Entrevista

Lea Plaza: "Oliva ha ido bicicleteando las obligaciones y abriendo agujeros"

Lea Plaza:
Mauricio Lea Plaza, vicepresidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija
martes, 13 julio 2021 - 08:49 AM - Victor Burguete


Aunque el prefiere calificarse como tecnócrata, Mauricio Lea Plaza es un animal político. Su experiencia y su dilatada carrera en las instituciones públicas así lo avalan. Ahora, después de una maniobra política inesperada de la bancada de Unidos, ejerce como vicepresidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija para tranquilidad del Ejecutivo de Óscar Montes.

En conversación con La Voz de Tarija, Lea Plaza habla del inicio de la legislatura de la Asamblea, las perspectivas políticas y de los problemas financieros que atraviesa Tarija, que atribuye a la «mala gestión económica del ex gobernador Adrián Oliva». De igual forma, hace mención al papel del Camino Al Cambio en la alianza Unidos y de una futura proyección nacional de esta agrupación bajo el liderazgo del ex prefecto Mario Cossío.

Pregunta.  Repite como asambleísta departamental, pero a diferencia de la anterior gestión, esta vez su alianza, contra todo pronóstico, ha logrado articular una mayoría parlamentaria dominar también órgano legislativo. ¿Cómo se fraguó este movimiento?

Respuesta. Fue un importante acuerdo que logramos con la bancada Indígena. Estábamos seguros que, en este momento de altísima polarización entre las fuerzas políticas, nos vendría muy bien una presidencia de la Asamblea que no sea de una de las fuerzas en contienda, por eso apostamos a la posibilidad de que un indígena pueda presidir la Asamblea. Esto, sumado al hecho de la concepción de la importancia que tiene y debe tener lo indígena en nuestro departamento es que nos llevó a suscribir un acuerdo de gobernabilidad y de reconocer el derecho y el protagonismo que deben tener los pueblos indígenas.

P. Usted ha sido electo cómo vicepresidente, pero todos actores políticos apuntan que es usted en realidad la persona que mueve los hilos dentro de la Directiva. ¿Qué tan cierto es esto?

R. Sin duda que ayuda muchísimo el hecho de haber vivido una experiencia tan reciente en la Asamblea pero también es bueno reconocer el hecho de que tenemos un presidente hoy que tiene una historia y una actuación en el ámbito parlamentario muy notable. Él ha sido parlamentario, dirigente nacional del pueblo guaraní, tiene muchísimo recorrido, así que el aporte que ellos hacen es muy significativo por su experiencia vinculada con el accionar de sus pueblos y complementa el perfil tecnocrático que yo tengo con un perfil más social. Creo que se está haciendo buen equipo.

P. ¿Qué objetivos se plantea como vicepresidente de la Asamblea durante su mandato?

R. A nivel personal, recuperar el rol de la Asamblea como una instancia de gobierno, el poder hacer una buena gestión de la Asamblea que recupere esta imagen tan venida a menos que tenemos para este órgano. Nos interesa desde la Asamblea generar gobernabilidad, tener una relación constructiva y favorable con el Ejecutivo y no seguir en la dinámica de la confrontación en la que ha estado sumida la Asamblea por mucho tiempo. Los desafíos son grandes, se necesita un cambio importantísimo en la Asamblea, la Asamblea no ha estado dando la talla, no se ha convertido en la instancia de gobierno que genere credibilidad, participación y que sea productiva con el desarrollo del departamento.

P. La primera tarea de calado para la asamblea ha sido el pedido del gobernador de analizar 92 leyes para su revisión o derogación. Desde el MAS aseguran que no se ha cumplido el procedimiento legislativo. En qué estado se encuentra este proceso?

R. El nuevo contexto financiero de la Gobernación está obligando a poder revisar los compromisos que hay, esos compromisos se originan en leyes o en convenios suscritos. El gobernador lo que ha hecho es poner en manos de la Asamblea estas leyes para que sean consideradas y analizadas por el ente Legislativo, justamente para saber el futuro de las mismas. Está claro que no se puede sostener el nivel de gasto anterior y es necesario una revisión de esos compromisos. Hay una parte importante de estas leyes que corresponden a derechos o a sectores muy vulnerables y hay que tener el cuidado debido para no generar un costo social que sea grande y malograr la situación de algunos sectores.

