Cinco consejos sencillos para mejorar el sabor de tu café


Alimentación

Cinco consejos sencillos para mejorar el sabor de tu café

Cinco consejos sencillos para mejorar el sabor de tu café
viernes, 1 diciembre 2017 - 23:32 PM - Victor Burguete


Preparar café es un acto cotidiano, que incluso hay días que hacemos más de una vez. Pocas cosas sientan mejor que tomarse uno nada más levantarse o reposar después de comer con una taza caliente entre las manos. Sin embargo, ¿cuánto mimo le dedicas? ¿Por qué fuera de casa apreciamos un café especialmente bien preparado pero no nos molestamos en mejorar el que tomamos en el día a día?

Aquí puedes encontrar cinco consejos para subir de nivel el café que haces, extraídos del libro El arte del café (Lunwerg), de Sébastien Racineux y Chung-Leng Tran, en el que puedes encontrar más claves, datos y curiosidades sobre esta bebida.

1. MUÉLELO EN CASA

El café molido se conserva peor que en grano. Al ser molido, se libera CO(un conservante natural) y se acelera la oxidación de los aceites esenciales aromáticos del café y de otros compuestos.

Si se opta por comprarlo en grano y molerlo en casa no sólo se preservará mejor, sino que además se puede elegir la finura de la molienda y adaptarla así a cada método de preparación. Por ejemplo, para cafeteras de émbolo lo adecuado es dejarlo molido como sal gorda; para las eléctricas, como azúcar en polvo y, para las italianas (las de rosca), como sal fina.

2. OJO A LA TAZA QUE ELIGES

El café se puede servir en multitud de recipientes, desde en pequeñas tacitas para beber de un sorbo hasta en grandes vasos de cartón para llevar. Sin embargo, los expertos tienen sus preferencias. En el caso del expreso, lo ideal es utilizar una taza de porcelana de unos 6 centilitros para liberar los aromas lo mejor posible.

Para el café con leche es más aconsejable un tazón de 50 cl.; para el cortado, un vaso de 9 cl. y para el capuccino, una taza de entre 15 y 18 cl.

3. ATENCIÓN A LOS TIEMPO DE CONSUMO

No todos los cafés conservan su sabor óptimo durante el mismo tiempo. Del expreso, por ejemplo, se dice que se pide rápido, se prepara rápido… y también debe beberse rápido: en los cuatro minutos siguientes a su preparación.

En el caso del café preparado en cafetera eléctrica de filtro, lo ideal es beberlo nada más prepararlo o trasvasarlo a un termo y conservarlo en él entre 20 o 30 minutos. Pasado ese tiempo, el café se oxida y empieza a deteriorarse.

4. CUIDADO CON DÓNDE LO GUARDAS

El café es «no perecedero», por lo que no supone un peligro utilizarlo una vez pasada la fecha de consumo preferente. Para conservarlo lo mejor posible hay que tener en cuenta que, ya sea en grano o molido, no le sientan bien ni las temperaturas elevadas, ni la humedad, ni la sequedad excesiva, ni la luz ni el oxígeno (cuanto más en contacto con el aire esté, antes se deteriorará).

Así, un armario es el lugar ideal para guardarlo. Si el paquete no tiene un buen cierre, lo mejor es ponerlo en un recipiente hermético. No es bueno conservarlo en la nevera; el café es poroso y podría absorber olores y humedad. Congelarlo, en cambio, sí es una opción, aunque hay que tener en cuenta que al sacarlo envejecerá más rápido por las microfisuras creadas por las bajas temperaturas.

5. APRENDE A HACER ALGÚN DIBUJO SENCILLO CON LA LECHE

La presentación es un elemento importante y aprender a hacer algún dibujo básico puede convertir un café normal y corriente en uno algo más especial. El corazón es una de las figuras más sencillas: con la taza un poco inclinada, se empieza a verter la leche apuntando al centro, efectuando a la vez un movimiento circular hasta que la taza esté llena y con una mancha blanca de espuma en el centro.

El siguiente paso es trazar una línea a través del círculo de espuma, enderezando la inclinación de la jarra para estirar la figura y ¡listo! Aquí puedes ver un tutorial para practicarlo.

LO MÁS VISTO

Medioambiente

El cambio climático amenaza áreas de cultivo de café en Latinoamérica

El cambio climático amenaza áreas de cultivo de café en Latinoamérica
miércoles, 18 octubre 2017 - 20:10 PM - Agencias


Los cultivos de café en América Latina, uno de los productos más apreciados de la región, podrían convertirse en víctimas del cambio climático.

Un estudio de científicos latinoamericanos proyectó que el aumento de la temperatura y cambios en el régimen de lluvias afectaría entre 73% y 88% de las tierras aptas para la producción del grano en la región.

«Lo que va a haber es una reducción de áreas aptas para café por condiciones climáticas, por disminución de precipitación y aumento de temperatura», explicó a la AFP Emily Fung, autora del estudio e investigadora del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), en Costa Rica.

La experta agregó que «esas zonas no van a desaparecer del todo, pero serán menos aptas para la producción de café».

En el reporte participó el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) de Colombia y contó con financiamiento de la organización ambientalista Conservación Internacional.

El estudio utiliza los escenarios futuros de cambio climático para modelar cómo se comportarían las zonas adecuadas para el cultivo del café arábiga, el más fino de las variedades del grano y que requiere zonas de altura y clima templado.

Los resultados apuntan a que países productores como Colombia, México, Guatemala y Costa Rica tienen más posibilidades de adaptarse a los cambios de temperatura porque tienen zonas más altas que pueden ser incorporadas para el cultivo de café.

Por el contrario, la investigación prevé perdidas de áreas cultivables en Honduras y Nicaragua, que tienen menos altura.

