Argentina da el salto a mercado emergente en una situación económica delicada


Economía

Argentina da el salto a mercado emergente en una situación económica delicada

Argentina da el salto a mercado emergente en una situación económica delicada
Mauricio Macri, presidente de Argentina. Foto archivo
sábado, 23 junio 2018 - 10:54 AM - Agencias


El salto de Argentina al mercado emergente desde la categoría de frontera en los índices de MSCI supondrá un mayor flujo de capitales al sector financiero del país y un empujón a su confianza en un momento especialmente delicado por la fragilidad del peso y la llegada del FMI.

Este miércoles, la calificadora estadounidense MSCI devolvió a Argentina una posición que había perdido en 2009, dentro de una clasificación que es tomada como referencia por buena parte de los fondos e inversores internacionales, que tienden a igualar en sus carteras la composición de esos índices, en los mercados de acciones y de deuda.

El profesor e investigador de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Católica Argentina Ignacio Carballo explicó a Efe que la clave para la llegada prevista de un mayor flujo de capitales es que el mercado de los países emergentes, que la nación sudamericana ahora comparte con otros como China o Rusia, es 80 veces más grande que el de economías «de frontera», que incluye a Serbia o Líbano.

Esto, junto a una menor percepción de riesgo, atraerá a Argentina unas inversiones que los analistas estiman entre 3.000 y 5.000 millones de dólares, aunque con destino al sector financiero, mientras que su impacto en la economía real sería mucho más tardío y sujeto a condicionantes.

Carballo afirmó que una de las primeras reacciones será una revalorización de las acciones argentinas, y de hecho, este jueves, en la primera jornada tras conocerse la decisión de MSCI, la Bolsa de Buenos Aires rebotó más de un 6 %, un beneficio directo que, para los más optimistas, hará que esas compañías apuesten por inversiones productivas.

Además, las firmas cotizadas tendrán la posibilidad de financiarse en el mercado de valores, en vez del de crédito, poco accesible por las elevadas tasas de interés, lo que a su vez dejaría disponible un mayor flujo de préstamos para las empresas que no forman parte de los mercados bursátiles.

También la deuda de Argentina, en su condición de emergente, tendría una mayor demanda que, por consiguiente, abarataría su coste, aunque tras acudir al rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI) el recurso a la financiación privada será mucho menor en los próximos años.

Pero en un plano más amplio, el haber mejorado en su calificación tiene una implicación en la confianza que genera Argentina, destacó Carballo, en un momento de importantes dificultades económicas que se han plasmado especialmente en la caída del peso, cuyo valor ahora puede verse sostenido por la llegada de capitales extranjeros.

«Recordemos que cuando hablamos de ‘corrida’ cambiaria estamos hablando de desconfianza», señaló el economista, para quien el ascenso en la categoría de MSCI imprime un «aire optimista» en medio de una situación de incertidumbre.

Argentina pasó a ser considerada como mercado de frontera en 2009, durante el Gobierno de Cristina Fernández (2007-2015), ya que los índices de la calificadora estadounidense están ligados al adecuamiento a las «normas de juego» internacionales, que Carballo ejemplificó con cuestiones como la fiabilidad de las estadísticas o las restricciones a la circulación de capitales e inversiones.

La vuelta al grupo de mercados emergentes había sido una de las metas del Gobierno de Mauricio Macri desde que asumió el poder, con medidas como la supresión del conocido como «cepo» cambiario (que ponía trabas a la compra de dólares), y un discurso en el que tiene mucho peso la promesa de nuevas inversiones privadas./EFE

LO MÁS VISTO

Economía

Agencia Moody's afirma que calificaciones de Banco Unión están con perspectiva estable

Agencia Moody's afirma que calificaciones de Banco Unión están con perspectiva estable
jueves, 2 noviembre 2017 - 16:57 PM - Agencias


 La agencia calificadora de riesgos Moody»s afirmó todas las calificaciones y evaluaciones del Banco Unión con una perspectiva estable pese al desfalco de 37,6 millones de bolivianos que sufrió esa entidad estatal de Bolivia.

Moody»s reportó que «el impacto potencial sobre el fondeo y la liquidez del banco derivado del presunto fraude realizado por empleados (…) son contrarrestadas por mejoras recientes en el nivel de capitalización del banco, la reducción en su riesgo de activos y su sólida liquidez».

En septiembre último, autoridades del Banco Unión desvelaron un millonario desfalco, Juan Pari, principal acusado, realizó transacciones en las sucursales de Achacachi y Batallas para robar 37,6 millones de bolivianos.

El caso derivó en la destitución de la gerente general, el directorio y el síndico del Banco Unión, al menos 35 funcionarios son investigados, ocho guardan detención preventiva en cárceles.

«A pesar de que el impacto monetario directo del fraude aparentemente es limitado, los despidos parecen reflejar la preocupación del gobierno respecto a deficiencias en el gobierno corporativo y en los controles de administración de riesgos que permitieron que el fraude ocurriera», señala el reporte de Moody»s.

La agencia estableció además que las calificaciones de Banco Unión también consideran la muy alta probabilidad de que la entidad estatal reciba soporte financiero del Gobierno en caso de un evento de «stress financiero».

«Moody’s considera que el banco se encuentra respaldado por el gobierno, considerando que es propiedad estatal, su significativa participación de mercado en términos de depósitos, su rol como agente financiero del gobierno y de empresas estatales, y su misión social de expandir el acceso a los servicios financieros. El respaldo del gobierno al banco se refleja también en la calificación en escala nacional de Bolivia de Aaa.bo, la cual es la más alta de las tres alternativas correspondientes a su calificación global de Ba3, y su perspectiva estable, la cual se encuentra en línea con aquella de la calificación del gobierno de Bolivia», concluyó. /ABI