Análisis

'Paz' et circenses

'Paz' et circenses
Rodrigo Paz, senador por Comunidad Ciudadana
lunes, 19 julio 2021 - 08:21 AM - Victor Burguete


«Si vuelves algún día no expliques tu regreso, que sea como si nunca sucedió tu abandono», así inicia la ‘Canción del perdón’ del célebre compositor argentino Horacio Guarany. Un fragmento sonoro que el ex alcalde de Tarija y actual senador por Comunidad Ciudadana (CC), Rodrigo Paz, debiera interiorizar para no ir de ridículo en ridículo cada vez que vuelve a Tarija y trata de justificar su gestión como ex primera autoridad de Cercado.

Paz es consciente de su impopularidad entre el pueblo tarijeño, cosechada a lo largo de cinco años al frente de una administración del Municipio de Cercado marcada por los escándalos, las traiciones, la propaganda, las obras estériles como el bautizado mástil millonario y otras anécdotas relacionadas con la ornitología o su amistad con el río Guadalquivir.

No obstante, también parece tener claro que no quiere dejar de vivir de la política, y por eso, de ciento a viento, sube a la palestra con el objetivo de argumentar su desempeño en la cosa pública.

Paz es consciente de su impopularidad entre el pueblo tarijeño, cosechada a lo largo de cinco años al frente de una administración del Municipio de Cercado marcada por los escándalos, las traiciones, la propaganda, las obras estériles como el bautizado mástil millonario y otras anécdotas relacionadas con la ornitología o su amistad con el río Guadalquivir

En esa búsqueda de la redención, Rodrigo Paz ha dejado recientemente ante los medios de comunicación tarijeños una retahíla de declaraciones sonrojantes que rayan incluso en la absurdidad. «Tanto al gobernador como al señor alcalde actual hemos mandado cartas para poder coordinar, trabajar y ver qué necesidades y requerimientos tienen con respecto al Gobierno nacional», expresó Paz sin rubor alguno ante la prensa.

El estupor no está tanto en que el ex alcalde haga uso de su afición epistolar para dirigirse a las actuales autoridades, sino en la desfachatez de declarar abiertamente que desconoce las necesidades y requerimientos de una ciudad que ha gobernado durante un lustro, de la que ha vivido otros cinco años como concejal  y a la que ya ha representado otros tantos como diputado. Tal vez ese desconocimiento sea la causa de que Paz haya invertido el dinero erario en dónde lo ha invertido y haya dejado su Tarija capital donde la ha dejado.

Tarija, señor senador, necesita fuentes de empleo, salir de la pobreza en la que viven cada vez más ciudadanos y que no haya un solo tarijeño que no cuente con los servicios básicos. Tarija necesita disponer de una sanidad de calidad, fomentar la actividad industrial y empresarial privada así como el fortalecimiento de los medianas y pequeñas empresas.

La chura requiere de un nuevo vertedero,  que se proteja el medioambiente con medidas urgentes y sancionar duramente a quienes lo contaminan o eluden su labor de preservación, también descongestionar el tránsito vehicular y ordenar la ciudad.  Tarija anhela seguridad en sus calles, que los crímenes no queden impunes y consolidar acciones y políticas concretas que acaben con la cultura machista que deriva en abusos sexuales, violencia y atroces feminicidios.

El estupor no está tanto en que el ex alcalde haga uso de su afición epistolar para dirigirse a las actuales autoridades, sino en la desfachatez de declarar abiertamente que desconoce las necesidades y requerimientos de una ciudad que ha gobernado durante un lustro, de la que ha vivido otros cinco años como concejal  y a la que ya ha representado otros tantos como diputado. Tal vez ese desconocimiento sea la causa de que Paz haya invertido el dinero erario en dónde lo ha invertido y haya dejado su Tarija capital donde la ha dejado. 

Lo que no necesita Tarija es el continuo despilfarro de sus recursos en obras intrascendentes, tampoco políticos que se perpetúen en el poder y se burlen de su pueblo. Puede darse un paseo por los barrios de su ciudad y escuchar a los vecinos, a los pequeños empresarios que apuestan por su ciudad a pesar de las trabas de la administración o visitar los hospitales para interiorizarse de la situación que deben experimentar los enfermos en Tarija.

No contento con estas declaraciones, a los días, Paz convocó a los colegas periodistas para explicar su actual gestión en el Senado en pro del bienestar de la ciudad, pero volvió a tropezar en sus declaraciones al inflar el pecho y aseverar que le ha dejado al actual alcalde Johnny Torres cinco años para inaugurar obras.

«Quiero decirles que todos los proyectos que son hospitales, el alcalde actual tiene para 5 años para entregar obras, entre hospitales, puentes, colegios, la nueva planta potabilizadora en Tabladita, tiene 5 años para inaugurar las obras que se han financiado como institución», fueron sus palabras. Puro circo.

La locución latina Panem et circenses describe la práctica de un gobierno que dota a las masas de pan y entremetimiento para ocultar los escándalos o hechos controvertidos. Con Paz, el pan no ha llegado a los tarijeños, pero sí el circo por lo que quizás en estas circunstancias la expresión podría adoptar el término de Paz et circenses, o lo que es lo mismo, Paz y el circo.