La enfermedad pulmonar por vapeo estaría relacionada con el mercado negro de cannabis


Departamento de Salud del Estado de Nueva York

La enfermedad pulmonar por vapeo estaría relacionada con el mercado negro de cannabis

La enfermedad pulmonar por vapeo estaría relacionada con el mercado negro de cannabis
Lo afirmó el Departamento de Salud del Estado de Nueva York. Más de 200 personas han sido afectadas en los Estados Unidos por una extraña enfermedad
sábado, 7 septiembre 2019 - 00:02 AM - Agencias


Las enfermedades pulmonares graves y misteriosas que han afectado a más de 200 personas en todo el país pueden estar vinculadas a un ingrediente en los productos para vapeo comercializados en el mercado negro que contienen cannabis, según el Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

Las autoridades neoyorkinas dijeron que los resultados de las pruebas de laboratorio mostraron niveles muy altos de acetato de vitamina E en los cartuchos de cannabis utilizados por las 34 personas de ese estado que se enfermaron después de usar cigarrillos electrónicos.

Nueva York y otros estados, así como los reguladores federales de salud, han estado intentando encontrar la causa de las enfermedades pulmonares en las personas que usan productos de cigarrillos electrónicos y vapeo, que ya le ha costado la vida a al menos dos personas. La Administración de Alimentos y Medicamentos dice que aún no ha reducido su investigación a ningún producto en particular.

El Departamento de salud de Nueva York dijo en un comunicado que identificó 34 casos de enfermedades pulmonares graves en personas que usaban un producto de vapeo que contenía cannabis, y que los productos probados por el departamento contenían acetato de vitamina E. Muchos también habían usado dispositivos de cigarrillos electrónicos.

«El acetato de vitamina E es ahora un foco clave de la investigación del departamento respecto a las posibles causas de enfermedades pulmonares asociadas con el vapeo«, dijo el estado en el comunicado. El Departamento de Salud agregó que muchos de los productos relacionados con el brote «se sospecha que son falsificaciones de productos de vaporización recreativa que contienen cannabis«.

El acetato de vitamina E se usa comúnmente en suplementos nutricionales o se aplica a la piel por sus efectos antioxidantes. Si bien se cree que es inofensivo para esos usos, podría conllevar riesgos cuando se inhala, dijo el Departamento de Salud de Nueva York.

Las imágenes publicadas de los productos mostraron que llevaban las etiquetas «Dank Vapes» y «Chronic Carts».

«Se supone que no debes calentarlo e inhalarlo, porque es un aceite. Y el pulmón no quiere aceite caliente, el pulmón reacciona al aceite caliente«, dijo el doctor Len Horovitz, neumólogo del Hospital Lenox Hill de Nueva York.

La FDA está probando más de 100 muestras de productos de vapeo como parte de su investigación para una amplia gama de productos químicos, que incluyen nicotina, THC, pesticidas, opioides, venenos y toxinas.

«No se ha identificado ninguna sustancia, incluido el acetato de vitamina E, en todas las muestras analizadas«, dijo en un comunicado Stephanie Caccomo, portavoz de la agencia.

El Washington Post informó el jueves que otros departamentos de salud estatales estaban investigando los productos de vapeo que contienen cannabis y el acetato de vitamina E como asociados con las enfermedades pulmonares. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU dijeron la semana pasada que estaban investigando 215 posibles casos de enfermedad pulmonar grave relacionada con el uso de cigarrillos electrónicos en 25 estados.

A partir de finales de junio, los pacientes informaron síntomas que incluyen dificultad para respirar y dolor en el pecho antes de ser hospitalizados y colocados en respiradores. Algunos experimentaron vómitos, diarrea y fiebre.

Dos muertes, una en Illinois y otra en Oregón, se han relacionado con las enfermedades. El hombre de Oregon compró un producto de cannabis en un dispensario, informaron funcionarios de salud estatales esta semana.

Las enfermedades pulmonares son una amenaza para la industria de los cigarrillos electrónicos, que ha crecido rápidamente como un método para que las personas cambien los cigarrillos tradicionales, responsables de 480.000 muertes al año en EEUU. Algunas personas usan los dispositivos para inhalar cannabis y THC, y existe una variedad de cartuchos y cápsulas de contrabando para usar con los dispositivos.

Los cigarrillos electrónicos han estado disponibles en los EEUU desde 2006. Su uso entre los adolescentes se ha disparado en los últimos años: unos 3.6 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria usaron productos de vapeo en 2018, un aumento de 1.5 millones en el año anterior.

Las misteriosas enfermedades han provocado que los reguladores revisen de nuevo toda la categoría de productos y sus riesgos potenciales, incluido el popular dispositivo Juul fabricado por Juul Labs Inc. /AFP – Bloomberg

LO MÁS VISTO

En Colombia

Cannabis medicinal y legal, el negocio que empieza a salvar a antiguas zonas de guerra narco

Cannabis medicinal y legal, el negocio que empieza a salvar a antiguas zonas de guerra narco
sábado, 7 julio 2018 - 08:01 AM - Agencias


El municipio de Corinto, en Cauca, fue durante décadas centro de operaciones de la desmovilizada guerrilla de las FARC, que se debatía en sus calles entre el fuego cruzado con los paramilitares y las Fuerzas Militares, e inundaban sus campos de cultivos de coca y marihuana. Pero hace unos dos años, con el desarrollo de un marco regulatorio, un nuevo negocio florece para reemplazar la ilegalidad: el cannabis medicinal. Con más de 100 licencias expedidas por el Ministerio de Justicia a empresas de esta industria en el país, se pronostican aportes de hasta del 0,5% al PIB nacional.

En 2001, los paramilitares comandados por alias H.H. detuvieron una chiva y con tiros de gracia asesinaron a 13 indígenas en la vereda de Gualanday, al año siguiente el bloque Calima de las mismas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) mató a cuatro personas en una oportunidad y a ocho más a los dos meses en zona rural del municipio, en 2011 un carrobomba de las FARC detonado frente a una estación de Policía dejó tres comuneros muertos y 400 viviendas afectadas. Solo por mencionar algunas de las casi incontables acciones bélicas que en el marco del conflicto armado padeció Corinto.

A causa de pérdidas de bienes, despojo forzado de tierras, secuestro, actos terroristas, desaparición forzada, homicidios, violencia sexual y minas antipersonal, 7.563 víctimas se reportaron en Corinto, por lo menos 1.600 de las cuales fueron asesinadas o desaparecidas, según cifras del Registro Único de Víctimas (RUV). La guerra se libraba, entre otras, por el control de los cultivos ilícitos que fueron en la región fuente de financiación para las distintas organizaciones armadas que se han establecido en sus terrenos a lo largo de la historia.

Por su posición geográfica, Corinto es estratégico para el tráfico de droga y sus suelos prolíferos para los cultivos de marihuana. Hacia los años 70, la bonanza marimbera que inició desde la costa Caribe se extendió hasta sus pueblos, parte de los cuales han recibido su sustento de este ilícito durante décadas. Aun hoy, unas 7.000 hectáreas de siembra de la planta reporta la Gobernación en el norte del Cauca. Y la guerra entre narcos se sigue librando por el control de estas.