«Para la siembra del café se necesitan condiciones climáticas ideales, y ésas van a cambiar, probablemente se va a tener que sembrar café en otras áreas con temperaturas más bajas y más precipitaciones. Se buscaría áreas más altas», indicó Fung.

Los cambios podrían tener impacto social significativo por cuanto 80% del café en América Latina proviene de pequeños productores, con terrenos inferiores a cuatro hectáreas, según la versión del estudio publicado en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Science.

América Latina es la principal región productora de café, con cerca de 5.000 millones de kilos anuales. Brasil es el líder mundial en el cultivo del grano, y tiene otros grandes productores como Colombia, Honduras, Guatemala, México y Perú, según la Organización Internacional del Café (OIC), con sede en Londres.

La producción latinoamericana duplica a la de Asia, el segundo lugar mundial.

En tanto, áreas actualmente utilizadas para el cultivo del café podrían pasar a servir para otros cultivos de clima cálido, con la tendencia de calentamiento.

Fung mencionó que en el cantón costarricense de Turrialba, 45 kilómetros al este de San José, donde está la sede del Catie, se ha comenzado a cultivar caña de azúcar donde poco tiempo atrás había café.

– Abejas al rescate –

El investigador del CIAT, Pablo Imbach, destacó que este estudio es el primero que aborda el impacto del cambio climático sobre los polinizadores del café, aunque lo hace de manera preliminar.

Los investigadores modelaron la posible distribución de abejas, proyectaron cómo se desplazarían en busca de climas ideales para sobrevivir, y analizaron si había coincidencias con las áreas que serán aptas para el café

«Aunque el café no necesariamente depende de las abejas para polinizar, porque se puede autopolinizar, hay estudios que indican que la ayuda de las abejas aumenta la productividad del café, hace que el fruto sea más grande y homogéneo», explicó Fung.

De ahí el interés por saber si al disminuir los sitios aptos del café, las abejas podrían ayudar a amortiguar esa reducción.

«Lo más importante es mantener el hábitat para las abejas, y para eso conviene que los sembradíos de café estén cerca de bosques, que tengan árboles de sombra, cercas vivas y plantas nativas cerca de los cultivos», dijo Fung.

Eso proporcionará recursos para las abejas que ayudarán a preservar el cultivo de café, explicó la investigadora./AFP


Las mejores opciones para engañar al hambre

¿Hambre todo el día? Cuáles son los 9 snacks saludables para no comer de más

¿Hambre todo el día? Cuáles son los 9 snacks saludables para no comer de más
domingo, 27 agosto 2017 - 22:46 PM - Julio


Desayuno, almuerzo, merienda, cena. Esas son las comidas que deberían formar parte de la alimentación diaria. Sin embargo, a veces la ansiedad o el aburrimiento se disfrazan de hambre y atacan en horarios entre comidas para crear la ilusión de que el cuerpo está pidiendo alimentación. Así, víctimas de ese mecanismo común y de un mercado que ofrece productos creados «a la medida» de esos momentos de antojo, la mayoría de las personas caen en la trampa del snack.

Algunos expertos sostienen que todo el concepto de «snackeo saludable» es en realidad un oxímoron. El cuerpo humano, según argumentan estos especialistas, no fue construido para incorporar el hábito de comer todo tipo de bocadillos entre las comidas. «Incluso tres comidas al día podrían ser demasiado», indicó por ejemplo a la revista TIME el doctor Valter Longo, director del Longevity Institute de la Universidad del Sur de California, Estados Unidos.

Pero, a pesar de que puede ser una práctica engañosa, hay quienes de todas maneras no pueden evitarla y necesitan comer entre comidas para evitar llegar con tanta hambre a las comidas. En estos casos es aconsejable priorizar colaciones saludables antes que comida chatarra y elegir alimentos que provoquen una sensación generalizada de saciedad. A continuación, una lista de alimentos «apaciguadores» que, según la ciencia, pueden, incluso en pequeñas dosis, evitar un potencial futuro atracón.

Chucrut

El chucrut, un alimento típico alemán, aunque también es consumido en países como Francia, Polonia o Suiza, es una preparación que se lleva a cabo haciendo fermentar las hojas de repollo en salmuera. Gracias a la enorme cantidad de bacterias que posee, es considerado uno de los alimentos probióticos por excelencia.

Existe una gran cantidad de evidencia científica que sugiere que los alimentos fermentados apoyan la salud microbiótica del intestino. En particular, un tipo de bacteria llamada Lactobacillus -a menudo utilizada para hacer el chucrut de col fermentado- puede ayudar a calmar el apetito y también puede mejorar la capacidad del cuerpo para regular el azúcar en la sangre.

Pistachos

Tanto en adultos sanos como en aquellos que sufren de enfermedades metabólicas -como es la diabetes- comer pistachos ayuda a eliminar la ansiedad y el hambre y al mismo tiempo apoyar las respuestas saludables de la insulina después de las comidas.

Además, un estudio de 2015 descubrió que las personas que añadieron pistachos a sus dietas durante 10 semanas tenían niveles más saludables de ácidos grasos en la sangre. Los autores de ese análisis dan crédito a los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados del pistacho por los beneficios de la nuez.

Garbanzos

La adición de garbanzos y otras legumbres a una comida o un snack puede ayudar a sentirse hasta un 31 por ciento más lleno, según pudo demostrar una investigación. La salud y la función intestinal también mejoran entre los que comen regularmente garbanzos.

Una buena forma de incorporarlos es a través del hummus -una receta árabe- que es una preparación de puré de garabanzos con jugo de limón y diversos agregados como pimentón o ajo. Esta crema puede usarse como «dip» en picadas, como snack de media tarde o antes de almorzar.

