El veto, la estafa y la ruina que enfrentó “Quico” tras salir de la vecindad del “Chavo”


Carlos Villagrán a sus 75 años ya no interpreta a Quico 

El veto, la estafa y la ruina que enfrentó “Quico” tras salir de la vecindad del “Chavo”

El veto, la estafa y la ruina que enfrentó “Quico” tras salir de la vecindad del “Chavo”
sábado, 28 septiembre 2019 - 00:03 AM - Agencias


La fama y fortuna llegó a Carlos Villagrán en los años 70 al ser parte del elenco de “El Chavo del 8”, pero a finales de aquella década quedó fuera del programa y su vida cambió radicalmente.

El actor se enfrentó a dificultades por encontrar trabajo después de que la popularidad de su personaje “Quico” superó al del protagonista, “El Chavo”, y las rencillas con Roberto Gómez Bolaños obligaron al actor a salir de la famosa y “bonita vecindad”.

Villagrán fue llamado a la oficina de Emilio Azcárraga Milmo, presidente de la cadena Televisa, quien le ofreció producir un programa nuevo, “sin los cachetes”, pero bajo la dirección de Gómez Bolaños. Carlos quiso explicarle que no tenía buena relación con “Chespirito”, pero el empresario conocido como “El Tigre” le dijo que eso no le importaba y lo amenazó con que no debía dejar su empresa.

Me dijo ‘¿sí o no?. Me saben a mierda sus diferencias, ¿sí o no?’. Me paré, le dije no señor, muchas gracias, y me fui”, ha recordado “Quico” en varias entrevistas sobre aquel momento antes de la década de los años 80.

Azcárraga lo amenazó con destruirle la vida, y cumplió en el tema laboral. Carlos Villagrán ha dicho que “El Tigre” lo vetó durante décadas y envió mensajes a todas las empresas televisivas de Latinoamérica para que no le dieran trabajo.

“Lo que me decían es que amenazaba con dejar de surtir ‘El Chavo del 80 y telenovelas a quienes me dieran trabajo”, recordó Villagrán en un programa mexicano, “La historia detrás del mito”.

Sin trabajo, Carlos Villagrán aprendió a la mala a que no debía confiar en cualquiera. Y es que ha recordado que dos hombres le propusieron asociarse para vender ropa, con una marca que se llamaría Quico’s World. 

“La idea era mandarla a todos los lugares donde llegó ‘El Chavo del 8’”, pero sus supuestos socios se fueron con el dinero y nunca aparecieron de nuevo.

“Tuve que hipotecar mi casa, perdí la casa, perdí todo, me quedé sin 5 centavos, y de repente se apareció Dios y otra vez a empezar a hacer ‘Quico’, empezar a hacer giras”, contó el actor en una entrevista.

Después del descalabro económico, Carlos Villagrán se refugió en América Latina para trabajar donde le abrieran las puertas. Se enfrentaba al veto en las televisoras por órdenes de Emilio Azcárra Milmo, y en cuestiones legales se enfrentó a un bloqueo de Roberto Gómez Bolaños, quien le impidió, por ejemplo, presentarse en un teatro en Argentina, amparado por supuesta violación a los derechos de autor del personaje escrito por “Chespirito”.

Aún así, nunca le faltó trabajo y encontró en el Circo la mejor manera de seguir usando su personaje. “Siempre tuve trabajo, siempre”, dijo.

Villagrán vivió 11 años en Argentina, 3 años en Chile, 3 en Brasil, 2 años y medio en Miami, y 8 años en Venezuela, donde un ejecutivo de una televisora independiente le abrió las puertas sin importarle la amenaza de Azcárraga Milmo.

Ahí, Carlos le cambió la ropa a su personaje, cambió la «Q» por «K» para nombrar a “Kiko” y realizó varios programas bajo diferentes títulos como “El niño de papel”, “Federiko” y “Kiko Botones”, junto a Ramón Valdés, quien renunció al “Chavo del 8” en solidaridad.

Carlos Villagrán se enfrentó al veto de Televisa durante décadas, cuando dominaba la industria del entretenimiento. Aún así, logró salir adelante y considera que fue gracias a creer en sí mismo y “tener fe en Dios, y tener fe en los niños”, quienes nunca le cerraron las puertas.