Pero en la región, iniciativas comunitarias con aportes del sector privado han dado otra posibilidad a la paz para salir de la ilegalidad a través del cultivo regulado y legal de la planta de cannabis, para aprovechar sus beneficios medicinales. Asociaciones y empresas se han asentado en sus tierras para ofrecer otra alternativa económica que promete ser el próximo eje de desarrollo en todo el territorio nacional.

Comunidades indígenas de Tóez, por ejemplo, que han tenido que lidiar con el asesinato de 21 de sus guardias a manos de la guerrilla, los paramilitares y la Fuerza Pública desde 2001, hoy tienen la oportunidad de convertir sus cultivos de marihuana en un producto de legalidad a través de la empresa Sannabis, pioneros en el tema en la región. Como lo explicó a Infobae el presidente de la compañía, Juan Pablo Guzmán, oriundo de Popayán, capital de Cauca.

«Yo trabajo con cannabis desde 1996, cuando empecé a investigar su producción industrial. En esa época viajé a las montañas de Corinto donde se encuentra todavía la mayoría de los cultivos de marihuana del Cauca. Los resguardos indígenas son víctimas de la guerra contra las drogas, pues en una zona controlada por grupos ilegales, su única oportunidad de sustento eran los cultivos de coca, amapola y marihuana. Yo llegué para mostrarles que había otras alternativas económicas legales para sustituir las del narcotráfico«, dijo.

Faltaron varios años de consultas con las instituciones estatales y con las guerrillas para obtener los permisos necesarios para iniciar la producción del cannabis medicinal. No fue sino hasta 2014 que la compañía se pudo constituir legalmente, e iniciar labores en alianza comercial con la comunidad indígena de Tóez, aunque hoy en día trabajan también con otros resguardos.

Sannabis ofrece un amplio catálogo de productos medicinales para tratar síntomas de algunas patologías como alzhéimer, diabetes, epilepsia, herpes, migraña, entre otras; que ya han logrado más de 5.000 clientes en todo el país. Y como ellos, otras empresas dedicabas al cultivo y producción de cannabis medicinal han establecido sus huertas en Corinto, Cauca. Entre ellas Medicscann, Eticann, Kannt y Farmacéutica Indígena Medicinal Walacannabis.

DESARROLLO ECONÓMICO Y CIENTÍFICO

En 2016 el Gobierno Nacional diseñó un marco regulatorio siguiendo las convenciones internacionales de control de drogas, que permite un acceso seguro al uso medicinal y científico del cannabis, mediante el control de actividades de cultivo, producción, fabricación, importación, exportación y comercialización de los productos. Ello, a través del decreto que reglamenta la ley 1787, firmado por el presidente Juan Manuel Santos.

De esta forma, el proceso de regulación para las empresas está a cargo de los ministerios de Justicia y del Derecho, de Salud y Protección Social y de Agricultura y Desarrollo Rural. Y el conocimiento científico está en cabeza de Colciencias.

Los negocios que le han apostado a la marihuana con fines medicinales deben solicitar el amparo de las denominadas Zonas más Afectadas por el Conflicto Armado (Zomac), entre otras razones, para que se cumpla una de las reglamentaciones: el 10% de la materia prima que se elabore debe provenir de pequeños cultivadores.

Actualmente, más de 1.046 personas naturales están inscritas ante el Ministerio de Justicia como pequeños y medianos cultivadores, productores y comercializadores de cannabis medicinal. Y a través de las Zomac, han expedido más de 33 licencias a empresas dedicadas al negocio, desde 2017 a enero de 2018. Aunque recientemente, la cartera informó a El Heraldo que a julio de este año van 102 licencias de cultivos entregadas.

Así las cosas, consultores internacionales han pronosticado que el auge del negocio podría mover en el país 1.500 millones de dólares en los próximos siete años. Pues Colombia podría representar el 10% de las exportaciones totales de cannabis medicinal del mercado mundial, según un estudio de la Universidad de Rosario y Medcann. Aportando así entre el 0,2% y 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, de acuerdo con estimaciones de MinJusticia.

El negocio no sería solo en el campo de la salud. La industria del cannabis incluye otra variedad de productos como cosméticos, alimentos, papel, fibra de temas y materiales de construcción, entre otros. Además, es una posibilidad de irle cerrando espacios al narcotráfico para convertir los cultivos en lícitos, generando mejores condiciones para las familias que durante décadas han vivido de lo ilícito sin ninguna otra posibilidad económica, como expresó Juan Pablo Guzmán, presidente fundador de Sannabis.

A lo anterior se le añade que Colombia es el país de Suramérica donde se consigue la marihuana más barata. Así lo determinó un estudio de Bloomberg que analizó el precio de sustancias psicoactivas en 103 países. Lo que es posible gracias a la geografía del país cuyo clima y luminosidad favorecen el crecimiento de la planta asiática. Eso y el suelo tienen condiciones necesarias para el cultivo de distintas semillas que ayudan a la proliferación de las flores, que desde donde se extraen los aceites.

«Aunque la planta no es originaria de Suramérica, las condiciones del clima tropical de Colombia lo hacen ideal para su cultivo. El cannabis tiene dos componentes que se llaman cannabinoides: uno es el THC, responsable de las propiedades psicoactivas; y otro el cannabidiol que tiene una potente acción terapéutica. Para los usos medicinales lo que se hace es modificar las propiedades de la planta genéticamente o con procesos químicos, dependiendo el caso, para extraer el cannabiniol y aumentar su concentración. Está comprobado, por ejemplo, sus beneficios antiepilépticos para crisis de difícil manejo», explicó a Infobae el neurólogo e investigador del tema, Elkin Beltrán.

A casi dos años de regularse el negocio del cannabis no psicoactivo, Colombia da pasos agigantados para llegar a liderar el mercado a nivel mundial. No solo con la producción y exportación de cultivos, sino también con el desarrollo de conocimiento científico que compruebe sus usos en el tratamiento de más patologías. Mientras que las zonas que antiguamente han sido centro del conflicto armado tienen nuevas salidas para sus sustentos.


México

Ministro mexicano propone legalizar la marihuana en zonas turísticas

Ministro mexicano propone legalizar la marihuana en zonas turísticas
jueves, 25 enero 2018 - 20:59 PM - Agencias


El ministro de Turismo de México, Enrique de la Madrid, propuso este jueves legalizar el consumo recreativo de la marihuana en Baja California Sur y Quintana Roo, dos de las principales zonas turísticas del país que enfrentan violencia.

“Es un absurdo que como país no demos ya ese paso (…). Me gustaría ver eso, que se pudiera hacer en Baja California Sur (noreste) y Quintana Roo (sureste), los dos destinos turísticos principales de México que no tienen por qué ser víctimas de violencia”, dijo el funcionario a periodistas en Ciudad de México.