P. Si bien para la derogación y modificación de estas leyes es necesaria mayoría de dos tercios, están obligados a dialogar y buscar consensos.

R. En realidad no se necesita los dos tercios porque se trataría de nuevas leyes. Solo en el caso de que modificáramos la misma ley se requeriría la mayoría de dos tercios pero eso cuando la ley está en trámite administrativo, en este caso estamos hablando de leyes vigentes, consiguientemente una ley se puede modificar con otra ley y para eso solo se necesita la simple mayoría. No obstante, vamos a buscar al máximo los acuerdos y principalmente con los beneficiarios para evitar tener problemas mayores de gobernabilidad.

P. ¿Ha habido alguna reunión o se ha fijado fecha para estos encuentros con los sectores involucrados?

R. Una vez que las comisiones terminen su trabajo, vamos a llamar a audiencias ciudadanas. De hecho, hemos tenido una reunión importante con los adultos mayores, sabemos que el gobernador ha hecho lo suyo con la Federación de Campesinos que ha conseguido avanzar en la consolidación del Prosol (Programa Solidario Comunal), porque es un programa que la ley se origina en el nivel nacional, no departamental, entonces estamos a la espera de los informes para iniciar este proceso de concertación de las leyes.

P. En el ámbito económico, la crisis es un tema recurrido tanto en la actual gestión como en la anterior. Usted en su perfil de twitter ha calificado la situación como una herencia de la “gestión irresponsable e incapaz de Oliva”. 

R. Lo que hoy estamos viviendo es una consecuencia no solo de la baja de los hidrocarburos ya que no habido un buen manejo de esta situación de disminución de los ingresos. Lo que se ha hecho en materia de gestión financiera ha sido ir postergando los problemas, ir bicicleteando las obligaciones, ir tapando los agujeros y abriendo otros. En la práctica no se tomaron en su momento las decisiones oportunas que nos permitan saber exactamente cuál era la verdadera situación financiera de nuestro Gobierno departamental.

P. ¿A qué se refiere exactamente cuando dice abrir otros agujeros?

R. Oliva ha ido asumiendo obligaciones, por decir algo, casi 1.000 millones de bolivianos en créditos que comprometen casi el 11% de las regalías para los próximos 15 años para pagar obras con el Gobierno nacional que eran grandes elefantes blancos que no tenían sentido en un momento de carencia económica. Ahora llegamos a una situación difícil que tenemos obligaciones a corto plazo que superan lo que se va a recibir de aquí a final de año como ingresos. Este hecho es el que está marcando la gestión y este manejo de la Gobernación ha sido cuestionable, no se han tomado las decisiones oportunas y se ha mantenido una bola de nieve que ha ido creciendo y ahora está más grande que nunca.

«Lo que se ha hecho en materia de gestión financiera ha sido ir postergando los problemas, ir bicicleteando las obligaciones, ir tapando los agujeros y abriendo otros»

P. En una entrevista con La Voz de Tarija, el asambleísta del Movimiento Al Socialismo (MAS) Eyder Quiroga aseguró que no ve diferencias entre la actual gestión y la anterior de Adrián Oliva.

R. Creo que la principal diferencia es la responsabilidad por la gestión pública. Algo que no se debe perder cuando uno asume la responsabilidad de lo público es tener el liderazgo y la autoridad para asumir las decisiones que se deben asumir en su momento. El querer quedar bien con todos, hacer demagogia, estar en campaña todo el tiempo…. son dinámicas que son insostenibles en una situación de crisis. Creo que hay un cambio cualitativo muy importante y se traduce en los resultados de gestión. Oliva vivió los últimos momentos de un modelo fallido, no solo en términos políticos sino que fue una expresión política que se basó en principios absolutamente frágiles como el tema generacional que a la larga se convirtieron en la propia tumba de la gestión de Oliva.

