Columnista argentino compara a Evo con mandatarios africanos que se eternizaron en el poder


Emilio J. Cárdenas

Columnista argentino compara a Evo con mandatarios africanos que se eternizaron en el poder

Columnista argentino compara a Evo con mandatarios africanos que se eternizaron en el poder
miércoles, 1 noviembre 2017 - 09:37 AM - Agencias


El exdiplomático argentino y actual docente universitario, Emilio J. Cárdenas, se encargó de escribir un artículo de opinión publicado por el digital Diario Río Negro que se edita en Buenos Aires, y comparar la actitud de presidente Evo Morales de buscar una reelección indefinida, con sus similares de Africa, donde al menos seis mandatarios se eternizaron en el poder.

Señala que «Evo Morales es empeñoso e insistente. Más aún, es cabeza dura. Particularmente cuando de poder perpetuarse, con los suyos, eternamente en el poder se trata. Por eso sigue insistiendo en permanecer en la presidencia de su país. Embriagado hasta el hartazgo por el poder. No le importa, nada, que en un referendo especial convocado por él mismo al efecto su propio pueblo le haya expresamente dicho que “no”. Sus deseos prevalecen por sobre los de sus conciudadanos. Evo se cree más que ellos. Por esto puede afirmarse que su ambición de poder tiene perfiles políticos africanos, por rechazar la alternancia.

Ocurre que, como Evo Morales, también sus colegas los presidentes de Zimbabwe, Ruanda, Burundi, Congo, Uganda y Camerún se sobrepusieron recientemente a todos y cada uno de sus respectivos impedimentos constitucionales y, pese a ellos, se eternizaron en el poder sin vergüenza alguna.

El último ejemplo que nos viene desde el Continente Negro es el que personifica el eterno Yoweri Museveni, el presidente de Uganda, que ha estado sentado en el sillón presidencial de su país por 31 largos años, pero que, obviamente insaciable, todavía quiere más.

El suyo es un episodio más de los muchos que demuestran que el poder se comporta siempre como una droga y con frecuencia, como tal, genera adicción en aquellos que lo detentan.

Yoweri Museveni puede, con su pretensión, desestabilizar a Uganda, un país que nunca desde su independencia, en 1962, tuvo un traspaso de poder ordenado, pacífico y sin problemas y cuya economía ahora no anda nada bien, desde que lleva dos años seguidos de recesión y contracción.

En este caso, Museveni lucha contra una prohibición constitucional expresa que impide tener presidentes de más de 75 años de edad. Museveni tiene 73 años, pero al culminar su actual período presidencial tendrá 77 y no podrá entonces procurar una reelección más.

De allí que, previsor, esté tratando de sortear ese obstáculo por el camino más directo, el de eliminarlo de la Constitución de su país.

Las protestas callejeras, como era previsible, ya han comenzado con su saldo de violencia y detenciones.

Museveni tiene los votos necesarios en el Congreso para lograr la reforma que procura. Pero la opinión pública no lo endosa. Como Museveni controla a la Justicia, a las fuerzas de seguridad y a las autoridades electorales el tema no es, para él, tan empinado. Todos hacen en rigor lo que él les diga, sumisamente. De allí que sus posibilidades de salirse con la suya y mantenerse, impertérrito, en la cúspide del poder sean reales.

El argumento utilizado por Museveni es realmente malo, pero podría quizás serle útil a un Evo Morales cada vez más ansioso: “Si no hay límites para poder votar, no debería haber límites para ser votado”. Nada tiene que ver una cosa con la otra, pero ¿qué importa?, dice Museveni. El objetivo es quedarse en la presidencia, bien o mal. Permanecer, por sobre todas las cosas. Así de simple.

Evo Morales seguramente está de acuerdo. Porque así como la sociedad argentina (según apunta Juan José Sebreli) fue educada por el peronismo, que es una forma del populismo, la boliviana también ha sufrido con reiteración al populismo, que también allí ha dejado sus nocivas secuelas». (Erbol)

LO MÁS VISTO

Futbol

Chile pega en el final y le gana 2-0 a Camerún en debut por Copa Confederaciones

Chile pega en el final y le gana 2-0 a Camerún en debut por Copa Confederaciones
lunes, 19 junio 2017 - 23:25 PM - Agencias


 La selección chilena de fútbol logró el domingo una agónica victoria 2-0 sobre Camerún en su debut en la Copa Confederaciones, en un partido en el que Alexis Sánchez tuvo una actuación determinante y en el que el sistema de asistencia de video fue protagonista principal. 

Chile ganó el partido por el Grupo B con un tanto de cabeza de Arturo Vidal a los 80 minutos y otro de Eduardo Vargas a los 89. Las anotaciones recién llegaron en el final, pese a que la «Roja» había dominado la posesión del balón y las acciones durante todo el partido.

«Hicimos un primer tiempo perfecto, con muchas virtudes pero sin terminar de concretar las situaciones que creábamos (…) El segundo tiempo emparejó, pero este equipo tiene un amor propio muy grande y una vez más volvió a superarse», dijo el entrenador de Chile, Juan Antonio Pizzi.

El primer tiempo terminó sin goles después que Camerún sufrió la anulación de un tanto por una supuesta falta en ataque, mientras que a la «Roja» tampoco le convalidaron un tanto debido a lo que los encargados del sistema de asistencia de video (VAR) marcaron como posición adelantada de Eduardo Vargas.

Tras un primer tiempo en el que dominó a voluntad, Chile bajó la intensidad en la segunda parte y tuvo menos opciones de gol. Para cambiar las cosas, Pizzi hizo ingresar a Alexis Sánchez, quien no fue titular por un golpe en un tobillo.

Y el delantero del Arsenal inglés fue vital ya que lanzó el centro con el que Vidal abrió el marcador de cabeza.

Además, realizó una gran jugada individual que desembocó en el tanto de Vargas. En esa jugada otra vez fue vital el VAR, ya que originalmente la anotación había sido objetada por el juez de línea, pero luego la asistencia de video la convalidó. (Reuters)