Finalmente, el año pasado y a sus 74 años, Carlos Villagrán dijo que colgaría los tenis de “Quico” por su edad. “No es que no lo pueda hacer, pero, como dice Juan Gabriel en una canción, ‘Dios perdona pero el tiempo no’, entonces pues mi peor enemigo es un niño que sale en televisión, que soy yo mismo con 48 años menos”, dijo en una entrevista para Televisa.

“Entonces sí hay una diferencia entre ese niño y yo, aunque inflo los cachetes y todavía la voz es igualita, pero siento que ya debo retirarme por respeto al público y a mí mismo”, dijo el inolvidable “Quico”.

LO MÁS VISTO

El Chavo del Ocho

Murió el esposo de "La Chilindrina", Gabriel Fernández

Murió el esposo de
La actriz María Antonieta de las Nieves está de luto y sus amigos de "la vecindad del Chavo" así le expresaron sus condolencias
lunes, 16 septiembre 2019 - 06:00 AM - Agencias


Gabriel Fernández, esposo de María Antonieta de las Nieves, ‘La Chilindrina’, falleció el día de ayer domingo a los 85 años de edad.

Trabajaron juntos en “El Chavo del 8”

Carlos Villagran, ‘Kiko’, fue quien anunció dicha noticia en su cuenta de Instagram, donde subió una foto en la que se ve abrazando a la actriz que ganara popularidad en ‘El Chavo del Ocho‘.

Fernández se encontraba desde hace días internado en un hospital luego de que enfermara de neumonía, pero hasta el momento se desconoce la causa de su muerte.

Édgar Vivar, el actor que interpretaba a «Ñoño» y al «Sr. Barriga», escribió en su cuenta oficial de Twitter:

«@LaChilindrina Toni querida! Hoy Gabo finalmente descansa. Entiendo tu dolor, lo comparto y hago votos para que la resignación llegue. Eres fuerte y te quiero. Siempre nos queda la esperanza…».

También compartió una fotografía con la que le gustaría recordarlo.

Carlos Villgrán, el inolvidable «Quico», también escribió un mensaje y lo compartió junto a una fotografía con su compañera.

«Con pesar comparto la tristeza de mi gran amiga y compañera de grandes experiencias, María Antonieta de las Nieves @lachilindrinaoficial , por la partida de también mi gran amigo Gabo. Dios lo tenga en su gloria… y les dé pronta resignación a Tony y su familia. Les abrazo y les envío mi más sentido pésame. QEPD GABO … un abrazo hasta el cielo», escribió Villagrán.

María Antonieta y Gabriel Fernández estuvieron casados desde hace 48 años, fueron inseparables a donde ella iba, él la acompañaba, ya sea en entrevistas o premiaciones, pero nunca se alejaban.

Tuvieron dos hijos, Gabriel y Verónica Fernández Gómez. Ambos trabajaron en el equipo de ‘Chespirito’, ya que él era el narrador de la serie de Roberto Gómez Bolaños. Fue ahí donde se conocieron.

Viajes fueron muchos y la actriz los presumía en sus redes sociales.

La salud de Gabriel había enfrentado duras batallas los últimos meses. Incluso lo llevaron a Estados Unidos para que recibiera tratamientos.

La mexicana había contado tiempo atrás que debió afrontar una extensa factura del centro médico en Nueva York, donde fue atendido Fernández.

«Voy a tener que vender mi casa de Acapulco para poder pagarlo, pero no importa, las cosas buenas son para solventar las malas», había dicho la estrella de «El Chavo del 8».

En junio pasado, a un programa de televisión en México, María Antonieta de las Nieves dijo: «Fue para nosotros algo muy difícil, fueron casi ocho meses de estar en el hospital porque fue una neumonía tras otra neumonía, un infarto en los riñones; no sabía yo que existían los infartos en esos órganos».

Gabriel Fernández era quien prestaba su voz para el inicio del programa de «El Chavo del 8», con la frase «Este es el programa número uno de la televisión».


