Tras retirar a EEUU del tratado nuclear, Donald Trump dijo que desarrollará «opciones de respuesta militar» para Rusia


EEUU

Tras retirar a EEUU del tratado nuclear, Donald Trump dijo que desarrollará "opciones de respuesta militar" para Rusia

Tras retirar a EEUU del tratado nuclear, Donald Trump dijo que desarrollará
Durante demasiado tiempo, Rusia ha violado el Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio con impunidad, dijo Trump
viernes, 1 febrero 2019 - 12:13 PM - Agencias


El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo este viernes que su Gobierno comenzará a desarrollar «opciones de respuesta militar» y trabajará con la OTAN para adaptarse a la nueva situación generada tras la suspensión estadounidense de su participación en el tratado nuclear INF con Rusia.

«Desarrollaremos nuestras propias opciones de respuesta militar y trabajaremos con la OTAN y nuestros aliados y socios para negar a Rusia cualquier ventaja militar derivada de su conducta ilegal«, dijo Trump en un comunicado poco después de que su Gobierno anunciara la retirada de EEUU del tratado de 1987 a partir de este sábado.

«Durante demasiado tiempoRusia ha violado el Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) con impunidad, desarrollando de forma encubierta y desplegando un sistema de misiles prohibidos que representa una amenaza directa para nuestros aliados y tropas en el extranjero. Mañana (sábado), los Estados Unidos suspenderán sus obligaciones conforme al Tratado INF y comenzarán el proceso de retiroque se completará en seis meses, a menos que Rusia vuelva a cumplir con la ley destruyendo todos los misiles, lanzadores y equipos asociados que cometan violaciones», manifestó el mandatario en el escrito.

«Nuestros aliados de la OTAN nos apoyan plenamente porque comprenden la amenaza que representa la violación de Rusia y los riesgos para el control de armas que supone ignorar las violaciones de los tratados», subrayó.

Luego agregó: «Los Estados Unidos se han adherido completamente al Tratado INF durante más de 30 años, pero no nos mantendremos limitados por sus términos, mientras que Rusia tergiversa sus acciones. No podemos ser el único país en el mundo vinculado unilateralmente por este tratado, o cualquier otro. Seguiremos adelante con el desarrollo de nuestras propias opciones de respuesta militar y trabajaremos con la OTAN y nuestros otros aliados y socios para negar a Rusia cualquier ventaja militar de su conducta ilegal«.

«Mi Administración sigue comprometida con el control efectivo de armas que promueve la seguridad de Estados Unidos, aliados y socios, es verificable y aplicable, e incluye socios que cumplen con sus obligaciones. Para que el control de armas contribuya efectivamente a la seguridad nacional, todas las partes deben cumplir fielmente sus obligaciones. Estamos dispuestos a colaborar con Rusia en las negociaciones de control de armas que cumplan con estos criterios y, lo que es más importante, una vez hecho esto, desarrollaremos, quizás por primera vez, una relación destacada a nivel económico, comercial, político y militar. Esto sería algo fantástico para Rusia y los Estados Unidos, y también sería genial para el mundo», concluyó.

CÓMO ERA EL ACUERDO NUCLEAR AL QUE ESTADOS UNIDOS RENUNCIÓ

El INF se trató de un acuerdo para prohibir las armas nucleares de medio alcance, aquellas con un rango de acción entre los 500 y los 5.500 kilómetros y disparadas en tierra (GLBM o GLCM, dependiendo de que se trate de un misil balístico o de crucero), en los arsenales de la Unión Soviética (mantenido luego por Rusia) y Estados Unidos y fue firmado en 1987 por el secretario general Mijail Gorbachov y el presidente Ronald Reagan, respectivamente.

Su negociación comenzó a fines de la década de 1970, cuando la URSS desplegó sus misiles SS-20 en Europa, un nuevo y mejorado modelo de los llamadas Misiles Balísticos de Rango Medio (IRBM, en inglés).

El despliegue provocó una crisis diplomática y rápidamente disparó una carrera de armas limitada, preparándose la OTAN para modernizar sus propios IRBM en la región con la llegada de misiles Pershing II.

Tras años de negociaciones y, en el contexto de la mejora de las relaciones entre las dos superpotencias durante el último tramo de la Guerra Fría y poco antes de la caída de la URSS, Washington y Moscú alcanzaron un acuerdo que significó la destrucción de casi 2.700 ojivas y misiles entre las llamadas armas nucleares tácticas.