«Oliva vivió los últimos momentos de un modelo fallido, no solo en términos políticos sino que fue una expresión política que se basó en principios absolutamente frágiles como el tema generacional que a la larga se convirtieron en la propia tumba de la gestión de Oliva»

P. El ex gobernador Oliva llegó al poder con el apoyo de Camino Al Cambio, dentro de la Alianza UD-A, alianza que se rompió con el tiempo al poco de llegar al poder, ¿ qué le hace pensar que no vuelva a pasar lo mismo? 

R. Hemos aprendido de la experiencia, uno tiene que vivir la experiencia para poder evitar caer en ella de nuevo. Tenemos una gran convicción de algunos principios fundamentales con el manejo de la Gobernación. Nosotros estamos muy comprometidos con dotarle a la Gobernación de un Gobierno departamental con una línea ideológica pero que haga una buena gestión de cara a la gente que lo más necesita. Esos principales fundamentales nosotros los vamos a sostener siempre. Tenemos la fe de que hemos hecho un acuerdo con muchos mayores candados de los que se han hecho antes. Tenemos un socio más maduro, más confiable, sólido y que no está en las aventuras políticas que desarrolló Oliva, en consecuencia tenemos fe que vamos a tener un mejor escenario.

P. ¿Cuáles son esos candados o líneas rojas que Camino Al Cambio ha puesto encima de la mesa?

R. Tiene que ver con la conducta ideológica y política de la gestión. Son temas que hemos convenido que tienen que desarrollarse en la gestión. Esas líneas rojas están planteadas y vamos a buscar siempre que estas se cumplan. No estamos para mantenernos en el poder a cualquier costo, tenemos una línea mientras esa línea se ejecute y cumpla vamos a estar participando de la gestión de Gobierno.

«Tenemos la fe de que hemos hecho un acuerdo con muchos mayores candados de los que se han hecho antes. Tenemos un socio más maduro, más confiable, sólido y que no está en las aventuras políticas que desarrolló Oliva, en consecuencia tenemos fe que vamos a tener un mejor escenario» 

P. La vuelta del ex gobernador Mario Cossío a Tarija hacía pensar que iba a jugar un papel más protagónico en la alianza departamental, pero al final se ha ido alejando de la escena política. ¿A qué obedece esta situación?

R. Cuando llego Mario tratamos de ser muy protagonistas en la arena política nacional. Él está muy interesado en ella, él cree que este es su escenario futuro de desarrollo. Consiguientemente ha estado un poco ausente de la elección subnacional por las razones de que este no es el escenario que el quisiera para su accionar político. Además al regreso al país ha tenido que enfrentar todos los procesos judiciales que lo esperaban. Ha sido muy difícil este tiempo que ha estado de tribunal en tribunal para garantizar su propia presencia, ha sido una combinación de ambas cosas. El ámbito departamental no es su prioridad en el aspecto político.

P. Entonces, ¿sigue siendo parte fundamental de Camino Al Cambio?

R. Sigue formando parte de Camino Al Cambio, estamos en permanente contacto con él, seguimos siendo parte de un proyecto político de futuro que entendemos que ahora puede tener una proyección nacional.

P. ¿ Como Camino Al Cambio o uniendo siglas?

R. Camino al Cambio tiene un liderazgo como el de Mario Cossío que creemos que puede tener una perspectiva nacional.

«Camino al Cambio tiene un liderazgo como el de Mario Cossío que creemos que puede tener una perspectiva nacional»

P. La pandemia y la gestión de la salud han marcado la coyuntura política. ¿Cómo valora la actuación tanto departamental como nacional en este ámbito?

R. Está muy relacionado con lo que hace el Gobierno nacional. La pandemia fue la tumba de Jeanine Añez por la incapacidad que tuvo y por los hechos de corrupción que se han registrado. En el nivel nacional hemos tenido una gestión desastrosa por parte de Jeanine Añez y por parte de Arce un gobierno desentendido de la pandemia. En el gobierno departamental y municipal creo que ha habido un mejor desarrollo pero siempre con el limitante de la dependencia del Gobierno nacional para comprar insumos, adquirir vacunas, ítems de salud… lo que limita los esfuerzos de los gobiernos municipales y departamentales.

