El Papa alerta en Rumania ante la “cultura del odio”


El pontífice apostó por tender puentes con la Iglesia ortodoxa

El Papa alerta en Rumania ante la “cultura del odio”

El Papa alerta en Rumania ante la “cultura del odio”
sábado, 1 junio 2019 - 11:49 AM - Agencias


El papa Francisco comenzó ayer su visita a Rumania con varios llamamientos a estrechar lazos y avanzar en la unidad con la Iglesia ortodoxa, ante los retos de un mundo que vive los estragos de una “cultura del odio” y del individualismo.

La visita del pontífice argentino se produce 20 años después de la de Juan Pablo II, en 1999, un encuentro histórico porque fue el primer viaje de un obispo de Roma a este país de Europa del este tras su pasado comunista.

Francisco llegó a Bucarest con un claro mensaje ecuménico, pero también social, que fue escuchado por el patriarca ortodoxo Daniel, su Sínodo Permanente y los representantes vaticanos en el palacio del Patriarcado.

El Papa alertó sobre varios peligros que encara la sociedad actual, como “una globalización uniformadora que contribuye a desarraigar los valores de los pueblos, debilitando la ética y la vida en común, contaminada en tiempos recientes por una sensación generalizada de miedo”.

Un temor que, según el pontífice argentino, es “a menudo fomentado a propósito y que lleva a actitudes de aislamiento y odio”.

“Tenemos necesidad de ayudarnos para no rendirnos a las seducciones de una ‘cultura del odio’ e individualista que tal vez no sea tan ideológica como en los tiempos de la persecución ateísta, pero es, sin embargo, más persuasiva e igual de materialista”, advirtió.

El pontífice apostó por tender puentes con la Iglesia ortodoxa y defendió que su unidad se remonta a la época de los Apóstoles, Pedro en el caso de Roma y Andrés entre los ortodoxos, pero también están unidos por el reciente pasado de persecución, sobre todo durante los regímenes comunistas.

“Muchos hijos e hijas de este país, de diferentes Iglesias y comunidades cristianas, han sufrido el viernes de persecución, han atravesado el sábado del silencio y han vivido el domingo del renacimiento. ¡Cuántos mártires y confesores de la fe!”, recordó.

Y añadió: “Su ejemplo está hoy ante nosotros y ante las nuevas generaciones, que no han conocido aquellas dramáticas condiciones”. (afp)

LO MÁS VISTO

Política

Más de 450 heridos en Rumanía durante una manifestación en contra del gobierno

Más de 450 heridos en Rumanía durante una manifestación en contra del gobierno
sábado, 11 agosto 2018 - 09:09 AM - Agencias


Más de 450 personas resultaron heridas y una treintena detenidas durante una manifestación en contra del gobierno socialdemócrata de Rumania que degeneró el viernes por la noche en Bucarest, anunció el sábado la policía rumana.

Buena parte de los heridos recibió atención médica tras inhalar gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad, mientras que otros sufrieron contusiones.

Una treintena de agentes de policía también integran la lista de heridos, once de ellos fueron ingresados.

Criticada por la oposición conservadora, la policía antidisturbios aseguró haber actuado «de manera gradual y proporcional», en respuesta a las acciones violentas de varias decenas de «ultras».

Unos 80.000 rumanos, entre los que había miles de expatriados que volvieron a su país expresamente para participar en esta manifestación, se concentraron en la plaza Victoria de la capital, Bucarest, para denunciar la «corrupción» del gobierno.

Decenas de ellos intentaron romper el cordón policial, lanzando piedras y botellas de agua a las fuerzas de seguridad, que reaccionaron con gases lacrimógenos antes de utilizar un cañón de agua para dispersar la concentración.

Otra manifestación estaba prevista en Bucarest para este sábado al atardecer local.

Tras su vuelta al gobierno a finales de 2016, el Partido socialdemócrata impulsó una reforma judicial que, según la oposición, pone en riesgo la independencia judicial y permitirá a los dirigentes políticos evadir a la justicia.

Esta medida provocó en febrero de 2017 una ola de manifestaciones sin precedentes en Rumania desde la caída del régimen de Ceaucescu en 1989.