Bomberos combaten incendios en California, donde se esperan cortes de energía masivos


Más de mil bomberos intentaban contener el fuego

Bomberos combaten incendios en California, donde se esperan cortes de energía masivos

Bomberos combaten incendios en California, donde se esperan cortes de energía masivos
sábado, 26 octubre 2019 - 16:07 PM - Agencias


Los bomberos en California seguían combatiendo varios incendios hoy, incluido uno al norte de San Francisco y otro cerca de Los Ángeles, y se esperaba que los cortes de energía preventivos afectaran a cientos de miles durante el fin de semana.  

El incendio «Kincade» devoraba la región vinícola de Sonoma, cerca de San Francisco, desde el miércoles por la noche.

Más de mil bomberos, apoyados por una docena de bombarderos de agua y cien camiones, intentaban contener el fuego.

El viernes por la noche, el incendio se extendió por más de 9.000 hectáreas y ha destruido al menos 49 edificios, según el Departamento de Bomberos de California.

Los fuertes vientos provocaron que las condiciones meteorológicas fueran extremadamente propicias para la expansión del fuego.

«Este es definitivamente un evento que llamamos histórico», dijo el meteorólogo David King, citado por el periódico Los Angeles Times.

El gobernador del estado Gavin Newsom fue al terreno y aseguró a los periodistas que vio lo que parecía «una zona de guerra».

La compañía de servicios públicos más grande del estado, Pacific Gas & Electric Co., anunció el viernes planes de cortar el suministro eléctrico a 850.000 hogares a partir de este sábado en 36 condados, debido a pronósticos de «clima seco, caluroso y ventoso», un «evento climático que podría ser el más poderoso en California en décadas». La medida afectará a unos 2 millones de personas, según los medios locales.

Las autoridades aún no han determinado la causa del siniestro, pero PG&E informó de un incidente en una de sus líneas cerca del punto de origen del incendio Kincade solo siete minutos antes de que se iniciaran las llamas, informaron el jueves los medios locales.

Las autoridades evacuaron a todos los habitantes del pequeño pueblo de Geyserville y la región de viñedos que lo bordean, incluido uno que pertenece al famoso director estadounidense Francis Ford Coppola.

Muchos residentes de Geyserville apenas han tenido tiempo de reunir algunos negocios antes de ver el aumento de las llamas. «Pensamos que el incendio estaba a tres kilómetros de distancia, pero no tomamos en cuenta el viento. De hecho, el incendio se movía a unos 20 km/h», explicó a Los Angeles Times Dwight Monson, de 68 años.

Miles de bomberos movilizados

Cientos de kilómetros al sur, otro incendio llamado «Tick», estaba contenido solo en un 10% el viernes por la noche, y cubría 1.600 hectáreas, según los bomberos.

El incendio, que ocurrió el jueves por la tarde, amenazó a casi 10.000 edificios en esta área al norte de Los Ángeles.

«Las temperaturas en 30 grados, con baja humedad, se combinarán con vientos de hasta 100 km/h para crear condiciones favorables para el comportamiento extremo del fuego y la rápida propagación«, tuitearon los servicios meteorológicos.

Las autoridades locales fueron de puerta en puerta en Santa Clarita, a 50 kilómetros de Los Ángeles, para advertir a los residentes sobre la llegada de las llamas y pedirles que se fueran, informaron los medios locales.

Todas las escuelas del área permanecieron cerradas el viernes, así como una carretera muy transitada.

Según las autoridades, el incendio quemó al menos seis casas. Para combatir el incendio Tick, el Departamento de Bomberos de California ha movilizado a más de 1.300 hombres, asistidos por cuatro helicópteros.

La temporada de incendios regularmente causa estragos en California. A principios de noviembre de 2018, el incendio «Camp Fire» destruyó la pequeña ciudad de Paradise, en el norte del estado, dejando un saldo de 86 fallecidos y decenas de miles de desplazados.

También se produjeron incendios importantes en Baja California, México, particularmente en la región de Tecate que limita con Estados Unidos. Según una evaluación inicial del viernes por la noche, dejó tres muertos y más de 150 casas destruidas. /AFP

LO MÁS VISTO

Sede de la tecnológica

Apple Park, entre los edificios más caros del mundo

Apple Park, entre los edificios más caros del mundo
El enorme aro en California está valuada en USD 4.170 millones
domingo, 14 julio 2019 - 06:00 AM - Agencias


Apple Park es un enorme aro en Cupertino, California, pero también es la sede oficial de la tecnológica y de acuerdo con una nueva evaluación realizada este semana y reportada por el medio británico The Guardian, está valorado en USD 4.170 millones, lo cual lo convierte en uno de los edificios más caros de todo el mundo.