Espinacas

Si bien no son el bocadillo más atractivo para comer a media tarde, las espinacas y otros vegetales de hojas verdes están llenos de membranas vegetales llamadas tilacoides, que aumentan la plenitud e inhiben los antojos dulces, según un estudio de 2015 de un grupo de investigadores suecos. Pueden hacerse buñuelos, incorporarlo en dips, omelettes, tortillas y tartas. Sin embargo, se recomienda no hervir la espinaca porque se eliminan tres cuartas partes de su contenido de nutrientes.

Porotos

Ricos en la fibra que ralentiza la digestión y la proteína que produce la saciedad, los porotos o frijoles son uno de los primeros alimentos que se recomiendan para no tener más ganas de comer. Incluso para aquellos que no tratan de perder peso, incorporar frijoles a la dieta resultó en pérdida de peso, según descubrió un estudio de 2016 en el American Journal of Clinical Nutrition. ¿A qué se debe? A que la proteína de la saciedad ayuda a llegar con menos hambre a las comidas.

Jengibre

Aunque existe actualmente demasiada conversación sobre los alimentos que pueden o no pueden «revolucionar el metabolismo», existe una buena cantidad de datos sólidos que sugieren que ciertos compuestos en el jengibre -como la capsaicina, que se encuentra en los pimientos picantes- pueden aumentar la tasa metabólica del cuerpo mientras que simultáneamente reduce el apetito. Además, a la capsaicina se le atribuyen propiedades anticancerígenas. Se puede tomar en infusión y agregar en snacks.

Huevos

Un huevo duro es uno de los snacks que más saciedad producen. Sucede que, además de su textura y consistencia, los huevos son una fuente completa de aminoácidos, tranquilizan la hormona ghrelin, que desencadena el hambre y los antojos y así quitan el hambre. Incorporarlaos en ensaladas, sándwiches o incluso disfrutarlos solos en sus diferentes preparaciones puede ser una buena idea para evitar los antojos.

Pochoclo

El pochoclo, el resultado de la explosión de los granos de maíz pisingallo, se asocia con un snack calórico y perjudicial para la salud por sus agregados de sal, caramelo o hasta chocolate. Sin embargo, son un excelente antioxidante, que produce en el estómago una excelente sensación de saciedad.

A pesar de que un pequeño tazón de ella es sobre todo aire, el engaño visual de sentir que se está comiendo una buena porción ayuda a engañar al cerebro para sofocar su apetito. Lo ideal es comprarlos crudos y prepararlos en casa con la menor cantidad posible de aditivos.

Café

Probablemente no es lo primero que se elige para calmar el hambre, pero beber café puede disminuir notablemente los niveles de la hormona del apetito, según un estudio reciente de investigadores alemanes y austriacos. Además, se pueden disfrutar todos los otros beneficios de esta bebida, caliente o fría.


Aunque parecen incompatibles...

Café y ejercicio: ¿es una combinación aconsejable?

Café y ejercicio: ¿es una combinación aconsejable?
jueves, 20 julio 2017 - 22:33 PM - Agencias


Cuanto más cansancio siente una persona, más difícil le es hacer ejercicio. Es por eso que existe un grupo de entrenadores de atletas de élite que sostiene desde hace tiempo que una inyección de cafeína antes de una sesión de entrenamiento o competición puede mejorar, un poco, el rendimiento al hacer más fácil el ejercicio vigoroso. Al menos con menos dolor y fatiga.

Pero, para un deportista promedio, ¿beber café realmente podría darle al entrenamiento una ventaja? Si bien la ciencia no tiene conclusiones sólidas todavía sobre el papel de la cafeína como una ayuda de entrenamiento, la investigación hasta ahora es alentadora.

El efecto principal de la cafeína en el cuerpo es aumentar el sentido de alerta y la excitación, lo que puede hacer que los entrenamientos no se sientan tan duros. También, según la evidencia científica actual, puede ayudar a los músculos a quemar más grasa. ¿Cómo? Los músculos usan glucógeno, una versión almacenada de la glucosa como energía y, cuando las reservas de glucógeno se agotan, los músculos se hacen más débiles y menos eficientes, produciendo agotamiento.

Pero los músculos también pueden quemar grasa, y cuando lo hacen, no se cansan tan fácilmente. La cafeína puede lograr que los músculos quemen grasa más rápidamente, lo que puede preservar las reservas de glucógeno y dar a los músculos más tiempo antes de que se desgasten. Esto conduce a un entrenamiento más largo y menos doloroso. Algunos investigadores también creen que la cafeína puede trabajar directamente en el músculo mejorando su eficiencia en la generación de energía.

Sin embargo, la cafeína puede tomar algún tiempo en hacer efecto. Los beneficios son más evidentes en períodos más largos de ejercicio de resistencia en lugar de ejercicios a corto plazo, ya que los músculos recurren primero al glucógeno. Todavía no es concluyente cuánto tiempo habría que hacer ejercicio para que la cafeína desencadene el cambio a la quema de grasa, pero la mayoría de los estudios han visto un buen efecto de la cafeína en los músculos después de aproximadamente dos horas. Los efectos energizantes de la cafeína empiezan a alcanzar el pico aproximadamente una hora después de la ingestión y pueden durar de tres a seis horas.

Otro dato poco claro es cuánto café se necesita para obtener los beneficios del ejercicio. Hasta hace poco, el pensamiento era que como el cuerpo puede llegar a ser tolerante a la cafeína, los bebedores de café regular necesitarían una taza extra para obtener los beneficios. Pero en un reciente estudio realizado por investigadores en Brasil, los bebedores regulares de cafeína -incluyendo los que tomaban alrededor de tres tazas de café todos los días– podían pedalear más rápido y por más tiempo en una bicicleta estacionaria después de tomar una píldora de cafeína, que contenía el equivalente de cafeína de cuatro tazas de café, en comparación con cuando no habían tomado la píldora.