El ministro comparó la situación con el estado de California, en donde es legal el consumo recreativo de la sustancia pese a que a nivel federal, Estados Unidos mantiene la prohibición.

 “A veces ya deberíamos empezar a hacer ciertos ejercicios diferenciados. Así lo han hecho en Estados Unidos”, dijo.

Apenas en abril del año pasado, México aprobó el uso medicinal y científico de la marihuana. Sin embargo, es uno de los países más golpeados por el narcotráfico, con un récord de 25.339 asesinatos, en 2017, según cifras oficiales.

Aunque no se detalla cuántos de esos crímenes están ligados al crimen organizado, expertos aseguran que se trata de una importante mayoría, dado que se registran en estados con presencia de cárteles de las drogas como Guerrero (sur) y Veracruz (este).

Sin embargo, la ola de violencia ya golpea a los importantes destinos turísticos mexicanos.

Baja California Sur, que cuenta con balnearios frecuentados por estadounidenses, canadienses y europeos, vive desde hace meses una creciente ola de violencia ligada al crimen organizado.

El poderoso cártel de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación se disputan las rutas de narcotráfico a Estados Unidos, pero también las plazas de venta de droga para los turistas.

Apenas a inicios de enero, un enfrentamiento armado entre sicarios y elementos de la Marina dejó siete muertos en San José del Cabo.

En diciembre pasado, seis cadáveres fueron hallados colgando de tres puentes, un hecho inédito en este estado.

Además, a inicios de 2017, Cancún y otros destinos de la turística Riviera Maya en Quintana Roo, en el sureste del país, fueron sacudidos por la violencia criminal, inusual en la zona, con ataques armados que cobraron la vida de turistas extranjeros y nacionales./AFP


Sociedad

En Paraguay rige ley sobre cultivo y uso medicinal del cannabis

En Paraguay rige ley sobre cultivo y uso medicinal del cannabis
Una integrante del movimiento "Mamá Cultiva Paraguay" sostiene una planta de marihuana durante una manifestación en apoyo a la legalización del cannabis medicinal en Asunción el 21 de diciembre de 2017
miércoles, 17 enero 2018 - 23:37 PM - Agencias


La ley que permite el cultivo y uso medicinal del cannabis está en vigor en Paraguay y las autoridades sanitarias comenzaron a trabajar en su aplicación, anunció este miércoles el ministerio de Salud.

Se está trabajando en un decreto que determinará los lugares para el cultivo”, dijo a la prensa María Auxiliadora Vargas, directora de vigilancia sanitaria del ministerio.

Las zonas de cultivo de la marihuana legal serán determinadas por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas, entidad que controla el plantío y la comercialización.

También se va a crear un registro de personas e instituciones” autorizadas a la compra, consumo y comercialización de la marihuana, anunció la funcionaria.

No se permitirá el autocultivo de la planta y su uso debe ser exclusivamente terapéutico”, advirtió.

Desde julio de 2017 en Paraguay se inició la venta legal de aceite de marihuana medicinal mediante la importación del producto por autorización de la secretaría de Salud Pública.

El pasado 27 de diciembre el presidente Horacio Cartes promulgó la ley sobre el cultivo, uso terapéutico, investigación científica y comercialización del cannabis.

La legislación busca ayudar y favorecer a pacientes con afecciones neurológicas, según la nueva legislación./AFP


Denuncia a empresas por vender remedios a base de cannabis para pacientes que luchan contra el cáncer

Se reaviva el debate sobre el cannabis y su relación con la cura de cáncer

Se reaviva el debate sobre el cannabis y su relación con la cura de cáncer
lunes, 6 noviembre 2017 - 17:28 PM - Agencias


Aún existe controversia alrededor del uso del cannabis medicinal, como también acerca sus capacidades curativas. Recientemente se dio a conocer la noticia de la posibilidad de que sustancias de esta planta pueden tener influencia en la cura y tratamiento del cáncer. Estos estudios fueron realizados en laboratorios y se comprobó su probable eficacia inicial. Pese a que aún se encuentra en estado de desarrollo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos denunció la venta de medicamentos a base de cannabis de manera fraudulenta.

«Se ha mostrado que el cannabis destruye células cancerosas en el laboratorio. Sin embargo, por el momento no hay suficientes pruebas para recomendar a los pacientes la inhalación o ingesta de esta planta para el tratamiento de los síntomas relacionados con el cáncer o los efectos secundarios relacionados con el tratamiento del cáncer«, aseguró el Instituto Nacional del Cáncer (NIH) de aquel país.

Las cartas de denuncia iniciadas por la FDA fueron emitidas y dirigidas a cuatro compañías: Greenroads Health, Natural Alchemist, That’s Natural! Marketing and Consulting y Stanley Brothers Social Enterprises LLC. Se citaron afirmaciones sin fundamento relacionadas con más de 25 productos diferentes que abarcan múltiples páginas web de productos, tiendas en línea y sitios web de redes sociales. Las empresas utilizan estas plataformas en línea para hacer afirmaciones infundadas sobre la capacidad de sus productos para limitar, tratar o curar el cáncer y otras enfermedades graves.

«No permitimos que las empresas comercialicen productos que deliberadamente se aprovechan de las personas enfermas con afirmaciones infundadas de que su sustancia puede reducir o curar el cáncer», aseguró el comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, en un comunicado.

En su comunicado la FDA afirmó que se están vendiendo de manera ilegal productos que contienen supuestamente cannabidiol (CBD), un componente de la planta de marihuana que no está aprobado por la FDA en ningún producto farmacéutico para ninguna indicación. Sus aportes terapéuticos son muchos y son unas de las tantas cualidades que los especialistas no dejan de resaltar.

«Lo que sí se puede ver muy fácilmente es que el cannabis puede ayudar a los síntomas del cáncer y del Parkinson. Cuando la gente sufre dolores, contracturas, vómitos debido a los tratamientos con quimioterapia, el cannabis los ayuda mucho. Pero, otra vez, hay que entender qué cannabis, porque hay muchas variedades, en qué dosis y de qué manera», aseguró en una entrevista con Infobae Inbar Maymon Pomeranchik, una de las grandes expertas mundiales en cannabis y doctora en ciencias de la planta con posdoctorado del prestigioso Instituto Weizmann.

Para evitar estafas y costosos tratamientos que no realizan ningún aporte a la patología específica, los consumidores deben tener en cuenta ciertos aspectos claves como el aval de instituciones reconocidas y habilitantes que aseguren la eficacia del antibiótico y/o aceite adquirido en aquellos países donde se encuentra legalizada su venta.