Según David Ginsborg, asesor ajunto del condado de Santa Clara, la sede cuesta USD 5.000 millones para construir. A comparación, el Burj Kalifa, en Dubai, el cual es el edificio más alto del mundo cuesta USD 1.500 millones y el resort Marina Bay Sands, en Signapur, tiene un valor de alrededor de USD 5.500 millones.

Por lo general, explica Ginsborg, el valor de mercado de un edificio es similar al costo de su construcción más el terreno que ocupa. Sin embargo, determinar el costo del Apple Park fue un desafío importante para las autoridades inmobiliarias.

Su diseño circular, similar al de una nave espacial de la cultura pop, en combinación con los materiales de vidrio tratado y azulejos especialmente diseñados para él, así como todos los pinos del desierto de Mojave fueron elementos que les complicó el trabajo. «Pero al final del día es un edificio de oficinas y así pudimos ponerle un precio«, señaló.

La ley de California señala que Apple deberá pagar alrededor del 1% en impuestos a la propiedad. Esto se traduciría en USD 40 millones que la empresa debe pagar cada año al estado. No obstante, los críticos han argumentado que la cantidad, una pequeña fracción de los ingresos de la compañía no compensa su contribución a la crisis de la vivienda.

Apple ayuda a financiar la escuela primaria local y los servicios locales de lucha contra incendios. Además, como parte de un acuerdo para el desarrollo de Apple Park, la compañía pagó USD 5.85 millones en un fondo de vivienda asequible y también invirtió USD 75 millones para mejorar la infraestructura y facilitar el tráfico en varias ciudades aledañas.

Sin embargo, una investigación de Bloomberg demostró que la empresa fundada por Steve Jobs se beneficia de un acuerdo de incentivos fiscales con la ciudad de Cupertino, la cual le ha devuelto casi USD 70 millones en recaudaciones de impuestos sobre las ventas de los último 20 años.

La nave espacial de la compañía de la manzanita es la mayor contribuyente de propiedades en el condado. Además, se trata de uno de los empleadores más importantes del condado porque da cabida a cerca de 12.ooo personas para que trabajen en sus oficinas.

En la creación del Apple Park, así como de muchos de sus muebles fueron diseñados por Jon Ive, uno de los más importantes integrantes creativos de la tecnológica, quien hace unas semanas anunció su retiro de la empresa para fundar su propia firma de diseño, llamada LoveFrom.


"Estamos muertos de miedo"

Así vivieron el terremoto de California los vecinos de las localidades más cercanas al epicentro

Así vivieron el terremoto de California los vecinos de las localidades más cercanas al epicentro
El terremoto causó miedo en la población./Foto Internet
domingo, 7 julio 2019 - 09:18 AM - Agencias


Dos días de temblores intermitentes puntuados como los terremotos más significativos vistos en California en años han dejado a los residentes «muertos de miedo».

Las advertencias sobre la posibilidad de que un sismo más intenso siguiera al terremoto que asoló el 4 de julio al sur de California, se cumplieron el viernes por la noche, cuando un terremoto de magnitud 7.1 golpeó a la región a las 08:19 p-m. hora local, a unas 125 millas al noreste de Los Ángeles.

El epicentro se situó en un área remota a unas 10 millas del noreste de Ridgecrest, California, una ciudad de 28.000 personas que ya había declarado el estado de emergencia, después de que un sismo de magnitud 6.4 la sacudiera el jueves. Sus residentes, sobresaltados tras el primer temblor, sufrieron un nuevo episodio de ansiedad por el severo siniestro del viernes, y se espera que «un enjambre» persistente de réplicas les atormente durante días, si no semanas.

«Estamos muertos de miedo», dijo Nancy Pace, de 66 años, que dirige el negocio pastelero Bake My Day, y y teme que otro gran sismo les golpee en «cualquier segundo».

«Toda la ciudad está al borde del caos definitivamente», dijo a The Washington Post el sábado. «Estamos realmente luchando con eso. Nos sentimos agradecidos de no haber sufrido un desastre masivo todavía, pero estamos lidiando con nuestros propios sentimientos de estar asustados».

Pace y su compañera de piso fueron «golpeadas de un lado a otro contra las paredes» durante el terremoto del viernes por la noche, uno de los mayores de la historia de California – y tenían tanto miedo de que su casa colapsara tras una réplica que durmieron fuera al aire libre junto a sus vecinos. Pero no tuvieron un descanso apacible.

