Las sustancias químicas que nos producen la envidia disminuyen a los 30 años


Cuando el cerebro siente envidia se libera dopamina y adrenalina, bloquean la corteza prefrontal, encargada del razonamiento

Las sustancias químicas que nos producen la envidia disminuyen a los 30 años

Las sustancias químicas que nos producen la envidia disminuyen a los 30 años
sábado, 13 julio 2019 - 10:33 AM - Agencias


La envidia es un proceso natural del cerebro que todos hemos sentido alguna vez. Antes de los 30 años, este sentimiento se considera normal, pero después de esta edad, es menos común, explicó Eduardo Calixto González, profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Esto se debe a que la envidia surge en varias partes del cerebro, y una de éstas es en la corteza prefrontal, órgano que en la juventud se encuentra en desarrollo y le falta madurar.

La corteza prefrontal es la región del cerebro más inteligente, maneja el razonamiento moral, de proyección social y se ubica arriba de los ojos. «Nos indica qué debemos hacer socialmente».

Cuando esta parte madura (regularmente es a los 30 años) las personas tienen un criterio diferente y no se enganchan en asuntos que no valen la pena. «De hecho, los individuos pueden llegar a sentir envidia prosocial (positiva o de la buena), porque su corteza prefrontal está desarrollada y hasta sienten un gusto porque los demás obtengan algo».

Posteriormente, se vuelve a presentar con frecuencia después de los 70 años. Y de hecho, a los 50 años una persona ya no siente envidia, no le importa porque las comparaciones son de otra categorización.

En los casos de aquellas personas que tienen este sentimiento después de los 30 años podría deberse a dos causas: en la primera, su corteza prefrontal todavía está en desarrollo y no ha terminado de establecer las conexiones entre sus neuronas y en la segunda los padres no los educaron bien.

La envidia se aprende

A nivel cerebral, la envidia activa redes neuronales que procesan atención, memoria y dolor, añadió el también jefe del Departamento de Neurobiología de la Dirección de Investigaciones de Neurociencias del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente.

Se trata de un proceso neuronal aprendido desde las primeras etapas de la vida y regularmente se siente con los hermanos. «Esto se da porque el cerebro no está capacitado para sentirse devaluado o no querido. Todos nacemos y queremos sentir que nos ponen atención y nos quieren, porque nuestro cerebro festeja al generar reforzamientos positivos», explicó Calixto González.

¿Qué pasa en el cerebro?

Cuando el cerebro siente envidia se libera dopamina y adrenalina, que bloquean la corteza prefrontal, encargada del razonamiento. «No entendemos cuando se nos explica algo y tomamos decisiones incongruentes, en las que nada nos hará cambiar de opinión«.

De hecho, el estado neuroquímico es de efusividad, enojo y una conducta irreflexiva de desproporción ante el hecho, que además magnifica todo. En estos casos, lo mejor es esperar de 20 a 30 minutos para que las sustancias químicas se desvanezcan y la persona se calme. Con esto, la corteza prefrontal podrá asimilar los conceptos.

«De otra manera, si uno quiere hacer entender a la persona en ese preciso instante, sólo se perderá el tiempo».

Surge porque algo nos molesta o duele en nosotros en comparación con otros

«Siempre que generamos envidia es porque algo nos molesta y nos duele. Es una comparación de nosotros mismos con otra persona; nos enseña lo vulnerables que somos y, al mismo tiempo, nos hace ver lo que admiramos de una persona y no tenemos esa capacidad. Por tanto, nos hace sentir menos preparados».

No obstante, el especialista resalta que este sentimiento bien enfocado puede ser el motor para esforzarse y superarse. Aunque la mayoría de nosotros intentamos disuadir esa molestia de que algo no está bien y nos molesta de nosotros. Pocas veces se usa esa energía para mejorar.

De hecho, añadió el profesor universitario, ponemos atención a lo que nos atrae. «Si no nos llamara la atención, no tendríamos envidia». Además, es subjetiva. «Lo que a mí me causa envidia, tal vez a ti no y ese proceso también depende de la edad; entre muchos más factores». (Infobae)

LO MÁS VISTO

Política

El jefe del gobierno español de visita oficial a Cuba 32 años después

El jefe del gobierno español de visita oficial a Cuba 32 años después
miércoles, 21 noviembre 2018 - 08:29 AM - Agencias


Pedro Sánchez empieza mañana una visita oficial a Cuba, la primera de un jefe de gobierno español en 32 años, en un momento en que La Habana busca en Europa posibles aliados frente a Donald Trump.