Ambos países mantuvieron intactos sus arsenales estratégicos de Misiles Balísticos Intercontinentales (ICBM), con alcances superiores a los 5.500 kilómetros, lo que significa que Rusia y Estados Unidos están capacitados para atacarse mutuamente con estas armas, pero el INF contribuyó a desescalar las tensiones de un conflicto inmediato en Europa.

LO MÁS VISTO

Fue firmado por Ronald Reagan

Trump confirmó que EEUU se retirará de un acuerdo nuclear que mantenía con Rusia desde 1987

Trump confirmó que EEUU se retirará de un acuerdo nuclear que mantenía con Rusia desde 1987
"No vamos a dejar que ellos violen el tratado y salgan a hacer armas mientras a nosotros no se nos permite", declaró el mandatario estadounidense
sábado, 20 octubre 2018 - 19:13 PM - Agencias


El presidente Donald Trump confirmó este sábado que Estados Unidos planea abandonar un histórico tratado de armas nucleares con Rusia en razón de que Moscú ha violado el acuerdo.

«Rusia no se ha adherido al acuerdo. Así que vamos a rescindir el acuerdo», dijo Trump a los periodistas en Elko, Nevada, donde participó en un acto de campaña.

El Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) fue firmado por el presidente Ronald Reagan en 1987.

«Rusia ha violado el acuerdo. Lo han estado violando durante muchos años. No sé por qué el presidente (Barack) Obama no negoció ni se retiró. Y no vamos a dejar que ellos violen un acuerdo nuclear y salir y hacer armas (mientras) a nosotros no se nos permite», añadió.

Trump habló mientras su asesor de seguridad nacional, John Bolton, se encontraba en Moscú para reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, antes de lo que se espera sea una segunda cumbre entre Trump y el líder ruso Vladimir Putin este año.

Los lazos entre Washington y Moscú están bajo profunda presión por las acusaciones de injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, así como por el apoyo ruso al gobierno sirio en la guerra civil del país asiático y su papel en el conflicto en Ucrania.

Sin embargo, Washington busca el apoyo de Moscú para encontrar una salida a la guerra en Siria y ejercer presión sobre Irán y Corea del Norte.

La probable nueva cumbre entre Trump y Putin no ha sido anunciada, pero ambos líderes estarán en París el 11 de noviembre para asistir a las conmemoraciones del fin de la Primera Guerra Mundial. /Afp

 


Trump nombró a un general más afín a su ideología

Quién es el nuevo encargado de América Latina de la Casa Blanca

Quién es el nuevo encargado de América Latina de la Casa Blanca
martes, 28 marzo 2017 - 00:23 AM - Agencias


Luego del despido de Craig Deare por realizar críticas a la diplomacia de Donald Trump, el general Rick Waddell tomó su posición como director de la división del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), quedando así al frente de la política exterior de la Casa Blanca con relación a América Latina y el Caribe.

El presidente nombró así a un general más afín a su ideología, según se aprecian en extractos de los libros que el militar ha publicado, con elogios a Ronald Reagan y un pronunciado nacionalismo, además de algunas mordaces críticas a la prensa liberal (incluida la cadena CNN). Y en una retórica que recuerda a las críticas del presidente a los miembros de la OTAN, consideró que los aliados estadounidenses son «vacilantes» y «sanguijuelas».

Waddell cuenta con un destacado recorrido académico. Luego de estudiar en la Universidad de Oxford y de Webster, completó un doctorado en la Universidad de Columbia y ha trabajado como docente y director académico en la Universidad de Defensa Nacional.

En su obra, mayormente sobre guerra y conflictos, dos de sus libros se centran en la región, específicamente en la frontera de Honduras y Nicaragua ante las incursiones sandinistas en 1986, y otro, también sobre Centroamérica, la que calificó (allá por 1992) como la parte «más explosiva» del hemisferio. Si bien muestra una sensibilidad cultural con respecto a los otros países, reafirma y justifica la necesidad de las intervenciones de Estados Unidos en el extranjero en defensa de su seguridad.

Además, el general también tiene experiencia como civil en Sudamérica, ya que vivió durante varios años en Brasil, involucrado en proyectos petroleros a partir de 1997. Sin embargo, estos años también fueron intercalados con misiones en Afganistán e Irak al frente de tropas.

El militar ha recibido la medalla de honor George Washington y el premio Hugh G. Nott por sus investigaciones y servicio.

Analistas estadounidenses destacan que con su nombramiento, el grueso de los funcionarios nombrados al frente de la política hacia Latinoamérica son militares. El general John Kelly, en Seguridad Interior; el almirante Kurt W. Tidd, al frente del Comando Sur de los Estados Unidos; y el general H.R. McMasterm, asesor de Seguridad Nacional. (Con información Infobae)