«Cada vez que intentaba dormirme empezaba otro temblor», contó.

El terremoto del viernes por la noche fue 11 veces más fuerte que el sismo original, y el geofísico estadounidense de estudios geológicos de EEUU, Paul Caruso, dijo que la región podría sentir réplicas más fuertes como resultado. Fue parte de un «enjambre» de terremotos que golpearon a la zona, ubicada al oeste de Mojave Deser. Al ser mayor que el terremoto de 6.4 del jueves, el del viernes sería el temblor principal, dijo Caruso.

Podrían llegar más. Lucy Jones, un destacado sismólogo de California, tuiteó que se esperan réplicas de entre 5 y 6 en la escala de Richter y que el terremoto tenía una posibilidad entre 20 de ser seguido por algo incluso mayor.

Las pequeñas comunidades del desierto lucharon para encontrar su equilibrio el sábado. Sus vecinos del sur han mantenido un ojo cauteloso sobre los disturbios allí, preguntándose si serán los próximos.

En el vecindario Echo Park de Los Ángeles, Miguel Fuentes, de 25 años, dijo que sintió ambos terremotos y que no le asustaron. Pero la posibilidad de un sismo mayor provocó que Fuentes hiciera una pausa.

«Bueno, quizás estoy preocupado por el gran terremoto», dijo. «Es algo en lo que pensar, está claro».

Los residentes de los Ángeles denunciaron en redes sociales que la aplicación ShakeAlertLA aún no ha enviado una sola alerta. La herramienta, parte de un sistema mayor construido por el Servicio Geológico de EEUU (USGS), disponible desde el 31 de diciembre, fue diseñada para enviar mensajes cuando se espere un temblor «potencialmente peligroso» en un área determinada.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que el umbral para activar alertas se pudo haber establecido demasiado alto, y están considerando notificar a los usuarios de terremotos de una menor magnitud./Infobae


Hipótesis Universidad Estatal de Utah

La falla de San Andrés y el próximo gran terremoto

La falla de San Andrés y el próximo gran terremoto
La geóloga de la Universidad Estatal de Utah, Susanne Jänecke, formuló una hipótesis sobre la ubicación y la geometría de la zona donde podría ocurrir el próximo gran sismo
viernes, 5 julio 2019 - 06:00 AM - Agencias


El sismo de este jueves generó preocupación entre los habitantes de California y estados aledaños, debido a la ubicación de la latente actividad de la falla de San Andrés que discurre por unos 1300 km a través del estado de California, en Estados Unidos y Baja California, en México.

Debido al movimiento de la placa del Pacífico, que penetra por el golfo de California y hacia el norte de la falla de San Andrés, en los próximos 50 000 años la península de Baja California se desplazará hacia el norte, separándose de México y convirtiéndose en una isla.

Como consecuencia de esta falla se originan numerosos terremotos de forma constante, la mayoría de forma imperceptible, algunos otros de considerable magnitud como los de 1857, extendiéndose desde Parkfield (en:) hasta El Cajón (magnitud estimada: 8,0); el de San Francisco de 1906 (magnitud estimada: 7,8); el terremoto de Loma Prieta de 1989, cerca de Santa Cruz, California (magnitud: 7,1), El Centro en 1940, en Baja California, en México el 4 de abril de 2010 (magnitud 7,2).

En los años posteriores se llevaron cabo más sismos de magnitud moderada, y fue hasta el domingo 4 de abril de 2010 el Terremoto de Baja California de 7,2 en la escala sismológica de Richter con epicentro localizado en el poblado de Guadalupe Victoria azotó fuertemente a la región de Baja California y Sonora dejando un saldo de 4 personas muertas y 182 heridos.

RIESGO INMINENTE

La mayor preocupación radica en el extremo sur de la falla, pues se tienen registros previos de actividad sísmica cada 150 años aproximadamente, cuando ahora, ya han pasado 300 años sin que esta parte haya tenido movimiento, lo que sin duda representa una acumulación de energía que al momento de liberarse podría desatar uno de los terremotos más destructores de la historia.

La ciudad de Los Ángeles y comunidades aledañas, se preparan para una situación de emergencia, ya que los científicos pronostican que este sismo de gran magnitud podría presentarse dentro de los próximos 30 años.

