Talibanes enfrentan escasez de billetes, afirma expresidente de banco central afgano

Talibanes enfrentan escasez de billetes, afirma expresidente de banco central afgano
sábado, 11 septiembre 2021 - 09:35 AM - Agencias


La actividad económica en Afganistán sufrirá una severa contracción y los talibanes, ya enfrentados al congelamiento de reservas monetarias del país, deberán ocuparse de un problema tan mundano como la impresión de papel moneda, destacó ayer el exgobernador del banco central afgano.

«Es evidente que el acceso a dólares se verá severamente restringido. Pero está también el tema de la moneda local», destacó Ajmal Ahmady en una conferencia virtual organizada por el centro de reflexión Atlantic Council.

«No tenemos imprenta local en Afganistán», destacó. Existen contratos firmados o que deberían firmarse con empresas especialistas internacionales, indicó.

Debido a las sanciones económicas estadounidenses, estas empresas no podrán imprimir billetes para Afganistán y será difícil para los talibanes acudir a empresas de otros países como Rusia o China por iguales razones.

«Será una nueva limitante para el régimen talibán», destacó Ahmady, quien espera que la moneda pakistaní, la rupia, que ya circula en el país, aumente su presencia.

Según el ex funcionario, exiliado en Estados Unidos, los talibanes cuentan con recursos financieros propios por unos «cientos de millones» de dólares, «y no 1.000 o 1.500 millones» como el propio Ahmady había dicho días atrís

«La economía se contraerá de 10 a 20%», estimó.

«Tienen recursos suficientes para dirigir una insurrección, pero no para dirigir un gobierno», concluyó.

DESBLOQUEAR FONDOS

La ONU pidió el jueves pasado a la comunidad internacional que libere los fondos para Afganistán bloqueados tras la toma del poder por parte de los talibanes con el fin de evitar un desastre humanitario en el país y ofrecer a los insurgentes una «oportunidad» para demostrar que pueden gobernar de otra forma.

«Miles de millones de dólares de activos y fondos de donantes han sido congelados por miembros de la comunidad internacional. El objetivo entendible es denegar estos fondos a la Administración de facto de los talibanes.

El efecto inevitable, sin embargo, será una contracción económica severa que puede dejar a millones de personas en la pobreza y el hambre», señaló Deborah Lyons, la enviada de Naciones Unidas para el país.