«Creo que la mayor señal de alarma sería que cualquier producto que no haya sido revisado por la FDA está afirmando que puede tratar o curar el cáncer. Solo los productos que han sido evaluados (medicamentos aprobados por la FDA) pueden hacer esos reclamos. Por lo tanto, si un consumidor visita un sitio web o un sitio de redes sociales, ve que este producto se comercializa como una cura natural para el cáncer o un tratamiento natural para el cáncer, debería ser muy escéptico, porque a menos que ese producto haya sido evaluado por la FDA, no hay razón para creer que sea seguro o efectivo para ese uso», advirtió Jason Humbert, oficial de operaciones reguladoras de la Oficina de Asuntos Regulatorios de la FDA a CNN. (INFOBAE)


Todo lo que quisiste saber de los cannabis

El cannabis: mitos, conspiraciones y oportunidades de negocios

El cannabis: mitos, conspiraciones y oportunidades de negocios
domingo, 29 octubre 2017 - 12:28 PM - Agencias


Algo queda claro: sabemos muy poco sobre el verdadero poder encerrado en esta planta de uso milenario. ¿Qué conclusiones ha logrado la ciencia hasta ahora? ¿Para qué enfermedades podría servir? ¿Qué oportunidades de negocios pueden generarse con sus derivados? ¿Quiénes y porqué hicieron lobby para prohibirla?

Infobae entrevistó a una de las grandes expertas mundiales en cannabis: Inbar Maymon Pomeranchik, doctora en ciencias de la planta con post doctorado del prestigioso instituto Weizmann.

La científica israelí lleva 15 años realizando investigaciones moleculares y genéticas sobre esta planta y hoy se desempeña también como consultora de nuevos negocios de medicinas, productos y dispositivos médicos a base de cannabis.

Pomeranchik vino a la Argentina en el marco de las Primeras Conferencias Internacionales «Sistemas Endocannabinoide y Cannabis Medicinal» que se realizaron esta semana en Buenos Aires con el apoyo de la Embajada de Israel en Argentina, la Universidad Hebrea de Jerusalem y el centro multidisciplinario de investigaciones Cannabinoides que contó con la presencia de destacados ciéntificos y la hístorica presencia en el país del doctor Yossi Tam.

¿Cuánto se conoce realmente sobre cannabis, sobre las sustancias que lo componen y su potencial?

— En 1960 el profesor Rafael Mechoulam en Israel encontró los dos componentes más grandes en el cannabis, que son el THC y el CBD. Pasaron 50 años. Hoy ya se sabe que hay 1.400 componentes en la planta, que se llaman «family effects». Todos ellos actúan sobre la persona cuando consume cannabis. Hace unos 17 años que se está investigando sobre sus beneficios en cáncer, Alzheimer, Parkinson y autismo. Y hay muchas enfermedades más en las que se está buscando entender cómo puede ayudar.

¿Qué hay en investigación médica con cannabis?

— Todavía no se sabe exactamente cómo actúa cada uno de esos componentes porque, en este caso se invierten los pasos de toda investigación médica. No es que se conoce cuál es la molécula. Empezás a ver qué pasa en ratones y después pasas a los monos y finalmente pasás a las personas. Acá lo que se tiene es la experiencia de la gente que consumió y que dice que el cannabis la ayudó. Sin embargo, hay que ver después cuál fue el cannabis que tuvo ese efecto positivo (porque hay muchas variedades) y saber específicamente cuál fue la molécula que ayudó y en qué enfermedad.

¿Qué se sabe sobre su poder curativo?

— Se sabe que existe un poder terapéutico pero lo que no se conoce bien aún es cuánto THC o CBD necesitás o cómo hay que combinarlos, entre ellos y con el resto de los componentes. Es decir, se conoce pero todavía no se sabe cómo se usa.

¿El uso de cannabis medicinal en enfermedades graves, como el cáncer, funciona como paliativo para el dolor, la relajación, aumento el apetito, etc?

— Hoy no se sabe nada de cannabis y cáncer. Todavía no encontraron que el cannabis cure el cáncer. Es algo que se investiga actualmente. Lo que sí se puede ver muy fácilmente es que el cannabis puede ayudar a los síntomas del cáncer y del Parkinson. Cuando la gente sufre dolores, contracturas, vómitos debido a los tratamientos con quimioterapia, el cannabis los ayuda mucho. Pero, otra vez, hay que entender qué cannabis, porque hay muchas variedades, en qué dosis y en de qué manera.

¿Para qué otras enfermedades puede servir?

— El cannabis ayuda en el autismo también. Esto sí se sabe. Hay un estudio clínico en Israel, el único hasta ahora, con 120 nenes, que todavía no se terminó, aún le falta un año de pruebas. Pero lo que se está viendo es realmente impresionante. Van a pedir que traten a sus hijos. El cannabis no cura a los chicos, pero tiene un poder asombroso sobre sus síntomas.
Pero atención, esto no quiere decir que los padres que tienen hijos con autismos tengan que salir a darle cannabis, porque eso sería muy peligroso. Es el equivalente a automedicarlos con un antibióticos que no saben lo que tiene y en las dosis que les ocurra. En este estudio que menciono, hay un cuerpo de médicos que analiza en profundidad el tipo de cannabis y la forma de administración en función de cada paciente.

Las oportunidades de negocios

¿Cuál es la actitud del mundo científico y la industria farmacéutica, ambos necesarios para impulsar el uso medicinal del cannabis?

— Hoy, todos los científicos entienden que «hay algo» en el cannabis. Hay que comprender que no es una droga médica, es algo muy, muy específico. Primero hay que saber exactamente qué hay adentro, hay que estudiarlo. Y en eso estamos los científicos, investigando a la planta en todos sus aspectos, desde cómo cosecharla hasta cómo hacer medicinas con ella. También hay un campo de estudios en todo lo que tiene que ver con dispositivos médicos, o cómo tenés que aplicar el medicamento para no fumarla. Eso no es trivial, porque a los médicos no les gusta dar a los pacientes una receta que indique que tienen que fumar algo, porque es perjudicial para los pulmones. Entonces hay toda una línea de productos que busca resolver ese punto, como aceites, pomadas, caramelos, etc.

Y esos aceites, esas gotitas, ¿también producen el efecto característico de la droga?

— Sí, pero un poco menos. Porque cuando inhalás algo, tiene más efecto que si lo comes, por ejemplo.

¿Hay oportunidades de negocio vinculados al cannabis?

Sí, en todo el mundo hay una oportunidad muy grande. En Israel solamente hay más de 100 startups que trabajan desarrollando productos a partir del cannabis y que buscan entenderlo mejor.

Hace poco visité dos fondos de capital ventures (capitales de riesgo) en Israel, dedicados específicamente a productos y dispositivos médicos. Uno de ellos se animaba a incursionar en la medicina más alternativa. Pero ninguno aceptaba proyectos vinculados a sustancias prohibidas como el cannabis, LSD o MDMA.

¿Les resulta complicado a estas startups encontrar fondos para escalar el negocio?