EL PRÓXIMO GRAN TERREMOTO

En 1905, el río Colorado, hinchado por las fuertes lluvias y el deshielo, surgió en un lecho de un lago seco a lo largo de la falla de San Andrés en California y formó el mar de Salton. Las aguas de la inundación sumergieron la mayor parte de la pequeña ciudad de Salton, junto con las tierras tribales cercanas. La inundación también cubrió un tramo clave y sísmicamente activo de la punta sur de la Falla de San Andrés en limo, ocultando evidencia de su potencial volatilidad.

La geóloga de la Universidad Estatal de Utah, Susanne Jänecke, comenzó a formular hipótesis sobre la ubicación y la geometría de la zona de falla cubierta por sedimentos hace más de una década. Después de obtener financiamiento del Southern California Earthquake Center en 2011, junto con Dan Markowski (MS’16, Geología) de EEUU, Se embarcaron en la ardua tarea de documentar el área levantada, altamente plegada y con fallas con mapeo y análisis geológicos.

La persistencia de los geólogos reveló una zona cortada de casi 15.5 millas de largo con dos fallas maestras casi paralelas y cientos de fallas cruzadas más pequeñas, similares a peldaños. Apodada la «Escalera Durmid» por el equipo, la estructura bien organizada podría ser el sitio del próximo gran terremoto de la región.

Jänecke, Markowski, el colega de la USU Jim Evans, Patricia Persaud de la Louisiana State University y Miles Kenney de la californiana Kenney GeoScience, informaron los hallazgos en la edición en línea del 19 de junio de 2018 de Lithosphere , una publicación de la Geological Society of America.

El descubrimiento de la escalera Durmid revela que el extremo sur de la falla de San Andrés cambia gradualmente en la zona sísmica de Brawley, similar a una escalera. La estructura se orienta hacia el noroeste, extendiéndose desde la conocida huella principal de la falla de San Andrés a lo largo de la costa noreste del Mar de Salton, hasta la recientemente identificada Zona de falla de la costa este en el borde opuesto de San Andrés.

«Ahora tenemos evidencia crítica sobre el posible sitio de nucleación del próximo gran terremoto en la falla de San Andrés«, dijo Jänecke, profesora del Departamento de Geología de la USU. «Se pensaba que ese posible sitio de nucleación era un área pequeña cerca de Bombay Beach, California, pero nuestro trabajo sugiere que podría haber un ‘fusible’ más largo al sur de la Escalera Durmid dentro de la zona Sísmica Brawley de 37 millas de largo».

Los terremotos futuros en esa zona o cerca de la falla de San Andrés podrían potencialmente desencadenar una cascada de terremotos que llevan a la gran demora que los científicos esperan a lo largo de la zona de falla del sur de San Andrés, explicó.

«Afortunadamente, la continuación en el norte de la recientemente identificada cadena de la costa este de la falla de San Andrés está más lejos de los principales centros de población de lo que pensábamos», dice Jänecke. «La falla se encuentra a lo largo del borde oriental del valle de Coachella. Además, la roca rota en toda la estructura de la escalera podría amortiguar las sacudidas del suelo asociadas con el próximo gran terremoto».


EEUU

Sigue búsqueda de desaparecidos por incendios en California mientras lluvia se acerca

Sigue búsqueda de desaparecidos por incendios en California mientras lluvia se acerca
lunes, 19 noviembre 2018 - 17:55 PM - Agencias


Los restos de 77 personas han sido recuperados, dijo la Oficina del Sheriff del Condado de Butte el domingo por la noche, luego de reducir la cantidad de desaparecidos de 1.276 a 993.

El número de desaparecidos ha fluctuado dramáticamente durante la última semana a medida que se conocen los informes de los equipos de rescate en terreno. La oficina del alguacil dijo que la cifra continuará oscilando mientras se encuentren restos, lleguen más reportes y las personas que han sido dadas por desaparecidas sean encontradas.

El incendio Camp estalló en el norte de California el 8 de noviembre y rápidamente destruyó Paradise, un pueblo de montaña de casi 27.000 habitantes a unos 150 kilómetros al norte de la capital del estado, Sacramento.

Las autoridades dijeron que el siniestro ha consumido cerca de 44.515 hectáreas y que estaba contenido en un 66 por ciento el lunes por la mañana, mientras “los bomberos continúan fortaleciendo y mejorando las líneas de control”, dijo el Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California.

Se espera que caigan hasta cien milímetros de lluvia al norte de San Francisco entre la tarde del martes y el viernes, dijo Patrick Burke, un meteorólogo del Centro de Predicción del Clima del Servicio Meteorológico Nacional en Maryland.

Las fuertes lluvias podrían ayudar a contener el fuego esta semana. Sin embargo, las precipitaciones también harán más difícil el trabajo de los equipos forenses que escudriñan la ceniza y la tierra en busca de los huesos de los muertos.