Esta investigación existente sugiere que la cafeína podría ser una adición eficaz a un régimen de entrenamiento, siempre y cuando se añada con cuidado. La cafeína tiene por supuesto algunas desventajas, incluyendo dolores de cabeza, picos de la presión arterial y posibles úlceras de estómago, no es un pócima mágica de entrenamiento.

Los expertos del ejercicio sugieren beber una taza de café una hora aproximadamente antes de un entrenamiento y ver si el efecto ayuda en lograr un entrenamiento más fácil y con menos fatiga.


Indicaron dos estudios

Revelaron que tres tazas de café al día alargan la vida

Revelaron que tres tazas de café al día alargan la vida
lunes, 10 julio 2017 - 22:15 PM - Agencias


Beber café podría ayudar a vivir más tiempo, de acuerdo con dos extensos estudios internacionales difundidos el lunes.

Los expertos advirtieron, sin embargo, que los estudios estadounidenses y europeos, publicados en los Anales de Medicina Interna, no demostraron que el café fuera realmente la razón por la que muchos bebedores parecían tener vidas más largas.

Por el contrario, las investigaciones fueron de naturaleza observacional, lo que significa que mostraron una asociación entre el consumo de café y una propensión hacia la longevidad, pero no llegaron a probar causa y efecto.

El primer estudio, dirigido por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y el Imperial College de Londres, examinó a más de medio millón de personas en 10 países de Europa.

Aquellos que bebían unas tres tazas al día tendían a vivir más tiempo que los que no bebían café, reportó el estudio.

«Encontramos que un mayor consumo de café estaba asociado con un menor riesgo de muerte por cualquier causa y específicamente por enfermedades circulatorias y digestivas», dijo el autor principal Marc Gunter, del IARC.

El segundo estudio, que incluyó a más de 180.000 participantes de diversos orígenes étnicos en Estados Unidos, encontró ventajas para la longevidad sin importar que el café tuviera cafeína o fuera descafeinado.

Los bebedores de café tenían un menor riesgo de muerte por enfermedades del corazón, cáncer, derrame cerebral, diabetes y enfermedades respiratorias y renales.

Aquellos que bebían una taza al día tenían un 12 por ciento menos de probabilidades de morir en comparación con los que no bebían café.

Aquellos que bebían dos o tres tazas al día reducían el riesgo de muerte en 18 por ciento.

«No podemos decir que beber café prolongará su vida, pero vemos una asociación», dijo la autora principal Veronica Setiawan, profesora de medicina preventiva de la Keck School of Medicine de la Universidad del sur de California.

«Hasta ahora había muy pocos datos disponibles para la asociación entre el consumo de café y la mortalidad en personas no blancas en Estados Unidos y en cualquier otra parte«, afirmó la investigación.

«Estas investigaciones son importantes porque los patrones de estilo de vida y los riesgos de enfermedades pueden variar sustancialmente a través de los fondos raciales y los hallazgos de un grupo no necesariamente se aplican a otros», señala USC.

«El ver patrones similares en distintas poblaciones da un respaldo biológico sólido al argumento de que el café es bueno para usted ya sea blanco, afroamericano, latino o asiático«, aseguró Setiawan.

Entre otras posibles razones está que el café contiene una gran cantidad de antioxidantes y compuestos fenoles «que juegan un papel importante en la prevención del cáncer», destacó la científica.

Setiawan señaló que aunque el estudio no muestra la causa «o el punto en que los químicos del café pueden tener este ‘efecto de elixir’, está claro que el café puede ser incorporado en una dieta y un estilo de vida saludables».

«Si te gusta beber café, ¡bebe! Si no eres un bebedor de café, entonces tienes que considerar si deberías empezar», agregó.

(Con información de AFP y EFE)


Enemas de café y bayas de goji: ¿qué podría salir mal?

La cara oscura del ‘estilo de vida saludable’

La cara oscura del ‘estilo de vida saludable’
domingo, 25 junio 2017 - 06:00 AM - Agencias


Si alguna vez has abierto Instagram —aunque sea una vez en tu vida—, te habrás topado con la moda de lo sano que está arrasando en la plataforma. Habrás visto esas publicaciones atestadas de hashtags y emojis de todas las frutas habidas y por haber en las que se alaban los milagros de las dietas depurativas de 13 días a base de zumos y no habrás podido evitar pensar que sí, que todo este rollo sano tiene sentido. Estamos inmersos en la etapa de aceptación del bienestar. La saturación de imágenes y blogs sobre las dietas sanas es tal que incluso las bromas al respecto resultan ya muy trilladas.

Pero, ¿realmente es todo como lo pintan, vida sana y felicidad? Parece ser que no para Camilla*, modelo y estilista de Sídney a quien le pareció buena idea llevar a cabo un retiro saludable de 10 días para contrarrestar su frenético estilo de vida de fiestas continuas. Pero no fue fácil: al limitar la dieta al consumo de agua, zumos desintoxicantes y cáscara de psilio, acabó con tanta hambre que confiesa que al cuarto día se comió un plátano que había robado.

De todas formas, una cosa es tomar zumitos y otra muy distinta es tener que administrarse enemas de café cada cierto tiempo como parte del programa: Camilla se tenía que tumbar boca arriba, insertar un tubo en el ano y sostener la bolsa llena de café hasta que se hubiera vaciado. Una vez hecho eso, debía ir corriendo al baño, donde tenía una especie de colador acoplado a la taza del inodoro, de forma que se filtraban todas sus heces y Camilla podía ver con detenimiento todo lo que excretaba. ¡Qué divertido!

