de Futian de Shenzhen, según una publicación en la plataforma Weibo, similar a Twitter. “Tras comprobar y analizar los datos de varias estaciones de monitorización de terremotos en toda la ciudad, hoy no se ha producido ningún terremoto en Shenzhen”, decía el comunicado. “La causa del temblor está siendo verificada por varios departamentos”.

No estaba claro de inmediato cómo las autoridades manejarán un edificio peligroso de su escala en el corazón de una ciudad de más de 12 millones de personas.

Vídeos de transeúntes publicados por medios locales en Weibo mostraban el rascacielos temblando sobre sus cimientos mientras cientos de peatones aterrorizados salían corriendo al exterior. “SEG ha sido completamente evacuado”, escribió un usuario de Weibo en el pie de foto de un vídeo en el que se ve a cientos de personas arremolinadas en una amplia calle comercial cercana a la torre.

La torre lleva el nombre del fabricante de semiconductores y productos electrónicos Shenzhen Electronics Group, cuyas oficinas se encuentran en el edificio.

Es la 18ª torre más alta de Shenzhen, según la base de datos de rascacielos del Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano.

Las autoridades chinas prohibieron el año pasado la construcción de rascacielos de más de 500 metros de altura, lo que se suma a las restricciones de altura ya aplicadas en algunas ciudades como Beijing.

Las nuevas directrices para arquitectos, urbanistas y promotores pretendían “resaltar las características chinas” y también prohibían los edificios horteras “de imitación” modelados a partir de hitos mundiales.

Cinco de los rascacielos más altos del mundo se encuentran en China, incluido el segundo edificio más alto del mundo, la Torre de Shanghai, de 632 metros.

Shenzhen es una metrópolis en expansión situada en el sur de China, cerca de Hong Kong, que cuenta con un floreciente sector de fabricación de tecnología. Muchos gigantes chinos de la tecnología, como Tencent y Huawei, han elegido la ciudad como sede. En ella se encuentra el cuarto rascacielos más alto del mundo, el Ping An Finance Centre, de 599 metros.

Los derrumbes de edificios no son raros en China, donde la laxitud de las normas de construcción y la urbanización vertiginosa hacen que las construcciones se levanten de forma precipitada.

El pasado mes de mayo, un hotel de cuarentena de cinco plantas en la ciudad de Quanzhou, al sureste del país, se derrumbó por culpa de una construcción deficiente, causando la muerte de 29 personas.

El devastador terremoto de Sichuan de 2008 causó más de 69.000 muertos. La catástrofe desencadenó una tormenta de controversia pública sobre los edificios escolares mal construidos -apodados “heces de tofu”- que se derrumbaron y mataron a miles de estudiantes. /Afp

LO MÁS VISTO