Las autoridades han dicho que no se espera una contención completa de las llamas hasta el 30 de noviembre.

La lluvia perturbará fácilmente el suelo donde podrían encontrarse restos”, dijo Burke del Servicio Nacional de Meteorología.

Patólogos de la Universidad de Nevada trabajaron durante el fin de semana mientras los bomberos retiraban escombros, recogían trozos de huesos calcinados y fotografiaban todo lo que pudiera ayudar a identificar a las víctimas.

La lluvia también podría aumentar el riesgo de deslizamientos de tierra en áreas donde el fuego destruyó toda la vegetación.

Si bien no es una tormenta excepcionalmente fuerte, las recientes llamas hacen que los deslizamientos de lodo en colinas y pendientes sean un verdadero peligro”, dijo Burke.   La tormenta, que se espera que lleve vientos moderados de 24 a 32 kilómetros por hora, también podría causar problemas a los evacuados, cientos de los cuales se están refugiando en tiendas de campaña y automóviles.

El número de personas que necesita refugio no está claro, pero a 52.000 personas se les ordenó evacuar.  

Los evacuados que dormían en tiendas de campaña en un estacionamiento de Walmart en Chico, al oeste de Paradise, fueron trasladados a refugios el domingo porque esa zona es propensa a las inundaciones, según medios locales.

En una zona a unos 640 kilómetros al sur de Sacramento, cerca de Malibú, caerían al menos cinco centímetros de lluvia sobre un segundo incendio, el Woolsey. Hasta ahora este siniestro ha dejado tres muertos y estaba contenido en un 94 por ciento el lunes por la mañana. Se espera que el jueves esté sofocado totalmente.

La causa de ambos incendios está bajo investigación, pero empresas de servicios eléctricos informaron problemas localizados en equipos cuando se produjeron.

PG&E Corp ha dicho que podría enfrentar una responsabilidad que supere su cobertura de seguro si se descubre que sus equipos causaron el incendio Camp.

Muchas escuelas del área de San Francisco permanecían cerradas el lunes debido al humo generado por Camp, cuyas llamas se encuentran a aproximadamente 270 kilómetros al noreste de esa ciudad./Reuters


Desastre

Una semana después, 631 desaparecidos y 66 muertos en incendios de California

Una semana después, 631 desaparecidos y 66 muertos en incendios de California
viernes, 16 noviembre 2018 - 08:48 AM - Agencias


Una semana después de que se declarasen los dos gigantescos fuegos que siguen activos en el norte y sur de California (EE.UU.) se han hallado ya 66 cadáveres y se han doblado los desaparecidos a 631, mientras los bomberos han logrado ganar algo de terreno a las llamas en las últimas horas.

El condado de Butte, en el norte del estado, donde arde el incendio bautizado como «Camp Fire», que con 63 víctimas mortales -siete nuevas hoy- ya es el más mortífero de la historia californiana, actualizó esta noche la lista de personas desaparecidas hasta alcanzar las 631.

Son más del doble de las que aparecían por la mañana y casi cinco veces más que el miércoles.

Los otros tres muertos se produjeron en el otro gran fuego que quema en el sur del estado, cerca de Los Ángeles, y donde las autoridades no han informado de que haya ninguna persona sin localizar.

La mayoría de los desaparecidos reside en la población de Paradise, de 26.000 habitantes y que fue completamente engullida por las llamas.

La localidad se encuentra en la falda de la Sierra Nevada estadounidense, con un clima seco y soleado que en el último medio siglo ha atraído a muchos jubilados, lo que ha hecho que la población se triplicase en cincuenta años.

La mayoría de la gente que aparece en la lista de desaparecidos tiene más de 60 años.

Los bomberos, por su parte, lograron avanzar durante las últimas horas hasta contener la conflagración en un 40 %, después de un par de días en los que los esfuerzos habían estado prácticamente estancados a causa de las condiciones meteorológicas desfavorables.

De acuerdo con los cálculos más recientes, el «Camp Fire» ha quemado un total de 10.321 edificios (8.650 de ellos hogares particulares) y ha arrasado 56.655 hectáreas.

El gobernador de California, Jerry Brown, y el secretario de Interior estadounidense, Ryan Zinke, visitaron este miércoles la zona afectada y prometieron auxilio estatal y federal para ayudar en las tareas de recuperación.

Los efectos del fuego alcanzan el área de la Bahía de San Francisco, de unos 7 millones de personas y a 280 kilómetros de distancia del incendio, donde desde el pasado jueves se mantiene activada una alerta por la mala calidad del aire a causa del humo.