Cuando terminó el programa de desintoxicación, Camilla se pegó un atracón, y después de esta experiencia ha jurado que nunca más volverá a someterse a una dieta semejante. «Todo me sabía como si lo estuviera comiendo por primera vez. Respecto a mi cuerpo, por mi aspecto parecía que estuviera enferma terminal. Fue horrible», recuerda.

En el caso de Sarah*, la moda de las dietas sanas fue la excusa perfecta para ocultar su trastorno alimentario.

Sarah empezó su primera dieta siendo una adolescente, y desde entonces contar calorías se convirtió en una obsesión. Por eso no es de extrañar que se encontrara muy cómoda siguiendo una «alimentación sana» que le permitía controlar con todo rigor la ingesta, tomando solo alimentos ricos en nutrientes y sin azúcar.

«No recuerdo en qué momento mi obsesión se convirtió en anorexia, porque todo ocurrió de forma muy progresiva y natural. Estaba convencida de estar haciendo lo mejor para mi salud al contar las calorías que consumía y reduciendo cada vez más la ingesta», explica. «Lo de perder peso para tener una mejor figura viene después, cuando ya estás metida hasta el cuello en tu obsesión y tienes el juicio totalmente nublado«.

Cada día se convertía en una obsesión por contar calorías y encontrar formas convincentes de ocultar la comida que no se tomaba y de suprimir el apetito. Acabó por dejar de socializarse para evitar verse envuelta en situaciones en las que hubiera comida y perdió 15 kilos en seis meses. A esas alturas, las personas de su entorno empezaron a darse cuenta del problema.

«Se me puso la piel gris y tenía la cara hundida. Sin embargo, yo me veía fantástica y con un aspecto muy saludable y creía que podía mejorar aún más». A pesar de que no pasó mucho tiempo hasta que se puso en manos de especialistas, controlar el trastorno le costó a Sarah seis años de duro trabajo y recaídas constantes, y todavía hoy sufre las consecuencias.

«A veces echo la vista atrás y me cuesta creer que he pasado tantos años torturándome de esa manera. Todo empezó con querer ser más «saludable» y se precipitó hasta convertirse en una enfermedad mental de la que aún hoy no me siento del todo liberada. Aunque ahora ya no limito mi ingesta ni me doy atracones para luego vomitar, todavía no me he librado de ese impulso que me obliga a pensar que comer está mal o que debo controlar lo que como», confiesa.

Sarah señala que las redes sociales no le han hecho ningún bien en su intento por superar el trastorno, puesto que todas esas dietas que fomentan lo que se supone que es una dieta sana no son más que una forma de enmascarar una relación disfuncional con la alimentación.

Si bien es cierto que los trastornos alimentarios son el caso más extremo, los médicos en general coinciden en condenar este tipo de modas por diversas razones. La médico de familia Sophie Lee Johnston considera que las «dietas depuradoras» no son más que modas sin fundamento científico. En su opinión, este tipo de tendencias son preocupantes teniendo en cuenta que quienes las fomentan siempre tienen algo que ganar.

«Las manzanas son mucho más nutritivas que las bayas de goji, y sin embargo nunca oyes a ninguno de esos supuestos expertos hablar de sus propiedades beneficiosas», señala. «Lo mismo pasa con el fenómeno de los productos sin gluten. El gluten es una proteína compuesta de otras dos, gliadina y gluteína, y solo es ‘malo’ si eres celíaco. Es cierto que hay personas que muestran cierto grado de intolerancia al gluten, pero sospecho que lo que le ocurre a muchos otros es que son intolerantes al trigo».

Según Johnston, el 95 por ciento de las dietas no son efectivas para perder peso a largo plazo. El sector de los alimentos dietéticos se ha creado de forma que pueda ser sostenible económicamente y para convencer a los consumidores de que si una dieta no funciona, la culpa es suya y no del programa alimentario que están siguiendo. Asimismo, la pérdida de peso a corto plazo suelen considerarse «un éxito», mientras que ganar peso a largo plazo se percibe como «un fracaso». ¿Qué provoca esto? Que la gente vuelva a las dietas.

Por supuesto, también hay personas que obtienen beneficios de esta moda, sobre todo aquellas que publican contenido patrocinado en Instagram. Scarlet* es estratega digital en una agencia de publicidad especializada en contenido relacionado con el estilo de vida saludable en redes sociales. Generalmente, las marcas acuden a Scarlet para promocionar sus productos, ella desarrolla una idea creativa en torno a ellos y busca personajes influyentes en las redes para que los patrocinen.

«Hay una obsesión muy fuerte y estudiada por el ego, por hacer que la gente piense que su vida es una asco, pero que si llevan tu estilo de vida, pueden tenerlo todo», explica Scarlet. «Yo lo veo muy a menudo en las fotos del antes y el después. Veo, por ejemplo, una chica que tiene buena cara en la foto del antes y que ahora está imposiblemente en forma porque hace 300 flexiones al día«.

La vida aparentemente auténtica de estos gurús de la vida sana puede ser muy lucrativa —Scarlet ha llegado a cerrar tratos de 7.500 euros para la promoción de un producto en publicaciones de Instagram—, pero también parece agotadora: estas personas tiene que mantener constantemente el interés del público —un público que mira el móvil hasta 157 veces al día—, lo que les obliga a estar constantemente buscando formas de renovarse, mejorarse a sí mismos y desmarcarse de la competencia.

«Sin duda la era digital ha contribuido a democratizar el mercado, pero lo preocupante es el subproducto de estas modas», afirma.

Ally Garrett, escritora y actriz cuyo trabajo se centra en gran medida en temas relacionados con la positividad corporal, considera que es maravilloso que hacer sentadillas te ayude a sentirte fuerte y en forma, pero no es ningún requisito moral para existir en 2017.

