Se estrelló un legendario avión de la Segunda Guerra Mundial que realizaba vuelos turísticos: murieron 20 personas


En los Alpes suizos

Se estrelló un legendario avión de la Segunda Guerra Mundial que realizaba vuelos turísticos: murieron 20 personas

Se estrelló un legendario avión de la Segunda Guerra Mundial que realizaba vuelos turísticos: murieron 20 personas
El accidentado Junkers Ju 52, matrícula HB-HOT, en un vuelo anterior
domingo, 5 agosto 2018 - 08:44 AM - Agencias


Una icónica aeronave de transporte de la Segunda Guerra Mundial, el Junkers Ju 52/3M, se estrelló el sábado en Suiza mientras realizaba un vuelo turístico sobre los Alpes, causando la muerte de sus 20 ocupantes.

Se trata de uno de los últimos ejemplares de este avión, diseñado en 1930, que se encuentra en funcionamiento en el mundo, y era operado por la empresa JU-AIR para paseos recreativos.

El accidente se produjo en los alrededores de la montaña Piz Segnas, a unos 2540 metros sobre el nivel del mar, en el cantón suizo de Graubünden, en el este del país.

De acuerdo al periódico suizo Blick el Junkers 52 tenía capacidad para 17 pasajeros y tres tripulantes y estaba lleno, cumpliendo un vuelo entre Locarno y Dübendorf. La policía suiza confirmó luego que los 20 habían fallecido.

JU-AIR había confirmado el accidente en su página oficial, pero sin hacer referencia al número de personas a bordo ni a las posibles causas. «El equipo de JU-AIR se encuentra profundamente afligido y piensa en los pasajeros, la tripulación y en las familias y amigos de las víctimas», indicó.

Un importante operativo de rescate se montó en los Alpes, empleando cinco helicópteros, hasta encontrar los restos del avión estrellado y las víctimas, reportó el periódico alemán Die Welt.

JU-AIR vuela cuatro Junkers 52, de un total de ocho aún operativos en todo el mundo. Ofrece vuelos de placer sobre los Alpes para entusiastas de la aviación.

La aeronave accidentada, matrícula HB-HOT, fue fabricada en 1939, el mismo año en el que estalló la Segunda Guerra Mundial, según informó la agencia de noticias de Suiza, por lo que se trataba de un avión de casi 80 años de antigüedad. 

Diseñado por la empresa alemana Junkers, el «Tante Ju» (Tía Ju, como se lo conoce) es un avión de transporte y de pasajeros que tuvo gran éxito en la década de 1930 operando para las aerolíneas Swissair, de Suiza, y Lufthansa, de Alemania.

Durante los años de la guerra, entre 1939 y 1945, fue utilizado por la Luftwaffe, entonces fuerza aérea del régimen nazi, como transporte de tropas y para el lanzamiento de paracaidistas, participando activamente en la invasión de Creta, entre otras campañas, y ganándose una reputación de confiabilidad y robustez.

Se fabricó entre 1931 y 1952, y en las décadas posteriores llegó a convertirse en un icono de los comienzos de la aviación comercial y militar, especialmente en Europa.

LO MÁS VISTO

Medioambiente

Los hielos de los Alpes y los Andes, testigos preciosos para estudiar el cambio climático

Los hielos de los Alpes y los Andes, testigos preciosos para estudiar el cambio climático
viernes, 18 agosto 2017 - 22:06 PM - Agencias


El hielo de las cimas de los Andes y los Alpes será estudiado en Grenoble, en el sureste de Francia, para comprender la historia del clima, y las preciosas informaciones que contiene serán como una máquina del tiempo para los científicos.

Un almacén frigorífico privado, en una zona industrial a 10 km de esa ciudad situada al pie de los Alpes franceses, vio llegar el jueves toneladas de hielo boliviano, pudo constatar la AFP.

Divididos en 250 partes de un metro, los «testigos de hielo» -muestras cilíndricas de hielo- sudamericano recorrieron un periplo de 10.000 km en 50 días. Una operación inédita para la unidad logística Ulisse del Centro Nacional francés de Investigación Científica (CNRS).

El proyecto internacional «Ice Memory» de preservación del hielo de glaciares amenazados en todo el mundo por el calentamiento global acaba de superar una nueva etapa.

«Habíamos empezado en agosto de 2016 con una muestra del Dôme (a 4.300 metros), bajo la cumbre del Mont-Blanc y allí, en junio, fue la segunda operación en el glaciar del Illimani, a 6.300 metros de altitud, justo al lado de La Paz«, cuenta Jérôme Chappellaz, director de investigación en el CNRS y coiniciador del Ice Memory.

«La tercera operación será conducida en 2018 con nuestros compañeros rusos en el glaciar del monte Elbrús en el Cáucaso ruso entre el mar Negro y el mar Caspio», agrega el glaciólogo.

«Si todo va bien», dice, porque todo depende de los fondos que se recauden de los mecenas privados para financiar los esfuerzos de los investigadores.

En total, el proyecto representa una suma de dos millones de euros. «Tenemos la mitad», señala Chappellaz.

– Una ciencia ‘joven’ –

«Ice Memory» ambiciona no solo extraer muestras de glaciares y estudiarlas, sino también almacenarlas en la Antártida, «mejor congelador del mundo», en una cueva todavía por cavar a 10 metros de profundidad.

A 1.100 km en el interior del continente blanco, reinan temperaturas medias de -55º C, independientes de cualquier eventualidad energética.

En espera de que este futuro muestrario mundial esté listo «para dentro de tres o cuatro años«, los investigadores examinarán los preciados materiales extraídos de los glaciares.

Alpina o andina, cada muestra de hielo servirá para mediciones de referencia: «vamos a manejar todos los análisis geoquímicos y físicos que seamos capaces de producir hoy para informar a las generaciones futuras».

El Illimani tiene «esta increíble oportunidad de transportarnos hasta 18.000 años en el pasado, a la época de la última glaciación de nuestro planeta», se entusiasma Chappellaz.

Así se podrían rastrear las huellas del fenómeno meteorológico conocido como El Niño a través de los últimos milenios, para comprender su fortalecimiento estos últimos años y en especial en 2016.

Los científicos también son conscientes de que la ciencia de las muestras de hielo, nacida en los años 1960, es «joven» y aunque actualmente se dedica al mediombiente y al clima, podrá evolucionar, conforme a los avances tecnológicos y las nuevas ideas científicas. AFP