El Distrito de Gestión de Calidad del Aire de la zona califica la situación de «muy mala para la salud» y recomienda a los vecinos evitar salir a la calle en la medida de lo posible y, cuando tengan que hacerlo, usar máscaras de protección, una situación que se prevé que se mantenga hasta la próxima semana.

Las pequeñas partículas contenidas en el humo pueden acumularse en los pulmones e irritar el sistema respiratorio, por lo que aunque la alerta es extensiva a toda la población, grupos como los niños, la gente mayor y quienes sufren enfermedades respiratorias o del corazón son los que presentan más riesgo.

Las tres universidades estatales del área, la de San Francisco, la de San José y la del Este de la Bahía han suspendido las clases y permanecerán cerradas durante el resto de la semana.

En paralelo al «Camp Fire», el incendio del sur, que ha sido bautizado como «Woolsey Fire» y arde también desde el pasado jueves muy cerca de Los Ángeles, se ha cobrado tres víctimas mortales, ha quemado 39.800 hectáreas y los bomberos han logrado contenerlo en un 57 %.

Pese a que el origen de ambos fuegos sigue siendo desconocido y las autoridades mantienen abiertas sendas investigaciones, algunos de los afectados por la conflagración en el norte han presentado una demanda contra la mayor compañía proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E).

PG&E reveló la semana pasada a los reguladores que detectó un «problema» en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas. (EFE)


Política

Suben a 51 los muertos por llamas en California, con más de 100 desaparecidos

Suben a 51 los muertos por llamas en California, con más de 100 desaparecidos
miércoles, 14 noviembre 2018 - 19:26 PM - Agencias


La cifra total de fallecidos en los dos gigantescos incendios que queman California (EE.UU.) es ya de 51, después de que se haya encontrado hoy un nuevo cuerpo en el fuego del sur del estado, mientras que en el del norte sigue habiendo más de 100 personas desaparecidas.

La portavoz de la oficina del sheriff del condado de Los Ángeles, Nicole Nishida, informó del hallazgo de un cadáver calcinado en una vivienda del área de Agoura Hills, lo que incrementa a tres el número de muertos por el incendio bautizado como «Woolsey Fire», que afecta, entre otras, las poblaciones surcalifornianas de Malibú y Calabasas.

En paralelo, el «Camp Fire», que es el incendio más mortífero de la historia de California, continúa quemando el norte del estado, después de que ayer las autoridades notificasen el hallazgo de los restos de seis personas, que sitúan la cifra total de fallecidos en 48.

La oficina del sheriff del condado de Butte ha publicado en las últimas horas una lista con los nombres, edades y lugares de residencia de 103 desaparecidos, aunque la propia Policía remarcó que se trata de un listado «parcial» y que hay más gente sin localizar.

Las autoridades locales solicitaron el martes que 100 reservistas de la Guardia Nacional se trasladasen a la zona afectada para ayudar en las tareas de localización.

La mayoría de los desaparecidos residen en la población de Paradise, de 26.000 habitantes y que fue completamente engullida por las llamas.

El pueblo se encuentra en la falda de la Sierra Nevada estadounidense, en un clima seco y soleado que en el último medio siglo ha atraído a muchos jubilados, lo que ha hecho que la población se triplicase en 50 años.

La mayoría de la gente que aparece en la lista de desaparecidos tienen más de 60 años.

Además del más mortífero, el incendio es también el más destructivo registrado jamás en la historia del estado, al haber arrasado casi 9.000 estructuras: unos 7.700 hogares (en su mayoría en Paradise), 260 edificios comerciales y 859 «estructuras menores».

Ambos fuegos siguieron avanzando la pasada madrugada, aunque a un ritmo menor al de días anteriores: El «Camp» ha quemado un total de 54.600 hectáreas, estando un 35 % controlado; y el de «Woolsey», 39.500 hectáreas con un 47 % de contención.

Pese a que su origen sigue siendo desconocido y las autoridades mantienen abiertas sendas investigaciones, algunos de los afectados por la conflagración en el norte han presentado una demanda contra la mayor compañía proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E).

PG&E reveló la semana pasada a los reguladores que detectó un «problema» en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas.

Por su parte, la Policía afirmó que ha llevado a cabo seis detenciones de presuntos ladrones que habían entrado en propiedades de zonas que se encuentran o se encontraban bajo órdenes de evacuación.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha aprobado la solicitud de California para declarar los incendios «desastre de especial gravedad», lo que ofrecerá a los damnificados ayuda financiera del Gobierno federal para alojamiento, desempleo, gastos legales y tratamiento psicológico.