TV

Carlos Villagrán, "Kiko", reveló los motivos de su pelea con Chespirito que lo alejó del "Chavo del 8"

Carlos Villagrán,
El actor mexicano también contó cómo nació su célebre personaje
lunes, 22 julio 2019 - 06:00 AM - Agencias


Días después de haber sido sometido a una operación en Texas, Estados Unidos, para que le extirparan un ganglio a la altura de la barba, Carlos Villagrán, recordado y querido en toda Latinoamérica por haber interpretado a Kiko en El Chavo del 8, viajó a la Argentina. El actor llegó para participar del lanzamiento del Circo Rodas junto con Carlitos Balá, y aprovechó la oportunidad para pasar por el programa de Telefe La peña de Morfi.

En diálogo con su conductor, Gerardo Rozín, Villagrán recordó con alegría el histórico programa humorístico que se emitió entre 1971 y 1980, el nacimiento de su personaje y la pelea con Roberto Gómez Bolaños (más conocido como Chespirito), el creador del ciclo.

En primera instancia, se refirió a sus comienzos como actor: «Vengo de una familia muy pobre. Éramos cuatro hermanos tan pobres que los pobres no se juntaban con nosotros por pobres, aunque siempre tuvimos la oportunidad de tener un regalo de los Reyes Magos y una infancia muy bonita. Mi padre fue fotógrafo y conoció al jefe de fotografía del diario El Heraldo, de México. Antes de las Olimpíadas de 1968 me dieron la oportunidad de ser fotógrafo del periódico, y con la credencial tenía acceso a los canales de televisión. Allí pedía trabajo porque quería ser cómico. En realidad, quería ser futbolista profesional y también cómico, pero se me dio por la segunda, porque lo otro era muy cerrado».

Respecto al Chavo del 8, contó que Chespirito tenía un programa con varios sketches y que para uno de ellos, que duraba diez minutos y luego le daría vida al histórico ciclo, necesitaba un actor que interpretara a un niño: «En ese entonces se alquilaba el vestuario dentro de la empresa. Así que fui allí y encontré el traje de marinerito y la gorrita. Saqué mi propio pelo por el agujero de la gorrita y le hice como unos cuernitos. Me encontré con Chespirito y le dije: ‘¿Quieres que te hable así como niño o que te hable así (con la característica voz de Kiko)?’ Y me respondió: ‘Así, con los cachetes’. Y de esta manera nació Kiko».

A pesar de haber compartido casi una década con Chespirito, María Antonieta de las Nieves (La Chilindrina), Ramón Valdés (Don Ramón), Florinda Meza (Doña Florinda) y los demás actores, el programa se cortó abruptamente con la salida de Villagrán. El actor aseguró que los problemas tenían que ver con «celos» por la trascendencia que había logrado su personaje.

«El programa tenía una popularidad total y absoluta -recordó-. Hacíamos giras e íbamos a muchos países con sus conferencias de prensa, todo lleno de micrófonos y grabadores. Pero el 70 por ciento de las preguntas eran para Kiko, porque estaba de moda. Entonces se empezó a despertar un poquito la ira, el egoísmo, el celo profesional y artístico. Poco a poco fue trepando más Kiko en popularidad que el Chavo, y me sacaron del programa».

«A las dos semanas, por solidaridad, Don Ramón también se salió del programa. Así que Doña Florinda se quedó sin hijo para pegarle, La Bruja del 71 se quedó sin Don Ramón, y La Chilindrina se quedó huérfana», explicó sobre los motivos que llevaron al final del programa.

Según su testimonio, Chespirito lo tomó por sorpresa con un planteo que terminó con su salida del ciclo: «Cuando regresamos en avión a México de una gira que habíamos hecho por Chile, me dijo: ‘Mira, hay un déficit en los registros de los personajes’. Le dije: ‘Son tuyos los registros’. Pero me respondió: ‘Hay un déficit y debo quitarte algo de tu sueldo’. Le pregunté: ‘¿Cómo me vas a quitar si son tus personajes? Yo soy un intérprete nada más’. Él estaba buscando un pretexto para sacarme, nada más. Entonces le dije que me salía del programa».

Después de esta conversación recibió el llamado del dueño del canal que emitía el programa y le dijo que tenía un ciclo nuevo pensado para él, pero le pidió que su personaje no hablara como Kiko: «Lo que quería hacer era sepultarme artísticamente, ponerme el pie encima. Así que le dije que no. Cuando salí a la calle me di cuenta: me había quedado sin trabajo«.