— Sí, es difícil. En realidad te encontrás con dos situaciones opuestas: por un lado, la que vos describís; pero, por el otro, gente dispuesta a poner mucha plata en cualquier cosa, solo porque es «a base de cannabis». Sobre todo en Estados Unidos me llaman y me dicen «tengo 2 millones de dólares, quiero poner la plata en cannabis, decime dónde», pero no funciona así. Hay mucho desconocimiento a nivel global. Por eso ahora decidí dedicarme también a asesorar sobre dónde y cómo invertir. Veo lo que están haciendo en los laboratorios y se lo traduzco a los inversores. Cuando ven que hay un trabajo de investigación serio detrás, se animan a participar más.

El 14 de noviembre, en Las Vegas, habrá un congreso muy grande con 14 mil inversores que vienen a entender en dónde pueden poner plata para cannabis medicinal. Se darán cita allí 650 empresas que trabajan es eso.

La legalización

Dedicaste tu vida al estudio del cannabis ¿Cuál es tu postura personal acerca del consumo recreativo responsable?

— Yo creo que el uso recreativo va a ser legal en todo el mundo. Se puede ver que se está avanzado en este sentido, a nivel global. Si te hubieran dicho hace 10 años, que en la mitad del mundo se iba a poder usar cannabis medicinal, no lo hubieras creído. Hay muchos países que ahora permiten el uso recreativo.

¿Legalización del cannabis para uso recreativo?

— Y… mirá el alcohol. Si uno toma un vaso de vino en su casa con amigos está perfecto. Hoy se sabe que el alcohol es mucho más grave que el cannabis. Hicieron un estudio con dos chicos: uno tomó tres vasos de vino y el otro fumó cannabis. El chico que tomó estaba borracho, el otro estaba feliz. Luego los hicieron conducir. El chico que estaba borracho entró al auto y manejó como un loco y apretó el acelerador. El que fumó estaba feliz y tenía miedo de hacer daño así que manejaba muy despacio, con mucho cuidado y no pasó nada. No está bien fumar y ponerte mal, salir a conducir o cosas por el estilo. Pero fumar un poco con tus amigos, en tu casa, si te hace sentir bien, te relaja, te divierte, entonces está bien, como está bien compartir una copa de vino.

¿Estás a favor de que también se pueda investigar el uso medicinal de otras drogas prohibidas, pero sintéticas, como el LSD o MDMA?

— Cada cosa que pueda ayudar a la gente es perfecto y debe estudiarse. Hay que ser muy cuidadosos, serios y dejar esa tarea en manos de los científicos. Hasta la cocaína fue un remedio, hace 70 años era una droga normal que se vendía en las farmacias. Pero hay que investigarlas, usarlas bien, con prescripción médica y sin abuso.

Curiosidades, mitos y conspiraciones

-¿Es una planta difícil de cultivar?

Y…el Cannabis no es un tomate que lo plantás y después lo comes y no pasó nada, porque a lo sumo está un poco más duro o un poco más feo. Con el cannabis tenés que saber exactamente qué pones, qué te sale de la planta y cuándo lo cosechás. Hay muchas compañías que entienden muy bien la genética de la planta, incluso antes que tener una sola semilla. La tecnología molecular está sumamente avanzada, es alta tecnología. Israel tiene las tecnologías más avanzadas del mundo. Así que hay muchas que usan este tipo de plantas y que la estudian.

¿Provoca algún tipo de daño?

— Sí, hay estudios que señalan que puede generar adicción (nunca como la adicción a la cocaína, por ejemplo). Es por el THC, que es el componente que te pone más high, más arriba. Por eso los remedios no tienen esa sustancia, así que si lo tomás como medicación no te va a hacer daño.

¿Es cierto que el cannabis produce daño neuronal?
— No.

¿Por qué se lo considera entonces una droga peligrosa que hay que prohibir?

— Hace 8 mil años que existe el cannabis. Siempre se usó como una medicina. Se vendía en las farmacias de todo el mundo. Se sabía que si la fumabas o hacías un ungüento con ella, te sentías mejor. Eso hasta 1920 cuando Estados Unidos decidió prohibirla tras una serie de conspiraciones.

¿Quiénes, cómo y por qué conspiraron contra el cannabis?

—La historia es así: con la planta de cannabis se pueden hacer hilos. Tiene una fibra similar a la de la madera que te permite fabricar papel con ella. En aquel entonces, el negocio del papel estaba monopolizado, había solo dos papeleras, una de ellas muy grande y poderosa que era Dupont. Las empresas de papel que no quisieron que el cannabis entre a competir en el negocio de ellos y empezaron a hacer una campaña de desprestigio para instalar que era malo. Incluso allí, en 1930, es que se le cambia el nombre de cannabis a «marihuana» / «marijuana» que es una palabra mexicana que significa algo malo, oscuro. Hubo una campaña en EE.UU que sostenía que la marihuana era mala porque hacía que la gente se case con negros, que «las mujeres que fuman cannabis se casaban con los negros y se volvían malas». Imaginate, de ahí venimos. Con ese tipo de fundamentos ridículos es que se volvió ilegal y la sacaron.

Nota: La historia cuenta que Andrew W. Mellon, principal inversionista de Dupont, se convirtió en Secretario del Tesoro de Hoove y nombró a un pariente suyo, Harry J. Anslinger, como director de la Oficina Federal de Narcóticos y Drogas Peligrosas. Tras una serie de reuniones conspirativas, lograron que se declare oficialmente que el cáñamo era «peligroso» y fue prohibido.

Esta maniobra fue acompañada por operaciones en la prensa y una serie de películas como «Locura de porro» (1936), ‘Marihuana: El asesino de juventud’ (1935) y ‘Marihuana: La hierba del diablo’ (1936) que lograron demonizar a la planta que amenazaba sus negocios multimillonarios.

O sea que la conspiración viene de la industria del papel y no de la farmaceútica…

— No, no, aquí el lobby de las farmacéuticas no tuvo nada que ver, por el contrario, siempre fue una industria que vio con cierto interés y buenos ojos al cannabis (INFOBAE)


La propuesta recibió 67 votos a favor, 5 en contra y 3 abstenciones del pleno legislativo

El Congreso de Perú aprobó el uso medicinal de la marihuana

El Congreso de Perú aprobó el uso medicinal de la marihuana
viernes, 20 octubre 2017 - 08:28 AM - Agencias


El Congreso de Perú aprobó un proyecto de ley que autoriza «el uso medicinal y terapéutico del cannabis (marihuana) y sus derivados» en el país.

La propuesta recibió 67 votos a favor, 5 en contra y 3 abstenciones del pleno legislativo, que de inmediato también aprobó exonerarla de la segunda votación que ordena la ley, por lo que quedó lista para su promulgación por el Ejecutivo.

La ley legaliza el uso medicinal de la marihuana y de sus derivados, como el aceite de cannabis, para aliviar los síntomas de enfermedades como el cáncer, la epilepsia y el parkinson.

El legislador oficialista Alberto de Belaunde, quien fue el promotor de la propuesta, informó que, una vez promulgada la ley, el Gobierno tendrá 60 días para elaborar su reglamento.