«Acabo de aprobar la solicitud de Desastre de Especial Gravedad para el estado de California. Quería responder rápido para aliviar un poco el increíble sufrimiento. Estoy con ustedes. Dios bendiga a todas las víctimas y familias afectadas«, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Trump ha desatado la polémica al culpar a las autoridades californianas de una «absoluta mala gestión» por los incendios y amenazar con cancelar futuras ayudas federales.

Hasta ahora, el incendio más letal que jamás se había registrado en California fue el de Griffith Park en Los Ángeles en 1933, cuando murieron 29 personas.


EEUU

Equipos buscan cadáveres en zonas de California devastadas por incendios; al menos 42 muertos

Equipos buscan cadáveres en zonas de California devastadas por incendios; al menos 42 muertos
martes, 13 noviembre 2018 - 18:37 PM - Agencias


Los equipos de rescate revisarán el martes el carbonizado paisaje de Paradise, California, en busca de restos humanos, mientras las autoridades se prepararan para un aumento de la cifra de muertos por los incendios que asolan al estado occidental estadounidense.

El incendio principal -denominado “Camp Fire”– sigue activo en el norte de California y ha acabado con la vida de al menos 42 personas, mientras que hay otras 228 están desaparecidas, según Kory Honea, alguacil del condado de Butte.

Otras dos personas perdieron la vida en el incendio “Woolsey”, que ha destruido 435 estructuras y desplazó a unas 200.000 personas en las montañas y laderas cercanas a la costa de Malibú, en el sur de California y al oeste de Los Ángeles.

“Camp Fire”, que ya es considerado como el incendio más destructivo jamás registrado en California en términos de pérdidas de propiedades- ha consumido más de 7.100 casas y otras estructuras desde que comenzó el jueves en las estribaciones de la sierra del condado de Butte, a unos 280 kilómetros al norte de San Francisco.

Para el martes está prevista la llegada de 150 personas para apoyar en las labores de búsqueda y recuperación de cuerpos, que se sumarán a los 13 equipos liderados por forenses que ya operan en la zona, dijo Honea.

El alguacil indicó que también ha pedido tres morgues portátiles al Ejército, personal especializado y un número no especificado de unidades de perros detectores de cadáveres para asistir en la búsqueda de restos humanos. Tres grupos de antropólogos forenses fueron contactados también para colaborar en las operaciones, añadió.

La mayor parte de la destrucción y de pérdida de vidas ocurrió dentro y en torno a la localidad de Paradise, donde las llamas redujeron a cenizas y escombros la mayoría de los edificios en la noche del jueves, pocas horas después del inicio del incendio. Unas 52.000 personas siguen afectadas por las órdenes de evacuación, dijo el alguacil.

Honea agregó que su oficina recibió peticiones para comprobar el paradero de más de 1.500 personas que no habían contactado con sus cercanos. De esos casos, 231 personas han aparecido sanas y salvas, declaró.

La autoridades dijeron en la noche del lunes que hallaron los cuerpos de 13 víctimas más, incrementando la cifra de muertos desde los 29 informados durante el fin de semana. Los 42 fallecidos confirmados constituyen la mayor cifra histórica para un único incendio en California, señaló Honea, superando por mucho el récord anterior de 29 vidas perdidas en 1933 en el incendio de Griffith Park en Los Ángeles.

Las llamas han avanzado con una intensidad errática, complicando la labor de los bomberos y sorprendiendo a muchos residentes. Algunas víctimas de “Camp Fire” fueron encontradas en vehículos achicharrados que fueron alcanzados por muros de fuego mientras intentaban huir, al quedar atrapados en grandes atascos en la noche del jueves./Reuters


EEUU

Autoridades prevén que fuertes vientos aviven mortales incendios forestales en California

Autoridades prevén que fuertes vientos aviven mortales incendios forestales en California
lunes, 12 noviembre 2018 - 12:46 PM - Agencias


Las autoridades estadounidenses prevén que fuertes vientos secos aviven las llamas de mortales incendios forestales en California el lunes, aumentando el riesgo de nuevos siniestros a partir de brasas que también harán difícil conducir en las áreas afectadas.

En la parte norte del estado, el alguacil del condado de Butte, Kory Honea, dijo que al menos 228 personas seguían desaparecidas el lunes por la mañana en el denominado incendio Camp Fire, el incendio forestal más destructivo jamás registrado en el estado y uno de dos que han dejado al menos 31 muertos en California.