Si bien todo el mundo es libre de cambiar su imagen según le convenga, Garrett señala que el problema son esas personas que, aprovechando su posición de poder e influencia, fomentan hábitos alimentarios poco saludables entre un público más vulnerable, especialmente cuando seguir un régimen —ya sea una dieta depurativa o eliminando determinados alimentos para comer «más sano»— se percibe como un acto de virtuosismo.

«El significado de ‘salud’ es muy personal. Para mí se trata de hacer ejercicio que te haga sentir bien pero también cuidar mi salud mental. No veo a nadie que cuelgue fotos en Instagram de tareas muy importantes para la salud como una visita al dermatólogo para que compruebe ese lunar que te ha salido, o al fisioterapeuta. Solo veo imágenes de Buddha Bowls o de posturas de yoga, imágenes que remiten directamente a las supuestas virtudes de la dieta y de mantener una cintura de avispa. Con una legión de 116.000 seguidores en Instagram, Dani Stevens niega que su forma de abordar la alimentación sea una simple moda.

«Simplemente como productos frescos en la cantidad que quiero y cuando quiero, siempre y cuando mis platos tengan todos los colores del arcoíris».

Esta madre de cuatro niños asegura que si ella fue capaz de deshacerse de un total de 90 kilos ganados durante los cuatro embarazos, cualquiera puede conseguir los mismos resultados.

‘Transformation Tuesdays’ no es una moda, sino un programa que consiste en comer alimentos que estén vivos.

«No como nada que esté muerto, sea venenoso o tóxico para mí o mi familia. La vida es una semilla: plántala y crecerá y te proporcionará los nutrientes que el cuerpo necesita y merece«.

El sitio web de Stevens contiene un mensaje en el que indica que es una madre convencional y que este es su proyecto personal: «No soy nutricionista ni entrenadora personal, y siempre aconsejo a mis lectores que consulten con su médico antes de probar mis programas, ya que podrían tener consecuencias de algún tipo en su estilo de vida».

El mensaje de Stevens es que los seguidores aprendan a estar a gusto con su vida diaria. «Un sitio saludable proporciona salud a quien vive en él». Para ella, la felicidad es una droga natural.

*Se han cambiado los nombres a petición de las personas aludidas.

Publicado originalmente por VICE.com


Las mejores técnicas para lograr la fragancia de un 0 kilómetro

6 trucos infalibles para recuperar el olor a "auto nuevo"

6 trucos infalibles para recuperar el olor a
viernes, 23 junio 2017 - 06:30 AM - Agencias


Con el correr de los meses, el famoso olor a auto nuevo desaparece. Las comidas rápidas, las bebidas, el humo del cigarrillo, la humedad; todas contribuyen a que ese aroma encantador se evapore y dé lugar a una mezcla de hedores desagradables difíciles de quitar. A continuación, una serie de tips para recuperar esa fragancia primeriza:

Bicarbonato

El bicarbonato de sodio no tiene fragancia en sí, pero dentro de sus propiedades se encuentra la de neutralizar el mal olor de otras sustancias. Se recomienda espolvorear tanto en alfombras como en asientos después de haberles pasado la aspiradora con el objetivo de eliminar olores de comida que quedaron impregnados.

Café

Al igual que el bicarbonato de sodio, el café contribuye a neutralizar el aroma que se desprenden de ciertos alimentos. Sin embargo, tiene una diferencia: el café tiene su olor propio. Por lo tanto, es un truco recomendado solo para amantes de la cafeína. Consiste en dejar un recipiente con orificios con café molido sin utilizar dentro.

Subir la temperatura interior

Sirve cualquiera sea la temperatura exterior. En invierno, con las ventanillas altas y la calefacción encendida se logra el calor deseado. En verano, basta con dejar el auto expuesto a la luz solar para que se caliente. ¿Cuál es el objetivo? La alta temperatura hace que el mal olor impregnado se evapore. Una vez logrado el calor interno, abrir las puertas y dejar que el hedor salga por sí solo.

Evitar el desodorante de ambiente

Muchas veces se presenta como la opción más sencilla: llenar el coche con una fragancia para eliminar el mal olor. Sin embargo, los desodorantes de ambiente tan solo maquillan el auto, pero no tienen el mismo efecto a largo plazo. Se recomienda recurrir a este tipo de productos solo cuando el hedor ya está eliminado del auto para darle una fragancia a gusto.

Vinagre blanco

Una botella bien cerrada de vinagre blanco de alcohol siempre es un complemento bienvenido en el auto. Utilizando un paño suave apenas sumergido en una mezcla de vinagre y agua, contribuye a la eliminación de olores difíciles de sacar. Funciona como desengrasante y desinfectante natural.

Mostaza seca

Pese a que su aroma es poderoso, en cierto punto desagradable, la mostaza diluida en agua forman un combo explosivo con la capacidad de quitar los olores más fuertes. ¿Cómo lograr el compuesto? Verter una taza de mostaza seca, ya sea en polvo o granos triturados, en un pequeño balde de agua. Luego pasarle el diluido a un envase que permita rociar las alfombras, los tapizados e incluso las ruedas del auto.


Hábitos alimentarios contraproducentes

Los 10 errores que todos cometen durante una dieta

Los 10 errores que todos cometen durante una dieta
lunes, 20 marzo 2017 - 06:00 AM - Agencias


Aunque el objetivo final no sea adelgazar, la creciente concientización por la necesidad de seguir un estilo de vida saludable logró crear hábitos de alimentación en una gran porción de la sociedad. Pero aunque la intención de comer bien esté presente, no es fácil saber todo sobre nutrición.