P. En campaña electoral, Unidos prometió la creación de programas de reactivación de empleo, ¿ qué sabe de estos programas?

R. Sin duda que estamos urgidos como departamento para implementar iniciativas de reactivación de la economía, de generar empleo. La pandemia se ha sumado a una situación complicada que veníamos arrastrando, los bajísimos niveles de actividad económica que se han traducido en negativos niveles de crecimiento económico. Consiguientemente hay necesidad muy marcada de iniciar esos programas. Sin embargo, hoy la crisis financiera está limitando ese accionar y espero que resueltas las obligaciones de corto plazo se pueda iniciar este accionar a través de programas de generación de empleo que tengan un corto resultado.

P. Para que se dé la reactivación económica es necesario que el poder adquisitivo aumente, para eso es necesario que el empleo también crezca. ¿Existen ya unas pautas de actuación trazadas? ¿En qué sector o sectores se van a crear estos empleos?

R. La juventud es un sector que necesita muchísimo tener una oportunidad económica y los pequeños agentes económicos también, por tanto estos programas deben enfocarse a este público. No necesariamente se va a salir de la crisis con el apoyo de la Gobernación pero sí el esfuerzo que se puede hacer en otros sectores es muy significativo. Hay que destinar recursos a estos sectores y a los trabajadores por cuenta propia que son los que peor lo están pasando.

P. La Gobernación ha anunciado su idea de crear una ciudadela industrial, un anhelo que Tarija  arrastra gestión tras gestión. ¿ Cree que es posible en la actual coyuntura económica materializar este proyecto?

R. Creo que uno de los desafíos fundamentales es el de asociarse, la concurrencia con la inversión privada, no solo lo que pueda hacer el Estado sino también pensar en cómo podemos generar alianzas en el que las empresas privadas pongan su esfuerzo. Este proyecto está vinculado a eso, generar asociaciones público-privadas, generar esta concurrencia que debe haber en los actores. Estamos a la espera que pueda ser una experiencia nueva, en la que la inversión pública sea pequeña y lo fuerte de la inversión pueda ser el sector privado que debe asumir la mayor responsabilidad.

P. El sector privado se ha visto muy resentido con la pandemia por lo que no parece sencillo que las empresas dispongan del capital necesario para la creación de un proyecto de esta envergadura. 

R. Sin duda que el sector público, como el privado, está en un momento difícil y hay que buscar las formas más pertinentes para poder encajar estos desafíos. Soy un confiado de que puede haber oportunidades que se abran y se deben generar, a veces, los momentos de crisis son los mejores para plantear grandes desafíos.

«A veces los momentos de crisis son los mejores para plantear grandes desafíos»

P. ¿Qué problemas debe dar solución la Gobernación para que a su término de su gestión pueda considerarse como exitosa?

R. Lo más importante, aparte de este mall momento económico, es cambiar nuestro modelo de desarrollo económico. Poder salir del modelo rentista, paternalista, existencialista del manejo de la renta hacía un modelo generador de desarrollo que privilegie lo productivo y sea sostenible en el tiempo. Ese es el gran desafío, cambiar el chip del modelo económico y habrá que ver en qué medida el resultado de la gestión se traduce en este gran desafío. También cambiar nuestro sistema de gobierno mucho más participativo y que respete los espacios de otros niveles de Gobierno, hacer cambios a nuestro modelo autonómico de gestión.

P. ¿Cinco años son suficientes para cambiar el modelo productivo?

R. Sin duda que no, pero hay que dar pasos concretos dirigidos a eso. Dentro de las dificultades hay algunos sectores que han logrado despuntar en esto como el sector vitivinícola, por ejemplo, nos muestra el camino que pueden seguir el resto de sectores si cambiamos la lógica de desarrollo.

LO MÁS VISTO