El incendio Camp Fire, a 64,3 kilómetros al noroeste de Sacramento, quemó más de 6.700 casas y locales comerciales en la ciudad de Paradise, más estructuras que ningún otro incendio forestal jamás registrado en California.

El incendio había quemado más de 44.920 hectáreas y estaba contenido en un 25 por ciento el domingo por la noche, dijeron funcionarios. Ese y el Incendio Woolsey, en el sur de California, han sido avivados por fuertes vientos secos que se prevé que continúan hasta el martes por la tarde, agregaron.

Se esperaban ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora en las montañas, valles y cañones del sur de California, lo que aumentaba la posibilidad de una caída de árboles y líneas eléctricas. Eso, combinado con la baja humedad, crearía las condiciones perfectas para que se propaguen los incendios.

En el sur de California, el Incendio Woolsey ha quemado al menos 34.600 hectáreas y destruido 177 construcciones. Ese siniestro, que ha provocado la muerte de al menos dos personas, estaba contenido en sólo un 15 por ciento, según funcionarios de la agencia estatal Cal Fire.

El incendio ha forzado a las autoridades a emitir órdenes de evacuación para 250.000 personas en los condados de Ventura y Los Ángeles y en comunidades costeras.

El gobernador Jerry Brown pidió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que declare una zona de catástrofe mayor para fortalecer la respuesta ante la emergencia y ayudar a los residentes a recuperarse.

Trump criticó al gobierno de California en tuits durante el fin de semana y culpó de los siniestros a la mala administración forestal./Reuters


Medio ambiente

Trump culpa a California de los incendios por su "mala gestión" forestal

Trump culpa a California de los incendios por su
sábado, 10 noviembre 2018 - 13:25 PM - Agencias


El presidente estadounidense, Donald Trump, culpó hoy a las autoridades californianas de una «absoluta mala gestión» en los devastadores incendios que vive el estado y amenazó con cancelar futuras ayudas federales.

«No hay razón para estos enormes, mortíferos y costosos incendios en California excepto que la gestión forestal es muy pobre. Miles de millones de dólares se dan cada año, con tantas vidas perdidas, todo por una absoluta mala gestión de los bosques», afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

«¡O se remedia ahora, o no habrá más pagos federales!», agregó el mandatario desde Francia, donde se encuentra de viaje oficial para participar en los actos de conmemoración el centenario del final de la Primera Guerra Mundial.

Trump aprobó una declaración de emergencia para el estado este viernes, que ofrece a las zonas afectadas suministros de ayuda y soporte aéreo y de transporte, pero insistió en que podría no repetirlo en el futuro.

Al menos nueve personas han muerto en las últimas horas por las llamas en el estado, donde se han declarado un total de tres grandes incendios, que han obligado a desalojar a más de 150.000 vecinos.

El mayor fuego de todos y el único que por el momento ha resultado mortal es el bautizado como «Camp Fire», en el norte del estado, que en poco más de 24 horas ha arrasado 28.000 hectáreas y ha engullido gran parte de la localidad de Paradise, de 26.000 habitantes y ubicado unos 280 kilómetros al noreste de San Francisco.

Cinco de los cuerpos se fueron hallados en el interior o fuera de sus vehículos, calcinados cuando trataban de huir por carretera de las llamas, mientras que tres se encontraron fuera de sus residencias y una última en el interior de una vivienda.

En paralelo al «Camp Fire», otros dos fuegos de menor tamaño arden en el sur del estado.

Uno de ellos, «Woolsey» afecta la ciudad de Malibú, conocida por ser el lugar de residencia de varios famosos; y la de Thousand Oaks, donde la noche del miércoles se produjo un tiroteo en un bar en el que fallecieron trece personas, incluido el atacante.

El tercero, que lleva arrasadas 2.500 hectáreas, es el de «Hill», declarado en una zona muy cercana al de «Woolsey» (ambos en el condado de Ventura) en el valle de Santa Rosa.

Los tres fuegos se han propagado con extrema celeridad a causa de la poca humedad del terreno y de los fuertes vientos, que en el caso del sur del estado son conocidos como vientos de Santa Ana, muy secos y que soplan con fuerza cada otoño provenientes del área desértica del interior de California.

Los incendios de gravedad en el estado más poblado de EE.UU. son cada vez más frecuentes y violentos, tal y como demuestra que, de acuerdo al registro oficial que se remonta hasta 1932, cuatro de los cinco fuegos más destructivos de la historia californiana se han dado en los últimos seis años. (AFP)