Agregó que este documento deberá ser publicado previamente para que todos los ciudadanos tengan acceso a su contenido y, en caso de considerarlo, envíen sugerencias y propuestas.

«Lo logramos. Momento histórico para el Congreso y el país: Cannabis medicinal legal», agregó De Belaunde en un mensaje en Twitter.

La propuesta fue sustentada por el congresista Ricardo Narváez, presidente de la Comisión de Salud del Congreso, que la semana pasada ya había aprobado el dictamen.

«Para nosotros es una gran satisfacción; es una ley que va a revolucionar, en un país con muchos prejuicios, temores y miedos, creo que es un buen mensaje», declaró Narváez al canal N de televisión.

Agregó que se autorizó la importación, producción e investigación en el país sobre el uso medicinal de la marihuana y que, para el tema de la producción, que consideró «el más polémico», el Ejecutivo tendrá que establecer el reglamento.

«Anualmente la ley será evaluada y se harán los ajustes que corresponden, también se verá la experiencia de otros países», acotó antes de señalar que es probable que «más adelante» Perú pueda exportar los derivados medicinales de la marihuana. (INFOBAE)


Los atraparon en paso fronterizo no habilitado

Detienen a dos bolivianos con media tonelada de marihuana en Chile

Detienen a dos bolivianos con media tonelada de marihuana en Chile
viernes, 22 septiembre 2017 - 18:35 PM - Agencias


La Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado (BRIANCO) de Chile capturó en un paso fronterizo no habilitado a dos ciudadanos bolivianos, que intentaban introducir a ese país más de media tonelada de marihuana.

Según publica el Diario Antofagasta, hubo una investigación de cinco meses mediante la cual se estableció que estas personas ingresarían a Chile por pasos no habilitados.

La BRIANCO realizaba un control de rutas e interceptó a las dos camionetas, en que los bolivianos llevaban la marihuana.

La droga estaba repartida en diez sacos en las camionetas. Se contabilizaron un total de 673 paquetes de cannabis, que sumaron 532 kilos, de los cuales 51 kilos corresponden a la variedad denominada “creepy”.

Uno de los detenidos, de iniciales F.S.R. de 39 años, registraba una orden de detención vigente por Manejo en Estado de Ebriedad además de antecedentes por el delito de Lesiones Leves. En tanto, el segundo aprehendido, L.G.A.CH, de 36 años, no registra antecedentes policiales. (Erbol)


Uruguay hace historia:

Tras meses de producción estatal, empieza a vender en farmacias su propia marihuana

Tras meses de producción estatal, empieza a vender en farmacias su propia marihuana
domingo, 9 julio 2017 - 20:01 PM - Agencias


Mientras conversa con un cliente que entró a comprar papelillos para fumar, Lucas López (25) abre un cajón del mostrador de su tienda y en un gesto mecánico y naturalmente discreto saca una bolsa pequeña. Del otro lado del plástico transparente brillan con luminiscencia verde unas 10 ó 15 flores de la planta de cannabis. La conversación entre los hombres no se corta por algún tipo de estupor. No hay algo que temer ni razón por la que escandalizarse. A nadie le llama la atención la escena, ni siquiera cuando el perfume a jardín cítrico, como llegado de algún bosque exótico, invade el ambiente. Mientras cobra y despide al comprador, Lucas pica uno de los cogollos que cultivó en el balcón de su apartamento y arma un porro que, en minutos, estará fumando en la vereda de la avenida 18 de Julio, la calle más importante de Uruguay.

Un joven, en una pausa de su día laboral, consumiendo marihuana a plena luz del día, en pleno centro de Montevideo, aquí no despierta la condena de nadie. Los movimientos cotidianos de cualquier avenida no se alteran. Dos mujeres con sus perros conversan mientras los animales se olfatean. Un taxista frena para que un hombre de negocios se suba a su auto. Un policía camina atento a todo, menos al porro. Lucas podría saludar al agente amablemente sin riesgos de ir preso. Fumar no es aquí más indecente que gastarle una broma al policía por la derrota de su equipo de fútbol. A diferencia de lo que sucede en la mayoría de las naciones del planeta, en este país tener y fumar marihuana es una acción amparada por la ley.

Es así que, fiel a su tradición vanguardista en cuestión de derechos individuales, a tres años y medio de sancionada la legalización de la producción, el autocultivo y el consumo de cannabis, Uruguay dará estos días otro paso histórico en la lucha contra el narcotráfico: ofrecerá en las farmacias dos variedades de marihuana que cualquier residente podrá comprar, sin necesidad de presentar una receta ni dar su identidad y mucho menos ir a buscar al dealer.

Para combatir lo que el ex presidente uruguayo José «Pepe» Mujica llamó «el monopolio de mafiosos», este pequeño país del sur americano, el primero en abolir la esclavitud, y que ya legalizó el aborto, la prostitución y la adopción de hijos en matrimonios del mismo sexo, empezará a vender marihuana producida y regulada por el propio Estado.

La ley, sancionada en diciembre de 2013, también permite el cultivo hogareño o la conformación de clubes cannábicos, espacios donde el cultivo es colectivo y requiere de una membresía y discreción. Es un nuevo paradigma en la política de drogas universal; una forma progresista y liberal de combatir el crimen urbano y una acción novedosa en materia de salud pública (aunque en lo que respecta a farmacias la oferta de cannabis para uso medicinal sigue pendiente).

El Gobierno mantiene en secreto la fecha exacta en que comenzará la venta en farmacias (lo va a anunciar en conferencia de prensa), pero se estima que será el 19 de julio, un día después de la celebración del 187° aniversario de la Constitución nacional. En febrero pasado, durante una visita a Alemania, el presidente Tabaré Vázquez anunció que la tercera etapa de la ley se pondría en marcha a mitad de año. Diego Olivera, titular de la Junta Nacional de Drogas, confirmó a Infobae que ya tienen aseguradas 16 farmacias de todo el país y «posiblemente» cierren en estas horas con otras 20.

Todavía no trascendió qué farmacias que vendarán marihuana. «El día previo a la salida a la venta se va a informar cuáles son y dónde están», aclara Alejandro Antalich, presidente del Centro de Farmacias de Uruguay, que nuclea 300 locales. El proceso de naturalización del cannabis tiene sus restricciones. No cualquiera podrá comprar la marihuana en las farmacias. Para hacerlo es obligatorio ser residente del país y haberse registrado en el Correo como «adquirente», ante el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). A dos meses de abierta la inscripción, ya hay 4.617 personas habilitadas a retirar hasta 10 gramos por semana, tal como dicta la ley.