«A menudo hablo con clientes que creen que están tomando buenas decisiones y no se dan cuenta de que los pequeños descuidos están en su camino de salud óptima», señaló la nutricionista Cara Rosenbloom, que diseño para The Washington Post una lista de errores comunes que son fáciles de reparar:

– Batidos repletos de calorías

Resulta muy fácil lanzar una combinación de superalimentos en una licuadora y beberlos con la excusa de que es saludable. Los arándanos, la mantequilla de cajú, las semillas de chía, bananas y la leche de coco suenan como un elixir propios de un desayuno de campeones, pero estos brebajes pueden convertirse rápidamente en bombas de calorías.

Lo ideal según los expertos es mantener los batidos, licuados y smoothies en un rango de 300 calorías con porciones pequeñas (alrededor de 200 o 300 gramos), usando más verduras que frutas, y combinadas con nueces y semillas.

– Tomar suplementos dietarios con café

Las altas cantidades de cafeína que contiene una taza pueden obstaculizar la capacidad del cuerpo de absorber algunas de las vitaminas y minerales que contienen los suplementos dietarios como el calcio, hierro, vitaminas B y D. Otras bebidas como el té o el mate también contienen cafeína. Lo recomendable es disfrutar el café alrededor de una hora antes de tomar suplementos.

– Incorporar semillas de lino enteras

Las semillas de lino están llenas de grasas omega-3, fibra y lignanos (antioxidantes), que benefician a la salud del corazón. Pero las semillas de lino enteras pueden pasar a través de los intestinos sin ser digeridas, lo que significa que se perderán sus beneficios. El consejo de expertos es comprar semillas de lino molidas en su lugar, o pasarlas por un molino de café o especias antes de agregarlas a las comidas.

– Comprar yogures equivocados

El yogur es leche fermentada y los alimentos fermentados contienen probióticos. Por lo tanto, la lógica dictaría que todos los yogures son ricos en probióticos, pero desafortunadamente no es el caso. Si el yogur se ha calentado o pasteurizado, los probióticos se destruyen y no es posible agregarlos.

Hay que comprar yogures que en su etiqueta digan «bacterias activas» o comprobar las listas de ingredientes de los nombres de probióticos específicos (lactobacillus acidophilus, L bulgaricus, entre otros) Esas bacterias beneficiosas ayudan a la digestión y apoyan el sistema inmunológico.

– Eliminar el consumo de frutas para reducir el azúcar

La principal fuente de azúcar en la dieta occidental son las bebidas endulzadas, no la fruta. Los refrescos azucarados no tienen nutrientes beneficiosos, mientras que la fruta tiene fibra, vitaminas y antioxidantes protectores. Aún así, es común que haya gente que elimine las frutas creyendo que así consumen menos azúcares. En general, no es perjudicial el exceso de fruta y sí el exceso de azúcares agregados.

-Tomar leche de almendras sin sacudir el envase

Las alternativas de la leche de vaca hechas de la soja, almendras, castañas de cajú o del arroz se fortifican a menudo con calcio y vitamina D. Pero los alimentos agregados no se adhieren bien al líquido y tienden a hundirse al fondo del envase. Si estos productos son consumidos sin ser agitados primero es posible que no se reciban adecuadamente los beneficios de las vitaminas y minerales añadidos.

– Confiar en las afirmaciones como «bajo en grasa» y «sin azúcar»

Durante muchos años, la industria ha engañado a sus consumidores con etiquetas que juran que la comida no contiene grasa, azúcar o gluten. Sin embargo, esto es engañoso. Los alimentos ultra-procesados pueden estar sin grasa o sin azúcar, pero también están cargados con conservantes o ingredientes refinados. Se recomienda leer las listas de ingredientes y elegir alimentos que estén lo más cerca posible de lo natural.

– Evitar aderezo en ensaladas

Las verduras contienen vitaminas liposolubles A, E y K, y una serie de antioxidantes que requieren grasa para ser absorbidas. Si se evita el aceite y el vinagre a la hora de comer una ensalda, se pierden sus nutrientes clave. Se recomienda servir las verduras con aderezo a base de aceite, nueces, semillas o palta para aumentar drásticamente la capacidad de su cuerpo para absorber los nutrientes beneficiosos de los vegetales.

– Porotos enlatados en comidas sin carne

Los frijoles son una fuente increíble de fibra y proteínas, pero las variedades enlatadas pueden tener cerca de mil miligramos de sodio por taza. Eso representa dos tercios de lo que se necesita en un día entero. Son más recomendables latas que digan «sin sal añadida» o «bajo en sodio». En caso de no encontrarlos, es bueno drenar y enjuagar los porotos enlatados, lo que eliminará aproximadamente el 40 por ciento del sodio.

– Revitalizarse con bebidas deportivas

Las bebidas deportivas están destinadas a reemplazar fluidos y electrolitos que se pierden cuando se suda excesivamente, y son adecuados después de los deportes de resistencia como un partido de fútbol o una maratón. Pero el azúcar y la sal adicionales en bebidas deportivas no son necesarios para un ejercicio casual con un mínimo de transpiración. Después de un paseo, la mejor opción es la hidratación con agua. (Con información Infobae)


El consumo medido de cafeína alargaría la vida

El beneficio inesperado que otorgaría un café por día

El beneficio inesperado que otorgaría un café por día
lunes, 13 marzo 2017 - 16:52 PM - Agencias


Hace algunos meses, la consultora estadounidense Bloomberg advirtió sobre el consumo masivo de café en los Millennials que se estaba dando en el mundo. La demanda no solo creció en los países que más consumen, sino que son muchos los sitios que comenzaron a experimentar como el grupo demográfico de entre 19 y 34 años prefiere esta bebida milenaria por sobre otras.