En el poder desde junio, el nuevo dirigente socialista español se quedará dos días en la isla con una amplia agenda que combina política, negocios, cultura y sociedad civil.

Tres décadas después de que el socialista Felipe González visitara oficialmente en 1986 la antigua colonia española, el objetivo de Sánchez «es normalizar, estabilizar y dar profundidad a las relaciones entre España y Cuba», comentó a la prensa una fuente del gobierno español.

«Es el comienzo de una nueva etapa de relaciones, no solo en el aspecto político, sino comercial y económico», comentó a AFP el socialista Diego López Garrido, ex secretario de Estado español para la UE y buen conocedor de la isla.

La tardanza ha sido calificada por el ejecutivo español de «anomalía», máxime cuando destacados mandatarios desfilaron por allí en los últimos años, como el presidente estadounidense Barack Obama en 2016, el francés François Hollande o los papas Francisco y Benedicto XVI.

El acercamiento con Washington se ha visto congelado con Donald Trump, pero Cuba quiere compensarlo acercándose más a la Unión Europea, con la que existe desde 2017 un acuerdo de diálogo político y cooperación.

El viaje de Sánchez comenzará por una reunión el jueves con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, con el que podría firmar una serie de acuerdos en materia de cultura o asuntos consulares.

La jornada del viernes tendrá un marcado acento económico, con dos encuentros previstos por Sánchez: un desayuno con empresarios españoles, y a continuación un foro bilateral, en el que se han registrado unas 200 empresas de ambos países, entre ellas algunas de gran tamaño como las españolas Telefónica, Iberia o Air Europa pero también pequeñas y medianas.

España es el segundo mayor socio comercial de la isla, y tratará de promover una presencia aún mayor, en particular en el turismo, las energías renovables y las infraestructuras.

«Cuba se está abriendo y a nuestras empresas les interesa estar bien posicionadas para obtener contratos importantes», comentó otra fuente gubernamental española competente en temas económicos.

El interés también es grande para Cuba, dispuesta a aprobar en febrero una nueva Constitución que reconoce el importante rol de la inversión extranjera.

La isla necesita inversiones, afectada por la debacle económica de Venezuela, su principal socio y proveedor de petróleo, y acaba de suspender su programa de envío de miles de médicos a Brasil, otra importante fuente de ingresos.

El viaje de Sánchez servirá igualmente para abordar las cuestiones espinosas: dos recientes impagos de deuda de Cuba a España, que están bloqueando la concesión de créditos, y los problemas de algunas compañías españolas con proveedores del país caribeño.

«La presencia de empresarios españoles en Cuba es relativamente intensa (…) España no hace grandes gestos, pero las dos partes esperan que la relación siga siendo estable e intensa», abundó el analista Carlos Malamud, del Real Instituto Elcano, con sede en Madrid.

Comprender y no «ponerse medallas»

Durante su estancia Sánchez no prevé en principio reunirse con Raúl Castro, quien tras dejar la presidencia en abril sigue liderando el Partido Comunista de Cuba (único).

Tampoco se ha previsto un encuentro específico con disidentes, y es que «lo que queremos no es tanto ponernos una medalla como conocer la realidad cubana», dijo el gobierno español, después de que las Damas de Blanco solicitaran reunirse con Sánchez.

Sí que habrá, el viernes, un encuentro en la embajada española con representantes de la sociedad civil cubana.

La lista de invitados, insistió Madrid, fue decidida «exclusivamente» por el gobierno español, y en ella figuran personalidades como el escritor Leonardo Padura, la diseñadora de ropa Idania del Río, el empresario Enrique Núñez (patrón del paladar La Guarida), el emprendedor católico Jorge Mandilego o los periodistas Roberto Veiga y Lenier González, al frente de la web Cuba Posible.

La visita tendrá asimismo un apartado cultural, en vísperas de que La Habana celebre en 2019 los 500 años de su fundación por la Corona española, que dominó la isla hasta el año 1898.

Sánchez recorrerá La Habana vieja con el historiador de la ciudad Eusebio Leal, y entregará, en préstamo de dos años, la llamada «silla de Antonio Maceo», utilizada por el prohombre de la guerra de independencia contra España y hasta ahora expuesta en Mallorca. (AFP)