«La verdad que estamos muy contentos con esta medida. Evita que muchos jóvenes tengan que ir a comprarle porro a los narcos. Además creo que la ley abrió la cabeza a mucha gente, sobre todo los mayores», sonríe Lucas. Las estimaciones oficiales marcan que el negocio de la marihuana clandestina (la mayoría llega de Paraguay) representa 30 millones de dólares anuales. Pero el valor del gramo en farmacias será de 1,3 dólar (mucho menos que lo que cuesta el prensado paraguayo en el mercado negro) y se venderá en pequeños envases metálicos que contienen inscripciones con advertencias como «no conducir», «no apto para embarazadas», «no niños» y un texto con precauciones y sugerencias para el uso responsable. El sucesor de Mujica, frenteamplista y médico, aclaró aquella vez: «No hay que consumir drogas, ni marihuana ni ninguna droga. No hay que fumar ni tabaco, ni marihuana ni ninguna droga». 

Pero en Uruguay se respeta la Constitución, que exime de la autoridad de los jueces «las acciones privadas de las personas que de ningún modo atacan el orden público ni perjudican a un tercero». A los compradores sólo se les va a pedir que se identifiquen con la huella dactilar, que registraron al momento de anotarse, y un software irá guardando la data de cuánto cannabis compra cada consumidor (al llegar a los 40 gramos por mes se bloquea la venta) y el stock que tiene cada farmacia. La identidad de los consumidores es secreta y sólo se podrá acceder a esa información mediante un pedido judicial.

Paula Mussio tiene 33 años, es ingeniera en alimentos, se dedica a la microbiología y consume cannabis hace años. Tuvo plantas de marihuana en su casa pero desde que se mudó, meses atrás, no tiene espacio ni tiempo para cuidar sus propios cultivos. Por eso apenas el Gobierno anunció que abría el registro se anotó. «Hace muchos años que venimos pidiendo que se active y de cierto modo quería formar parte de esto en alguno de los eslabones. Poder comprar cannabis de un modo seguro en la farmacia de la esquina de tu casa es una opción que hay que usar», comenta. Y, a pesar de que critica al Estado por la demora en la implementación y la escasa cantidad de farmacias incluidas hasta el momento, enumera las ventajas: «Podés comprar poca cantidad en gramos, el precio es bastante accesible, sabés la calidad de lo que comprás, estará estandarizado, y bueno, después cada uno valorará el contenido de THC».

Encuestas oficiales de 2014 indican que en Uruguay -donde viven 3,4 millones de habitantes aproximadamente- consumen marihuana para uso «recreativo» 160 mil personas, de las cuales 105 mil son usuarios ocasionales. El resto es considerado usuario habitual (al menos una vez por semana). El primer grupo insume unas 2 toneladas y el segundo, 32. Es mucho dinero que, de seguir prohibido su cultivo y consumo, iría a parar al mundo narco.

Por eso la legislación es integral. Además de anotarse para comprar en farmacias, los residentes uruguayos pueden hacerlo también como autocultivadores (hay 6.974 ingresados al sistema que pueden tener hasta seis plantas hembras por ciclo de cultivo) o como socios de alguno de los 63 clubes cannábicos habilitados hasta el momento (que hoy nuclean a unos 3.oo0 socios en total).

Uno de los problemas iniciales que se le presenta al gobierno es el de la cantidad que produce. Desde la localidad de Libertad, donde están ubicados los cultivos (custodiados por las fuerzas militares, frente a una cárcel que décadas atrás fue modelo de reinserción social), saldrán en los próximos días camiones cargados con la primera cosecha: apenas 400 kilos de cannabis (menos de lo que transporta en un solo viaje una avioneta narco desde Paraguay) para repartirse en las farmacias; es decir que habrá, al menos al principio, 8 gramos para cada usuario habilitado.

«Es un plan piloto y es importante que comience para ver cómo funcionan las tres modalidades a la vez: autocultivo, clubes y farmacias. Seguramente incrementen rápido la producción», considera el sociólogo Martín Collazo, integrante de Monitor Cannabis, un equipo que depende de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, dedicado a estudiar la regulación estatal. Además, se espera que la semana siguiente al lanzamiento de la venta en farmacias ya esté lista una segunda partida de 400 kilos.

SimbiosysInternational Cannabis Corporation son las dos empresas uruguayas que obtvieron la licencia para producir cannabis para consumo «recreativo» a pedido del Estado, en la que invierten importantes capitalistas del rubro de la tecnología y de la agricultura, respectivamente. Ambas compañías comenzaron a cultivar en febrero de 2016. Cada una recibió 2.000 plantines nacidos de semillas traídas de un banco genético español. «Si la producción inicial es de 400 kilos es un desastre, nosotros pusimos un invernadero para tener 170 kilos por mes y llegar a las 2 toneladas anuales que pidió el Gobierno», protesta Fernando Saicha, un cultivador argentino que fundó Simbiosys y salió de la empresa a fines del año pasado. Sobre estas diferencias, como tampoco sobre qué tipo de cannabis van a consumir los uruguayos y cuánto THC contiene, el gobierno todavía no respondió.

Acostumbrada a medidas liberales la sociedad uruguaya parece aceptar sin prejuicios la decisión del Estado. Entre 2010 y 2012 el debate público previo a la sanción de la ley fue determinante. Mujica y el resto de los funcionarios hicieron hincapié en el objetivo del Estado. Si bien el consumo no está penado en Uruguay desde 1974, al no ser legal la compra se propició el negocio ilegal. «Hay más de 100 mil personas, la mayoría muchachos, que esporádicamente consumen algún porro de marihuana por acá o por allá. Y están atrás de la aventura de comprarle algo al narcotráfico, por aquí o por allá, porque todo este mundo es clandestino aunque el hedor se suele ver y sentir por muchas partes. El consumo está a la vuelta de la esquina y ha originado un mercado clandestino que, por la clandestinidad, tiene sus feroces reglas», defendió el proyecto Mujica en aquel momento, como refleja el libro «El Camino. Cómo se reguló el cannabis en Uruguay». «Hay que combatir el narcotráfico y sacarles el mercado», remarcó cuando apareció la iniciativa el entonces ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro.

En 2014, una encuesta privada a 968 personas reflejó que entre «la venta en farmacias con calidad controlada por el Estado» y «comprarla a la mafia de las drogas», el 78% de los consultados eligió la primera opción. Sin embargo, algunos sectores políticos se oponen todavía al proyecto. El diputado y ex titular de la comisión de Adicciones Alvaro Dastugue (el primer pastor de la Iglesia Pentecostal en llegar al Parlamento) no oculta su disconformidad con la medida. «Tengo una postura muy contraria a la ley porque entiendo que ha logrado promocionar el consumo de marihuana y bajar la percepción del riesgo en adolescentes. Tenemos en aulas muchos jóvenes bajo el efecto del consumo de marihuana. La noción de que es legal es que no hay problema», comenta el diputado del Partido Nacional, quien recientemente se mostró contrario al matrimonio homosexual y el aborto y le aseguró a Infobae que, si en algún momento gobernara su partido, él buscará derogar todas esas leyes, incluida la de marihuana: «La ley nació para disminuir la inseguridad y con el objetivo o la motivación de que se iba a reducir el narcotráfico. Hasta ahora sucedió todo lo contrario; el consumo aumentó y nuestro país vive una ola de inseguridad insoportable».