El café es una clásica infusión. Tomar una taza, acompañada con leche, con o sin azúcar, es parte de la rutina diaria de muchas personas que eligen esta bebida sin importar el lugar o el horario. En los últimos días, una investigación estadounidense consolida la idea de consumir un café a diario, ya que otorgaría un beneficio clave para las personas: prolongaría su vida.

El estudio surgió por un equipo de investigadores del Instituto para la Inmunidad, el Trasplante y la Infección de la Universidad de Stanford en California (Estados Unidos), quienes creen haber descubierto uno de los mecanismos subyacentes a esta asociación.

Los expertos fueron contundentes: el consumo de cafeína contrarrestaría el proceso inflamatorio que podría impulsar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en la vida adulta. De allí surge que la cafeína, gracias a sus propiedades anti-inflamatorias, aumenta la vida útil.

Para realizar el informe, publicado en  la revista Nature Medicine, los investigadores analizaron los procesos inflamatorios que podrían contribuir a la mala salud del corazón en la edad avanzada, analizando un grupo de adultos sanos de entre 20 y 30 años de edad, y un grupo de adultos sanos mayores de 60 años. Al evaluar las muestras de sangre de cada participante, identificaron dos grupos de genes que estaban más activos en el grupo de mayor edad. Dichos genes estaban vinculados a la producción de IL-1-beta, un tipo de proteína que elabora leucocitos y que se produce en grandes cantidades como respuesta a infecciones o cualquier tipo de lesión o estrés.

Fue ese el punto que llevó a los expertos a examinar la historia médica de cada uno de los participantes mayores. Esta «segunda investigación» posterior reveló que los participantes más mayores, que tenían alta actividad del grupo de genes, también eran significativamente más propensos a tener rigidez arterial -un factor de riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular- en comparación con los sujetos que tenían baja actividad del grupo de genes.

Los autores del estudio encontraron (al evaluar la ingesta de cafeína de los participantes) que la sangre de los adultos mayores con una actividad baja en estos grupos de genes, era más probable que contuviese metabolitos de cafeína.

«Que algo que mucha gente beba -y realmente le guste beber- pueda tener un beneficio directo fue una gran sorpresa para nosotros. Lo que hemos demostrado es una correlación entre el consumo de cafeína y la longevidad. Y hemos demostrado más rigurosamente, en pruebas de laboratorio, un mecanismo muy plausible para explicar por qué esto podría ser así», dijo el profesor Mark Davis, líder del trabajo.

Al incubar células inmunitarias con los metabolitos de la cafeína y los metabolitos de ácidos nucleicos, descubrieron que los metabolitos de la cafeína impidieron los efectos inflamatorios de los metabolitos de los ácidos nucleicos. (Con información Infobae)


Cómo transformar la rutina laboral

8 hábitos matutinos para ser más productivo en el trabajo

8 hábitos matutinos para ser más productivo en el trabajo
miércoles, 1 marzo 2017 - 06:30 AM - Agencias


En el trabajo, cada mañana parece el inicio de un día eterno, donde se podrán realizar todas las tareas, concretar todas las reuniones y terminar a horario. Sin embargo, de manera constante, las distracciones, las demoras y algunos hábitos poco saludables atentan contra la planificación y la productividad.

La cafeína, las reuniones mal programadas o hasta responder los mails como primera tarea son algunos de los obstáculos de una rutina laboral organizada. Cuáles son los hábitos que hay que desterrar de todos los días de trabajo:

No llegar tarde

Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard, “los jefes prefieren a los empleados madrugadores que a los trasnochadores”.

Evitar tomar café

Si sos de los que necesita un café para arrancar, el horario ideal es a partir de las 9.30 am ¿Por qué? El cortisol es la hormona que regula la energía en el organismo, lo normal es que esté en su punto más alto entre las 8 y las 9 de la mañana. Si tomas café durante ese tiempo, el cuerpo produce menos cortisol y cada vez dependerás más de la cafeína.

No responder todos los mails

Liberar toda la bandeja de correo al empezar la jornada es algo muy liberador. Pero si lo haces, de alguna manera estás permitiendo que otros organicen tu agenda. Tal y como aconseja Michael Kerr -business coach internacional- “deberías priorizar, leer los urgentes y planificarte para responder al resto más tarde”.

Evitar organizar reuniones a primera hora

Está comprobado que: “las reuniones matinales que suceden a primera hora son un gasto de recursos cognitivos”. De acuerdo con Laura Vanderkam, autora de ‘Qué hacen las personas de éxito antes de desayunar’, las primeras horas del día deben dedicarse a tareas que requieren concentración y creatividad. Si necesitas reunirte con tu jefe o tus compañeros, que sea a media tarde.

No posponer lo importante

“La energía y la fuerza de voluntad tienden a flaquear a medida que avanza el día”. No malgastes tu energía. Los grandes líderes priorizan, resuelven lo urgente temprano y luego dedican tiempo a planificar lo siguiente.

No pretender ser multitarea

Es una realidad que tener más energía a primera hora de la mañana nos hace sentir que somos capaces de hacer un montón de cosas a la vez y controlarlas todas. Los estudios aseguran que “el multitasking puede perjudicar el rendimiento en las tareas más importantes”. Por eso es importante ir de a una y centrarnos en la principal durante al menos los 15 primeros minutos de la mañana.

Evitar comenzar el día sin un programa mental

“Anota tus prioridades y obligaciones, revisa tus citas y programa tu día completo”, aconseja Lynn Taylor -experta en workplace-. Adelantarnos a los acontecimientos nos asegurará estar siempre preparados para lo que pueda surgir y que nunca nos encuentren desprevenidos.

No centrarse en pensamientos negativos

No permitas que las experiencias negativas te distraigan de las tareas profesionales desde primera hora del día. Si tuviste un problema «podrás revisarlo y darle una solución más adelante”, asegura Lynn Taylor. (Con información Infobae)