«El objetivo social aún no se puede evaluar. El 60% de los usuarios sigue vinculado a redes narco directa o indirectamente», explica Collazo, pero también remarca que «la curva de crecimiento de consumo bajó» mientras que en los países donde es ilegal «creció entre 1 y 2 puntos porcentuales». 

«Para nosotros la marihuana sigue siendo una sustancia de riesgo así que queremos controlar lo más efectivamente posible el consumo», repite Julio Calzada, uno de los creadores de la ley, quien estima que con esta legislación, aún sin la venta en farmacias, el negocio narco ya se quedó sin 12 mil potenciales clientes.

Según un estudio de Monitor Cannabis, la Policía registra una disminución de la venta de marihuana clandestina en las zonas donde hay más autocultivadores y clubes cannábicos, que son los barrios más acomodados de Montevideo. Sin embargo, en las zonas vulnerables se incrementó la violencia entre bandas y se mantienen las bocas de expendio de drogas ilícitas. «Esa es la flojera que le critico a este gobierno, tenemos que abastecer a esas zonas y 400 kilos es una gota en el mar», remarcó la médica Raquel Peyraube, que trabaja hace 30 años con la problemática de drogas y es una de las impulsoras conceptuales de la nueva ley, como asesora del Estado.

Nacida en Montevideo y formada en Argentina, ya en 1987, cuando Uruguay acababa de recuperar la democracia Peyraube, que aclara que no fuma, recetaba marihuana a los usuarios para que cuando fueran víctimas de las razzias policiales los comisarios la llamaran a ella. Entonces aparecía la médica y le explicaba a las fuerzas policiales que el uso que le daban esos chicos era terapéutico. «Me odiaban los policías», ríe ahora, en su departamento del barrio Punta Carretas. Su prestigio en relación a la temática de legalización de drogas actualmente es global. La semana próxima dará una charla en Colombia, la siguiente en Buenos Aires y luego viajará invitada a Sudáfrica a presenciar un juicio contra consumidores de cannabis. Aunque no esconde críticas a la forma de implementación y al tiempo que el Gobierno demoró en instalar la venta en farmacias, Peyraube defiende la legalización y argumenta contra la postura del diputado Dastugue. «Todo lo que el prohibicionista dice que va a pasar en un régimen de regulación, ya pasa con la prohibición. Que consumen los menores, ya consumen. Que se inician en edades cada vez más tempranas, hoy están en 12 ó 13 años. ¿De qué estamos hablando? Todo eso ocurrió en régimen de prohibición, de ausencia del Estado en las políticas públicas», expresa con énfasis.

La cultura cannábica es cada vez más aceptada en Uruguay. Los negocios como el de Lucas venden desde remeras alusivas a la legalización a ropa interior con el estampado de la hojita de la planta milenaria, una marca de yerba mate lanzó meses atrás su variedad cannábica, se editan libros sobre la temática y las tiendas que venden insumos de consumo y cultivo, conocidas como grow shops, siguen abriendo y ya son cerca de 30 sólo en Montevideo. Lucas López, además de tener su propio negocio desde hace casi dos años, fuma con su papá Mario y le hace tinturas a su mamá para dolores reumáticos. La naturalización del consumo se extiende entre las familias.

Mario Silva, un vendedor ambulante que trabaja sobre la avenida 18 de Julio hace 30 años, hace poco agregó a su puesto de callejero de venta de baratijas, insumos para fumar cannabis. «Sí, se vende, funciona bien, acá se acepta todo, somos un país libre», ríe el hombre de 54 años, que recuerda que cuando era joven «teníamos que fumar marihuana escondidos porque nos podían meter presos y dar una paliza».

Uruguay no quiere convertirse en un sitio de turismo cannábico. Pero atraviesa una fervorosa fase de liberación de prejuicios, al punto que meses atrás abrió el primer Museo de Cannabis del país, a cargo de Eduardo Blasina, ingeniero agrónomo y ex integrante de la empresa Simbiosys. «Al museo llegan de todas las partes del mundo y hay que explicarles que no vendemos. Sin embargo, en el patio siempre hay gente fumando. Es una etapa de libertad muy linda», resume Fernando, el guía del museo, donde se exhiben todos los productos que pueden salir derivados del cannabis: desde cuerdas hasta alimentos.

«Este año fue el boom de las flores de los balcones. En abril, cuando recién había sido la cosecha, se sentía el perfume de la flor en las calles», dice Lucas para graficar esta nueva época, y con una exageración romántica, agrega: «Es el aroma de la libertad». 

Mussio agradece vivir un momento que ella considera histórico: «La ley es una señal muy relevante con respecto al cambio de visiones y paradigmas en las políticas de drogas. Que se empiecen a discutir salidas alternativas al prohibicionismo es muy necesario y estoy orgullosa de que mi país sea el que innova».

Para Peyrabue, la legalización y, sobre todo la venta en farmacias, es una decisión que apunta a mejorar la salud no sólo física sino también moral de un país. Lo explica sin rodeos: «La ilegalidad promueve la corrupción. Por lo tanto ni por razones políticas, ni económicas, ni de derechos, ni de salud conviene mantenerse en régimen de ilegalidad. En lo personal si tengo consumo de sustancias de riesgo, aspiro a que sea controlada por los gobiernos y no por las mafias».

por: Fernando Soriano


Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico

FELCN: Bolivia es usada como vía de tránsito para la adictiva 'Cripta'

FELCN: Bolivia es usada como vía de tránsito para la adictiva 'Cripta'
sábado, 22 abril 2017 - 19:18 PM - Agencias


El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) de Santa Cruz, Santiago Delgadillo, alertó el sábado que Bolivia está siendo utilizada como vía de tránsito para la ‘Cripta’ o supermarihuana, droga más dañina y adictiva que otros alcaloides naturales o narcóticos sintéticos.

«Esta droga es proveniente desde Ecuador y Colombia y tiene un alto contenido de THC (Tetrahidrocanabito) que es cinco veces más potente que el cannabis, lo que le hace más adictivo» aseveró la autoridad policial.

Se trata, de hecho, de un producto sintético o de laboratorio.

En una operación realizada el pasado viernes, la FELCN aprehendió en Santa Cruz a 2 ecuatorianos y un colombiano con más de 21 kg de esta droga en su poder.

Según Delgadillo, el alijo se internó desde Ecuador y pasó por Perú e ingresó a Bolivia por el Desaguadero.

Se presume que la mercancía iba a ser distribuida a Brasil o Chile donde se ha registrado que tiene un consumo masivo a nivel de diferentes estratos de la clase media y alta.

El jefe policial explicó que la elaboración a través de un laboratorio con un tratamiento genético de la semilla del cannabis hace que esta droga sea selectiva y tenga en el mercado precio elevado.

Los detenidos fueron enviados a la cárcel de Palmasola tras una audiencia cautelar realizada el viernes en la tarde y son investigados para ver los vínculos que tienen dentro y fuera del país. (Con información Abi)